jueves, 24 de abril de 2008

PICO MONDOTO desde Nerín (08/03/08)

Participantes: Grupo Esbarre, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 09/03/2008; día soleado y nada frío.
Duración: 2h. 05’ al Mondoto; 4h. 30’ al Llano de Cuello Arenas; total 6h. 50’.
Desnivel y longitud: 702 mts. al Mondoto (4,5 kms.) ; 923 mts. al Llano (9,3 kms.); 17,8 kms. en total.
Dificultad: ninguna.

Salimos del Hotel Palazio, en el que pernoctamos después de un accidentado viaje en autocar hasta pasado Sarvisé y traslado a Nerín en coches por la avería de éste. Altitud: 1.260 mts.
Comenzamos a caminar por la pista que lleva a las pistas de fondo. Antes de la barrera nace una senda marcada que tomamos. Asciende decidida y Ana sufrió en estas primeras rampas debido a su inactividad. Poco a poco el grupo se fue estirando. Remontamos un barranco con restos de hielo en el que Chema sufrió un resbalón y cayó de bruces, golpeándose un poco la barbilla, sin más consecuencias. Superamos un repecho ya con algo de nieve y nos plantamos en un collado, en el que nos reagrupamos. Acometimos el tramo final de ascensión al Mondoto remontando la loma, tirando hacia la derecha para evitar la nieve, fuera de sendero, entre erizones bajos. Alcanzamos el borde del cañón unos metros al sur del punto culminante. Hasta el mojón cimero invertimos 2h. 35’. Las vistas de las Tres Sorores y Las Tres Marías, son espectaculares. Hicimos muchas fotos y almorzamos un bocadillo de media barra preparado por los hermanos Palazio. Altitud: 1.962 mts.
Descendimos por la vertiente noroeste, toda nevada, y que me pareció que también hubiera sido más apropiada baja el ascenso. Poco antes de llegar al collado tiramos hacia el norte ascendiendo ligeramente por terreno ya casi totalmente nevado. Nos calzamos las raquetas, pues aunque no eran indispensables al estar la nieve durilla, así evitábamos cargar con ellas y facilitaba algo la progresión. Después de alguna subida y bajada, alcanzamos los Llanos de Cuello Arenas, donde hicimos una parada. Altitud: 1.937mts; llevábamos 4h. 30’ de marcha. Después de consultar el mapa y un tira y afloja entre Julián y Jesús, se decidió regresar siguiendo la pista de acceso a las pistas de esquí de fondo, que teníamos un pelín debajo nuestro, en lugar de ascender a La Estiba y descender posteriormente más directos. Llegamos a la pista, nos quitamos las raquetas, pues estaba limpia de nieve, y tiramos para abajo, llegando a Nerín después de grandes revueltas, aunque tomamos un par de atajos, más incómodos que otra cosa. Todos salvo Jesús Ruiz, que ascendió a La Estiva. En 6h. 50’ estábamos en el Hotel tomando una cervecita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario