miércoles, 30 de abril de 2008

ANZOTIELLO desde Guarrinza (26/04/2008)

Participantes:
Miguel Asensio, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo:
26/04/2008; totalmente soleado; buena temperatura.
Duración:
2h. 55’ al Anzotiello; 6h. 15’ de ruta total.
Desnivel y longitud:
981 mts. al Anzotiello ( 5,2 kms.); 990 mts. en la ruta total de 10,5 kms.
Dificultad:
las palas finales son muy empinadas; había mucha nieve blanda.

Dejamos el coche junto a la caseta de La Mina. Altitud: 1.230 mts. Enseguida comenzamos a caminar, tomando el GR11 hacia Zuriza, que abandonamos al poco para avanzar por el Barranco de Acherito por un buen sendero entre praderas. El cambio de sendero lo hicimos directamente campo través por una empinada loma; para que las piernas despertaran,… Además el ritmo era “Sanagustín”.
Fuimos ascendiendo por la margen orográfica derecha del barranco. Atravesamos varios torrentes, uno de ellos iba bastante cargado de agua y nos hizo dudar para escoger el paso más apropiado. Íbamos ganado altura, ya teníamos enfrente nuestro el Pico y Paso Anzotiello, totalmente nevado, los Gorretas, Mallo Acherito,… A la izquierda el Chipeta y los Quimboa. La nieve hizo su aparición. Estaba blanda y nos hundíamos, lo que ralentizó e hizo más pesada la progresión. Jesús fue abriendo huella. Intentaba evitarla por tramos de roca y hierba, pero desaparecieron. Tras un último tramo de gran pendiente, en el que tuvimos que parar un par de veces a tomar aire, alcanzamos el Paso Anzotiello, con las piernas bastante cansadas de avanzar por la nieve.
Hicimos una pequeña parada, y afrontamos la ascensión al Anzotiello. Remontamos una pala muy empinada, suerte que la nieve estaba blanda, pues ahora era preferible así para ir más seguros. Bordeamos unas rocas, avanzamos por terreno mixto teniendo que usar algo las manos, y de nuevo tuvimos que superar una segunda pala bastante pendiente, que ya nos dejó en la cresta cimera. Unos metros más por roca y alcanzamos el punto culminante. Altitud: 2.202 mts. Llevábamos 2h. 55’. Llegué bastante cansado ( y supongo que el resto de los mortales también).

Viendo las cimas de alrededor y la cantidad de nieve que había, esta vez no hubo “ya que estamos aquí,...” ni “una vez que hemos ganado altura”. Después de almorzar, descendimos de la cima, ayudados por el piolet para las fotos, pero sin peligro al estar la nieve tan blanda. Del collado al fin de la nieve las piernas siguieron sufriendo, pues nos hundíamos hasta las rodillas a veces. Luego nos quitamos las polainas y nos dimos un respiro, mientras Miguel secaba sus pies y calcetines, chipiados; (el próximo regalo, unas botas nuevas). El resto ya fue caminar, eso sí, deprisilla, hasta el coche. Vadeamos el torrente más fácilmente que a la ida. A las 6h. 15’ estábamos de nuevo junto al coche.

jueves, 24 de abril de 2008

PUNTA DEL AGUILA (23/04/08)

Participantes:Elena, Natalia, Javi, Paco, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo:23/04/2008; soleado, con algunas nubes; buena temperatura.
Duración: 1h. 55’ a la Punta del Águila; total 3h. 45’.
Desnivel:666 mts. a la Punta del Águila.
Dificultad:ninguna.


Para este día habíamos organizado una salida gastronómico-montañera. Subida al Peiró y caracolada en el Fetra. Salimos de Zaragoza en un día soleado, pero de acuerdo a las previsiones, teníamos la Sierra llena de nubes enganchadas, muchas más por Gratal que por el Tozal. En concreto la zona del Peiró y Bonés, de lo peor. Durante el viaje ya fui pensando alternativas. Aparcamos en la Hospedería y nos decidimos por ascender al Águila, despejado, ya que sobre el Peiró permanecía una nube. Altitud: 974 mts.
Tomamos la senda y fuimos ascendiendo poco a poco, con un ritmo tranquilo. Como la senda es buena, la gente iba a gusto; las féminas charlando animadamente, por lo que caminaban “sobradas”. Pasamos las pedreras, el paso con cadena, y continuamos despacito pero sin parar hasta arribar a la pista, en 1h. 45’. Aquí nos dividimos, pues envié a las señoras a la cruz del Pico del Águila mientras los hombres nos dirigimos a la Punta del Águila, para variar algo la excursión que había hecho unas semanas antes. Llegamos a la caseta con antena situada en la cima 10’ después. Altitud: 1.640 mts. Es una cima ligeramente más alta que el Pico, que es sin embargo el punto principal y el que todo el mundo visita. Hicimos un par de fotos y regresamos hasta la pista. Nuestras compañeras bajaron de la cruz, en la que firmaron en el libro y conversaron con algunos montañeros. Tomamos fruta, nos hicimos la foto de grupo, y decidimos bajar, que debíamos estar puntuales en el Fetra.

Bajamos tranquilamente, Javi y yo algo adelantados al principio. Tuvimos que dejar paso a algunos ciclistas que rodaban despepitados, así como a varios corredores que descendían como si la vida les fuera en ello; uno de ellos resultó ser Ramón Ferrer. Unas 2h. 45’ después del inicio, estábamos de nuevo en la Hospedería, y unos minutos después, sentado comiendo caracoles.

PICO DEL AGUILA Y ERMITA DE ORDAS (06/04/08)


Participantes:
Enrique, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo:
06/04/2008; día soleado, temperatura ideal.
Duración:
1h. 25’ al Pico del Águila; 2h. 35’ a la Ermita de Ordás; total 3h. 20’.
Desnivel:
655 mts. al Pico del Águila; 729 mts. la ruta total.
Dificultad:
ninguna.

Para aprovechar una mañana de domingo libre, organicé una corta salida al Pico del Águila, en el que estuve varias veces en mis primeras salidas al monte, hacía ya bastantes años. Mi padre ni siquiera había subido. Recogimos a Enrique en Huesca, y dejamos el coche junto a la antigua Hospedería. Altitud: 974 mts.
Ascendemos cómodamente por la muy buena senda, entre un agradable bosque. Luego, terminado el bosque, cruzamos unas pedreras (aún recordaba este tramo, no así el murete de piedra que salvaguarda la senda un trecho), y vamos ganado desnivel casi sin enterarnos. En una curva hay buenas vistas del Peiró y de Las Calmas. Paramos, aprovechando para fotografiarlas y quitarnos ropa, pues sobra sobre todo cuando nos da el sol. Hay un paso que tiene una cadena, ya que la tierra se ha deslizado y el camino se estrecha, pero sólo es para asegurar, ya que es una ascensión que se puede realizar en familia. El último tramo de nuevo transitamos entre bosque. Nos desviamos unos metros del camino para visitar un manantial del que sale agua casi inadvertidamente. En 1h. 20’ llegamos a la pista asfaltada y un par de minutos después junto a la cruz en la muy urbanizada cima (antenas, casetas, y otra enorme antena llena de “bombos”). Altitud: 1.629 mts.
El día totalmente despejado, nos permitió ver todo el Pirineo. Enrique nos señaló varios lugares de la Sierra de Guara. Firmamos en el libro y acometimos el regreso, que quisimos hacer por la Ermita de Ordás, para alargar algo el recorrido. Los primeros metros de descenso son comunes, pero en seguida aparece la bifurcación, que ya habíamos señalado a la ida. Este sendero no es malo, pero no tan cómodo como el de ida. Transita por terreno descubierto casi todo él. En 2h. 35’ nos plantamos junto a al ermita, que visitamos. Como debíamos estar para comer en casa, no nos desviamos para visitar la pared que queda del Castillo. Sí que entramos en una cabaña de piedra pastoril, muy bien restaurada. Luego pasamos junto a una fuente, equipada con un tubillo, en la que dos ciclistas tomaban agua. Ya en la carretera, ascendimos hasta el coche caminando por la cuneta hasta poder tomar la antigua carretera, después cruzar para ver el puente románico. Hacía bastante viento al pasar por los viejos túneles,…A las 3h. 20’ de marcha estábamos de nuevo en el coche.

PICO MONDOTO desde Nerín (08/03/08)

Participantes: Grupo Esbarre, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 09/03/2008; día soleado y nada frío.
Duración: 2h. 05’ al Mondoto; 4h. 30’ al Llano de Cuello Arenas; total 6h. 50’.
Desnivel y longitud: 702 mts. al Mondoto (4,5 kms.) ; 923 mts. al Llano (9,3 kms.); 17,8 kms. en total.
Dificultad: ninguna.

Salimos del Hotel Palazio, en el que pernoctamos después de un accidentado viaje en autocar hasta pasado Sarvisé y traslado a Nerín en coches por la avería de éste. Altitud: 1.260 mts.
Comenzamos a caminar por la pista que lleva a las pistas de fondo. Antes de la barrera nace una senda marcada que tomamos. Asciende decidida y Ana sufrió en estas primeras rampas debido a su inactividad. Poco a poco el grupo se fue estirando. Remontamos un barranco con restos de hielo en el que Chema sufrió un resbalón y cayó de bruces, golpeándose un poco la barbilla, sin más consecuencias. Superamos un repecho ya con algo de nieve y nos plantamos en un collado, en el que nos reagrupamos. Acometimos el tramo final de ascensión al Mondoto remontando la loma, tirando hacia la derecha para evitar la nieve, fuera de sendero, entre erizones bajos. Alcanzamos el borde del cañón unos metros al sur del punto culminante. Hasta el mojón cimero invertimos 2h. 35’. Las vistas de las Tres Sorores y Las Tres Marías, son espectaculares. Hicimos muchas fotos y almorzamos un bocadillo de media barra preparado por los hermanos Palazio. Altitud: 1.962 mts.
Descendimos por la vertiente noroeste, toda nevada, y que me pareció que también hubiera sido más apropiada baja el ascenso. Poco antes de llegar al collado tiramos hacia el norte ascendiendo ligeramente por terreno ya casi totalmente nevado. Nos calzamos las raquetas, pues aunque no eran indispensables al estar la nieve durilla, así evitábamos cargar con ellas y facilitaba algo la progresión. Después de alguna subida y bajada, alcanzamos los Llanos de Cuello Arenas, donde hicimos una parada. Altitud: 1.937mts; llevábamos 4h. 30’ de marcha. Después de consultar el mapa y un tira y afloja entre Julián y Jesús, se decidió regresar siguiendo la pista de acceso a las pistas de esquí de fondo, que teníamos un pelín debajo nuestro, en lugar de ascender a La Estiba y descender posteriormente más directos. Llegamos a la pista, nos quitamos las raquetas, pues estaba limpia de nieve, y tiramos para abajo, llegando a Nerín después de grandes revueltas, aunque tomamos un par de atajos, más incómodos que otra cosa. Todos salvo Jesús Ruiz, que ascendió a La Estiva. En 6h. 50’ estábamos en el Hotel tomando una cervecita.

LAS CALMAS Y GRATAL desde Arguis (16/02/08)

Participantes:
Paco, Joaquín, Jorge, Miguel, Enrique, Jesús, Javier y Oscar.
Fecha y tiempo:
16/02/2008; soleado pero se echó neblina; viento y frío en la Calma Alta; día fresco.
Duración:
1h. 05’ y 1h. 35’ a las Calmas; 2h. 25’ al Vértice; 3h. 35’ a Peña Gratal; total 5h. 50’.
Desnivel y longitud:
639 mts. a la Calma Alta ; 935 mts. a Peña Gratal; 1.033 mts. y 12,7 kms. en total.
Dificultad:
ninguna.

Aparcamos junto a la antigua Hospedería; ya nos esperaban Paco y Joaquín. Altitud: 960 mts. Nada más atravesar la presa tomamos un sendero que asciende decidido la ladera norte de la Calma Baja. Entre boj bajo y algunos matorrales, pero con el camino bien definido, ganamos altura. Al poco vimos una persona seguir nuestro camino. Pese al ritmo de Jesús, como debía esperar al resto, nos cogió y resultó ser Jorge, que se unió a la marcha. Alcanzamos el cordal y en 1h. llegamos a una cima en la que hacemos fotos y 5’ después al verdadero hito de la Calma Baja. Continuamos por el mismo terreno en sube-baja hasta remontar los metros finales de ascenso a la Calma Alta. Altitud: 1.584. Llevamos 1h. 35’. Hacía frío y viento; el sol no podía con la niebla que venía de la Hoya y se instaló.
Llamamos a Javier, que venía corriendo desde Huesca y como le faltaba un poco, bajamos hasta un collado camino del Vértice. Allí apareció, se fue para arriba y nosotros continuamos llaneando. Antes de la ligera subida final al Vértice ya nos había pillado. Jorge paró un momento y le esperamos por si la niebla aunque no era nada espesa lo había despistado. Altitud: 1.542 mts. Ya todos juntos descendimos por una desdibujada pista hasta la fuente, donde almorzamos.
Atravesamos los Llanos de Fenés, y alcorzando por la senda que atraviesa las eses de una pista, pronto nos plantamos ante los últimos metros de subida, con el terreno algo helado y embarrado. En 3h. 35’ alcanzamos Peña Gratal. Altitud: 1.563 mts. En la cima, nos entretuvimos con el libro de firmas. Alrededor solo se intuían la Peña del Mediodía y Sierra Caballera.
Descendimos rápidamente, el hielo hizo que algunos “se sentaran”. Yo estrenaba botas, más rígidas: sin rozaduras pero con la nueva suela dura iba algo inseguro con el hielo (el resto también resbalaba). Al llegar a la fuente, remontamos por el gaseoducto hasta el Collado d’os Pinos, y descendimos también por él. Antes de llegar al punto en el que se desvía el sendero normal de ascenso, nos cruzamos con un grupo que lo remonta, desconociendo la existencia de dicha senda que asciende más suavemente al Collado trazando una “C” oeste-este, y sobre el que dijo Jesús :“siempre subo por ahí” (excepto cuando subió conmigo hace más de 20 años,…). Seguimos bajando por el barranco hasta la pista y charrando llaneamos hasta la presa. En total: 5h. 50’ de marcha.

MONCAYO por el Collado de Castilla (20/01/08)

Participantes: Javier, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo: 20/01/2008; sol radiante y nada de frío, día primaveral.
Duración: 1h. 30’ a Peña Negrilla; 2h. 45’ al Pico San Miguel; 4h. 15’ a Lobera; total de 6h. 15’.
Desnivel y longitud: 972 mts. al Pico San Miguel; 1.240 mts. en total; 16 kms. de marcha.
Dificultad: nieve dura en algún tramo de ascenso; sendero helado en el descenso.

Aparcamos en una zona habilitada unas decenas de metros antes del Santuario; preguntamos por el sendero al Collado de Castilla y a la segunda nos contestan con seguridad que ahí mismo tenemos el inicio, casi enfrente del coche. Altitud: 1.570 mts. No está indicado.
Comenzamos a ascender, la senda al poco está muy marcada y no tiene pérdida. Atravesamos algunas pedreras recubiertas de nieve dura, pero había algo de huella y con cuidado pasamos bien. Después de un tramo en ligero descenso, entramos en un bosquecillo, dejamos a la derecha un refugio en ruinas nombrado en la reseña que lleva Jesús, y nos plantamos en el Barranco de Castilla, cubierto de erizón y hierbajos, donde se desdibuja la senda. Remontamos el barranco para alcanzar el Collado de Castilla. Javier y yo dejamos en él las mochilas para atacar rápidamente Peña Negrilla, Llegamos en 1h. 30’, después de un ascenso corto por trazas de senda. Altitud: 2.116 mts. Fui a sacar una foto y el objetivo no salía, así que me quedé sin poder hacer ninguna. Después de una pequeña parada, tiramos zumbando para abajo, cogimos las mochilas y remontamos la vertiente oeste del Pico San Miguel, algo cubierta por nieve dura, pero sin mucha inclinación y se asciende sin problemas siguiendo los hitos. Alcanzamos la cumbre, atestada, en 2h. 45’ . Altitud: 2.316 mts.

Después de almorzar, continuamos hacia el este por el nevado cordal, pasando por el Cerro San Juan (2.283 mts.); no tomamos al norte el sendero de ascenso de la vía normal, ya que continuamos hacia el Morca (2.283 mts.). Para alcanzar el Lobera descendimos a un collado y remontamos las decenas de metros (tramos con nieve helada) que nos separaban del hito culminante. Altitud: 2.227 mts. Llevábamos 4h. 15’. Regresamos sin ascender Morca, siguiendo marcas de PR que nos llevaron directamente al collado en el que tomamos en descenso el pedregoso sendero de la vía normal. Mientras bajábamos por él, helado a tramos, pudimos ver pasarlo mal a algunos de los que habían elegido ascender, con crampones y piolet, por una empinada canal de nieve directamente por el circo. Al llegar a su base, donde se bifurca el camino, continuamos ya entre bosque y por mejor piso hacia el Santuario, hasta el que nos acompañó el hielo. En total 6h. 15’ de marcha.

miércoles, 23 de abril de 2008

SIERRA LUPERA desde Rodellar (07/01/08)

Participantes: Ramón, Javier y Oscar.
Fecha y tiempo: 07/01/2008; sol y nubes; nada de frío para la época del año; sin viento.
Duración: 1h. 30’ al Dolmen de Losa Mora; 3h. 35’ a Sierra Lupera; total 7h. 05’.
Desnivel y longitud: 770 mts. a Sierra Lupera; 992 mts. acumulados en total; 22 kms. marcha completa.
Dificultad: pese a no discurrir mucho agua, tuvimos que salvar el barranco con cuidado.

Aparcamos a la entrada de Rodellar. Altitud: 760 mts. Comenzamos a caminar bajando hasta el cauce del barranco de Mascún, pudiendo ver ya la ventana en forma de delfín. Al atravesar el río, Ramón, que iba en zapatillas “de correr” resbala y se cae de morros; la cámara se sumerge y no la pudo usar en todo el día; por lo demás, los pantalones calados y para la parte superior le prestan una camiseta unos amigos suyos de Binéfar que casualmente pasaron el río detrás nuestro.
Después del percance avanzamos por el camino al Dolmen de Losa Mora, que alcanzamos en 1h. 30’, tras un ascenso suave. Continuamos por buen camino hasta el pueblo abandonado de Nasarre, casi llaneando. Junto a su iglesia tomamos un refrigerio, entre otras cosas embutidos de Binéfar. Pudimos fotografíar unos huesos de una tumba del camposanto. Aquí nos separamos de los hermanos binefarenses. Atravesamos campos dirección sur, como indicaba en el mapa, adentrándonos en un barranco por el que se suponía que discurre una desdibujada pista que nos acercaría a la cresta de Sierra Lupera. Hay nieve hasta los tobillos y ni rastro de la pista hasta que la vemos a nuestro lado derecho, algo detrás; para evitar piso con demasiada vegetación (erizones y boj bajo), reculamos y avanzamos por ella, hasta que Javier decide que afrontemos el ascenso directo al cordal de la Sierra, viendo más desnudo y transitable el piso. Alcanzamos la loma algo al este de la punta principal, a la que llegamos poco después. Altitud: 1.467 mts. (3h. 35’ paradas y percance incluidos). Almorzamos en la cima, no hacía nada de frío.
Para el regreso, continuamos al oeste hasta otra pequeña punta para bajar directamente al encuentro del tramo final de la ya mencionada pista (más bien de lo que queda de ella), siguiendo las indicaciones del mapa. Buscando pasos con nieve para salvar los erizones, descendimos bastante bien. Una vez en Nasarre en lugar de tomar el camino a Otín nos desvíamos a ver su antigua fuente (que se trata de un pozo); desde ella sin senda avanzamos hasta la pardina Villanúa y ya por camino hasta Otín. Yo iba con prisa, así que a toda marcha ascendimos hasta la Cuidadela y descendimos hasta la surgencia del Mascún, de la que tomamos agua. Después ascendimos hasta Rodellar y sin cerveza ni huevos fritos pese a las repetidas peticiones, tiramos directos a casa. Total: 7h. 5’ de marcha.