domingo, 23 de noviembre de 2008

PUNTA LLERGA desde la pista a Sta. Isabel (22/11/08)

Participantes:
Ramón, Miguel Angel, Enrique, Javier, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo:
22/11/2008; sol y nubes; viento muy fuerte arriba; frío.
Duración:
2h. 25’ a la cota junto a Punta Boltorín; 2h. 55’ a Punta Llerga; 5h. 50’ la ruta total.
Desnivel y longitud:
907 mts. hasta Punta Boltorín; 943 mts. hasta Punta Llerga; 963 mts. en total.
Dificultad:
ninguna.

Tras pasar Saravillo, continuamos machacando los coches por la pista que asciende hacia el Refugio de Labasar. Tomamos un desvío que marca Collado de San Miguel: error. Cuando nos dimos cuenta retrocedimos y continuamos hacia el Ibón de Plan tomando, esta vez correctamente, el desvío al Collado de Santa Isabel. Tras una curva a la izquierda, Enrique decidió parar, la pista atraviesa un tramo muy pedregoso, reculamos un poco y aparcamos los coches. Altitud: 1.350 mts. Enrique había traído una mochila como para hacer la GR y no sabemos cómo se las arregló para no llevarla, Javi se encargó de ello; de hecho creemos que era Javi el que la llevaba por eliminación, porque entre que iba el primero siempre y que sólo se veía mochila,...dudábamos a veces si la mochila no andaba sola,...Comenzamos a ascender por la pista, que abandonamos para acortar por sendero hasta volver a ella ya casi en el Collado de Santa Isabel. Caen algunas gotillas, creemos empujadas por el viento desde las cimas de alrededor, que están cubiertas. Sin ver el refugio, a nuestra izquierda, continuamos por buena senda ascendiendo las primeras estribaciones del Macizo de Llerga. Tras un tramo de arbustos, remontamos una pedrera (que con nieve nos hubiera hecho usar los crampones que transportábamos en la mochila) hasta atravesar un barranco seco, el de La Litera. Una dura subida nos llevó hasta el comienzo de la cresta, por la que avanzamos pasando algunos pequeños resaltes pisando ya algo de nieve, hasta alcanzar la base del altiplano en el que se alzan las cimas del macizo, que desde aquí aparecen como lomas redondeadas, de ascenso suave. La meseta estaba ya totalmente cubierta por un buen manto de nieve. Nos dirigimos a la cima más al norte: Punta Boltorín. Tras algunas pequeñas bajada y varias subidas, nos plantamos en 2h. 25’ de marcha sobre la cota más septentrional del macizo. Altitud: 2.245 mts. Hicimos fotos y continuamos pasando la inmediata Punta Boltorín (2.248 mts.) y remontando posteriormente la pala final de ascenso al punto culminante del macizo: Punta Llerga (Bocolón en algunos mapas). Altitud: 2.268 mts. Llevábamos 2h. 55’. Soleados, Cotiella y el Gran Mobisón se alzaban al este, blancos espectaculares.
Almorzamos resguardados del frío viento. Descendimos hasta la planicie y remontamos unos 20 mts. para hollar la última de las cimas, Punta Betrín (2.232 mts.). El viento casi nos tiraba. Nos asomamos al borde del altiplano para ver el Refugio de Santa Isabel, unos 700 mts. más abajo. Descendimos de nuevo a la nevada meseta por una umbría casi helada para algo después enlazar con la ruta de subida, que seguimos para el descenso. Llegados al Collado, paramos a tomar un tentempié en el Refugio de Santa Isabel. Luego continuamos hasta los coches. 5h. 50’ nos costó la ruta total.

sábado, 15 de noviembre de 2008

CHORRO DE FORNOS desde Lafortunada (15/11/08)

Participantes:
Grupo Esbarre, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo:
15/11/2008; día totalmente soleado, nada frío.
Duración:
2h. 10’ al Chorro de Fornos; 4h. 35’ la ruta total.
Desnivel y longitud:
221 mts. hasta el Chorro de Fornos.
Dificultad:
ninguna.

Nos dirigimos al Valle de Bielsa para celebrar la fiesta anual del Esbarre. Debido a la abundante nieve caída en fechas anteriores, durante el trayecto se pensó en alguna alternativa a la idea original de caminar por el Valle de Trigoniero: Pista a Ordiceto, Chorro de Fornos,… Tras parar en Aínsa a tomar un café, se decidió mantener la excursión prevista, hasta donde pudiéramos llegar.Al llegar a la antigua aduana, vimos bastantes coches: había batida de caza por Trigoniero. Mientras nos calzábamos botas y colocábamos las polainas, “la junta” habló con los guardas: esperarían a que pasáramos para iniciarla, pero deberíamos realizar la excursión completa. Ante tales condicionantes y augurando que la cantidad de nieve no nos iba a dejar avanzar mucho por el valle, decidimos cambiar la marcha. (Como escopeta gana a bastón, cazador gana a montañero,…). Bajamos hasta Lafortunada y, rápidamente, pues estábamos ya preparados, comenzamos a caminar ascendiendo hasta Badaín. En pocos minutos estábamos en el pueblo. Desde allí tomamos el sendero señalizado a las Fuentes y Chorro de Fornos. El día era muy agradable, nos quitamos ropa y polainas. El sendero asciende muy suavemente, a veces llanea e incluso discurre en ligera bajada. Llegamos al desvío en el que Ana y yo nos despistamos años atrás, esta vez tomamos a la primera el ramal que desciende hasta el punto en el que se unen las aguas del Garona y del Irués. Hicimos una parada para tomar un tentempié y continuamos cruzando el puente. El camino hasta las Fuentes del Fornos (varias cascadas que desaguan en el Irués) es ancho y muy agradable, entre bonito bosque. Ya en ellas un cartel marca 30’ al Chorro. Sin pausa, seguimos avanzando por el camino. Atravesamos con cuidado algunas barranqueras resbaladizas. Sin mayores complicaciones abandonamos el bosque y encontramos en el paredón que cierra la garganta por el norte, una pequeña pero bonita cascada que nace de una agujero que hay en la roca. Llevábamos 2h. 10’. Altitud : 910 mts. Estuvimos un rato haciendo fotos. Antes de regresar, avanzamos unos pocos metros por el lecho rocoso; de la pared manaban otro par de surgencias, una de las cuales era bastante caudalosa.

El regreso lo hicimos por el mismo camino, tranquilamente. Ya cerca de Badaín, nos esperaban José Luis, Jesús Sierra y Jesús Ruiz. Llegamos al autocar a las 4h. 35’ y tiramos para Bielsa.

sábado, 8 de noviembre de 2008

COL Y PICO DE L'IOU DESDE PORTALET (08/11/08)

Participantes:
Miguel Angel, Javier y Oscar.
Fecha y tiempo:
08/11/2008; día nublado, cayeron algunos copos; niebla casi todo el recorrido.
Duración:
2h. a la cima del Pic de l’Iou; 4h. la ruta total.
Desnivel y longitud:
509 mts. hasta la cima del Pic de l’Iou; 527 mts. en total.
Dificultad:
la nieve algo blanda; la huella a mitad de ladera era incómoda para las raquetas.

Con las previsiones algo inseguras, nos dirigimos al Portalet con la idea inicial de realizar la Vuelta al Midi, Miguel Angel y yo con raquetas, Javier con esquís de travesía. Aparcamos ya en Francia, en la Cabane de l’Araille, unos cientos de metros más abajo de la frontera del Portalet. Altitud: 1.727 mts. Estaba bastante nublado, y las nubes agarradas por la zona del Peyreget, pero esperando que mejorara, comenzamos a descender para atravesar un riachuelo y empezar a ascender al oeste hacia el Col de l’Iou, una vez colocados esquís y raquetas, lo que nos llevó un ratillo.
Según Javier, la nieve estaba algo blanda para el esquí. Con raquetas también nos costaba avanzar, pues había huella, pero estrecha, de esquís. El día iba a peor, se empezó a echar la niebla. El sol intentaba abrirse paso y a ratos parecía que iba a hacerlo, pero no lo conseguía. En un momento dado dudamos si desviarnos al norte por lo que parecía era la ruta al Refugio de Pombie (“casi seguro” dijo Miguel Angel), pero no lo hicimos. Menos mal, porque algo más adelante vimos un grupo que sí abandonaba las huellas por lo que sí debía de ser el camino. Pero la niebla densa nos rodeaba, y ya habíamos pensado en ir siguiéndolas; suponíamos que llevaban al Col de l’Iou, bajo el Peyreget.
Nos cruzamos a unos franceses que bajaban esquiando de una pequeña cima muy tendida al sur del Col de l’Iou, el Pic de l’Iou (aunque Javier les entendió “Pico de Lui”), y decidimos tomarlo como meta de la ruta. El último tramo de ascenso al Col fue una media ladera empinada y muy incómoda, porque la huella era muy estrecha y en pendiente, de manera que las raquetas no pisaban horizontalmente y los tobillos sufrían. Desde el Col giramos al sur remontando más cómodamente la nevada loma y unos pocos minutos después nos plantamos en la cima. Altitud: 2.218 mts. (2h.)
Mientras estábamos en la cima, iba llegando gente con esquís o raquetas. Estuvimos un rato, esperando que el sol nos dejara ver algo; tras algunos amagos, decidimos comenzar el regreso. Javier se adelantó, nosotros íbamos más despacio. A mitad de bajada hicimos una parada para almorzar. Después tiramos hacia abajo. Nos cruzamos con diversos grupos (esquiadores, raquetistas y “a pelo”, que las pasarían canutas para bajar). Por abajo el día comenzaba a abrirse; numerosos esquiadores habían escogido el Cuyalaret. En 4h. llegamos al coche, junto al que nos esperaba Javier.