sábado, 18 de julio de 2009

PICO ROBIÑERA desde Chisagüés (18/07/2009)

Participantes:
Enrique Aguado, Gonzalo Aguado y Oscar.
Fecha y tiempo:
18/07/2009; sol, totalmente despejado; viento fresco y a rachas fuerte.
Duración:
3h. 45’ hasta la cima del Robiñera; 7h. 25’ la ruta total.
Desnivel y longitud:
1.370 mts. acumulados al Robiñera (6,4 kms.); 1.415 mts. la ruta total (13 kms.).
Dificultad:
dos pasos de trepadilla muy fácil.

Tras dos años de parón, Enrique y Gonzalo me propusieron una salida. Les había prometido subir un tresmil, y elegí el Robiñera. Madrugamos y a las 8h. 30’ comenzábamos a caminar desde la Borda Bidet, donde aparcamos debido los malos informes del tramo de pista a Petramula. Altitud: 1. 680 mts. Luego comprobamos que aunque empinada, no estaba peor que el tramo pasado.
Llegamos a Petramula muy deprisa. Abandonamos la pista y progresamos por sendero, algo más tranquilos, pero a buen ritmo. Zigzagueamos por pendientes herbosas, cruzando algún torrente. Al poco ya apareció el Robiñera mostrando su ladera sur, blanquecina debido a la nieve caída la noche anterior. Una pareja que se dirigía a la Munia nos comentó el frío pasado por la noche, en Petramula. Con el Collado de las Puertas ya a la vista, y siguiendo las reseñas leídas, descendimos a una vaguada bajo el collado, cubierta de una ligera capa de nieve, para continuar por un sendero que la remonta por el lado opuesto. Algún hito lo señala. En una pequeña plana herbosa vimos plantadas dos tiendas. Algo más adelante, resguardados del fuerte viento, tomamos un tentempié. Encima nuestro teníamos la cara sur del Robiñera; una empinadísima ladera de esquistos de 500 metros de desnivel. Tras la pausa, ascendimos por terreno mixto de hierba y roca a la derecha de una barranquera y comenzamos a remontar la canchalera, con esfuerzo pero más cómodamente de lo previsto, pues un marcado sendero permite progresar haciendo eses por terreno firme. Hicimos pausas, la tropa acusaba el desnivel. Alcanzamos la ancha cresta después de una trepadilla fácil. Avanzamos con seguridad, sólo una horcada obligó a trepar un paso, fácil. A las 3h. 45’ pisábamos la cima. Tanto les insistí en que pasaríamos una antecima, que creyeron que la cima era La Munia, imponente al norte. Su alivio fue enorme. Almorzamos abrigados, aunque el viento había remitido. Altitud: 3.003 mts.










La Munia desde la cima del Robiñera.

Descendimos deprisa, pues Enrique tras una llamada descubrió que tenía una cena una hora antes de lo que creía, y le entró prisa. Sobrepasamos a un grupo muy numeroso de jóvenes. Ya en la pista adelantamos a un grupo de franceses; una señora iba cojeando, se había torcido el tobillo. Tenían el coche en Chisagüés y les esperamos junto al nuestro para bajarla. Total: 7h. 25’ de marcha.

MÁS FOTOS

4 comentarios:

  1. Oscar que pasa con los de Zaragoza que siempre teneis cena. en la foto faltas tu con el sombrero de americano. me imagino que harias mas fotos como no las has colgado

    ResponderEliminar
  2. Ya están las fotos, no hay que impacientarse que tengo muchas obligaciones

    ResponderEliminar
  3. Realmente nos sorprendió llegar tan pronto a la cima. Yo creía que habría unas cinco horas de marcha y llegamos en menos de cuatro. Así que nos sobraban fuerzas para volver ágiles (aunque no pensaba que correriamos tanto...) Fue una gozada hacer este tres mil. Tuvimos un día luminoso y las vistas eran inmejorables. Además es un lujo ir con Oscar porque lo tiene todo tan controlado que sólo tenemos que preocuparnos de poner en marcha las piernas (mientras el cuerpo aguante). GONZALO :-D

    ResponderEliminar
  4. Pues ya sabéis, la próxima vez, más.

    ResponderEliminar