domingo, 3 de mayo de 2009

PRÁCTICAS EN EL CORREDOR DEL ESTREMERA (2/5/09)

Participantes:
Juan Bazán (guía), Ricardo Mateo, Javier Lacadena, Jesús Ruiz y Oscar.
Fecha y tiempo:
02/05/2009; nubes bajas al inicio, soleado después; día frío.
Dificultad:
nieve blanda casi todo el corredor; último pequeño tramo de roca-hielo.

Tras aplazarlo el sábado anterior, nos dispusimos a realizar un cursillo de seguridad en alta montaña por el Portalet, con Juán Bazán, de Aragón Aventura. Tras recoger a Jesús, Ricardo y yo llegamos a Formigal donde ya estaba Juan. Javier nos esperaba con el coche aparcado en Portalet.
Nos calzamos las raquetas para ascender la ladera oeste del Estremera. Juan nos fue aleccionando en la técnica de ascender y descender con raquetas. Nos dirigimos a un corredor de nieve que asciende a una antecima del Estremera. Hacía frío y las nubes se agarraban a las cumbres fronterizas. La zona de Anayet y Formigal estaba despejada. Junto a una gran roca ya casi en la base del corredor nos colocamos el arnés, casco, crampones, piolet y nos encordamos, siguiendo las instrucciones de Juan. La nieve estaba algo blanda. Comenzamos a remontar el corredor, realizando varias reuniones: con bastones enterrados en nieve, con pala, y con una seta de nieve. El estado de la nieve hace que la progresión sea costosa pero bastante segura, además de la confianza que proporciona el ir asegurados y o encordados. Los últimos y más empinados metros los realizamos por una parte con roca y hielo, que nos exige trepar un poco con los crampones por la piedra e incluso utilizar el piolet. Juan nos aseguraba desde arriba, aún así para los novatos es un momento de un poco de tensión. El sol había ganado a las nubes y, aunque hacía fresco y el viento era frío, el día se había quedado totalmente soleado.Llegados al cordal, debatimos qué hacer sobre la propia senda que asciende suavemente desde el Portalet hacia la cima. Decidimos bajar por el corredor, aunque no por el último tramo rocoso sino enteramente por el tubo de nieve, y realizar un pequeño rápel para aprender la técnica. Así lo hicimos. Montando el rápel en una seta de nieve, descendimos unos 15 metros rapelando en mi caso con el “ocho”. Después nos quitamos el material de seguridad y ya con las raquetas nos acercamos al coche para ir a comer a Escarrilla, a Casa Mingo.

1 comentario: