domingo, 16 de mayo de 2010

PEÑUZCO desde el Puerto de Monrepós (16/05/2010)

Participantes:
Paco y Natalia, Javi y Elena, Miguel, Ana y Oscar.
Fecha y meteo.:
16/05/2010; sol con alguna nube; viento; día fresco tirando a frío.
Duración:
55’ a la cima; 2h. 25’ la ruta total.
Desnivel y longitud:
214 mts. a la cima.
Dificultad:
ninguna.

Tras un año sabático y alguna convocatoria fallida, por fin logramos consensuar un día para “agenciarnos” unos caracoles en el Fetra. Bueno, y antes, para aplacar las conciencias, realizar una pequeña excursión. Esta vez la opción elegida fue el Peñuzco, todavía más suave y corto que el Peiró, que de nuevo quedó para otra ocasión. Tras juntarnos en la Hospedería, aparcamos los coches en el Alto de Monrepós, junto a la pista que da acceso al repetidor de telefónica. Altitud: 1.280 mts.
Cruzamos con cuidado la carretera, y descendimos unas decenas de metros por el arcén hasta tomar una especie de pista dirección oeste. Al poco se junta otra por la derecha que suponemos es la que nace unos metros después de coronar el puerto dirección Sabiñánigo, y que nombraban como punto de partida en otras reseñas que había leído.
Avanzamos ascendiendo suavemente por la pista, con algún paso lleno de barro. Un todo terreno se cruzó a mitad de recorrido. Alcanzamos una zona llana en la que la pista se bifurca. Tiramos por la de la izquierda y al poco la abandonamos, pues también a la izquierda nace la senda marcada con mojones. Tras pasar entre un viejo gran árbol y una pequeña pared rocosa remontamos (entre erizones que provocaron las protestas de Miguel) los últimos metros de ancha cresta. A los 55’ llegamos al hito cimero. Altitud: 1.494 mts.









En la cima del Peñuzco.

Tras tomar un pequeño avituallamiento, y comentar próximas escapadas (casi ninguna montañera), tiramos hacia abajo por el camino de ida, ya que el viento era frío, y no se estaba excesivamente a gusto. Las nubes que tapaban las cimas del Pirineo se fueron levantando y pudimos contemplar una buena panorámica mientras descendíamos. A las 2h. 25’ estábamos de nuevo junto al coche.
Suave y corta excursión, apta para niños, urbanitas y personal con no demasiadas ganas de andar y más de hurgar con los palillos entre las cáscaras de los caracoles a la brasa. A la peña la veía floja y acertamos con la elección: pese a no contar con barra de cerveza en la cima, Paco salió satisfecho; Javi "sobrao", este año quiere apuntarse al tresmil con los Aguado. Las damas, soberbias como siempre,...y Miguel como un campeón, apunta maneras.

MAS FOTOS

6 comentarios:

  1. Vamos, venga... que no avanzamos nada!

    ResponderEliminar
  2. Muy bien esa reseña, con poca demora como debe ser.
    Sube la foto que te he mandado de Miguel "trepando" esa dura pared rocosa sin piolet ni nada... le hará ilusión.

    ResponderEliminar
  3. Lo de fondón lo puedo aceptar aunque no sea verdad, pero lo que no tolero es eso de que llegó como pudo.
    La próxima vez tiraré las piñas de
    Miguel y no fallaré.

    ResponderEliminar
  4. Es que te vi un poco colorao,...sería el sol.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, yo "fondón" no lo ví, ni que fuera Ronaldo Nazario en su etapa final en el Madrid... Lo que pasa es que iba almacenando piñas en el bolsillo frontal del jersey... Más bien parecía un marsupial.

    ResponderEliminar
  6. ya he rectificado, era para que escribiera algún comentario

    ResponderEliminar