jueves, 23 de septiembre de 2010

CULFREDAS (3.034, 3.028 y 3.032 mts.) desde Tabernés)

Participantes:
Javier, Jesús y Oscar.
Fecha y meteo.:
22/09/2010; soleado y cálido, tornó a algo nuboso con nubes agarrándose a las cimas.
Duración:
3h. 35’ al Culfreda-Batoua; 3h. 55’ al Culfreda NE; 8h. 05’ la ruta total.
Desnivel y longitud:
1.381 mts. al Culfreda-Batoua; 1.442 al Cufreda NE; 1.540 mts. en total (20,2 kms.)
Dificultad:
trepadetas fáciles y nada expuestas.

Una pista en buen estado lleva al Refugio de Viadós. Un poco antes un desvío por otra algo peor acerca al Refugio de Tabernés. No llegamos a él, tras cruzar el Zinqueta de la Pez aparcamos en un ensanchamiento, la pista parecía empeorar. Altitud de inicio: 1.704 mts. Jesús se había mareado.
Antes del puente tomamos un PR bien marcado que avanza al oeste del río. El día era soleado y cálido. Ascendimos poco hasta el Vado de Bachimala, en el que un pluviómetro servía de señal antiguamente. Ahora está todo bien señalizado con carteles y marcas de PR. Tomamos el sendero al Puerto de la Madera. Sobrepasamos a varios jubilados. Entre bosque comenzamos a ascender, ya de manera continua e importante. Tras dejar atrás el arbolado, se ve al frente el Puerto, al que llegamos a las 2h. de ruta. Una pequeña parada para beber y más bien por la vertiente francesa avanzamos por una loma tapizada de trozos de pizarra para remontar después por el cordal los últimos metros hasta la cima del Pico Cauarère (2.901 mts.) La rocosa cresta es ancha, fácil, usas las manos para apoyarte, sin trepar. Siguiendo por la divisoria entre placas de esquistos, hitos y trazas de sendero marcan el camino más fácil para ascender a la cima del Culfreda o Batoua. Algún tramo de cresta se evita por la vertiente española. De nuevo usando las manos sólo para apoyarnos y salvar algún escalón entre las rocas de pizarras, hollamos la cima a las 3h. 35’. Altitud: 3.043 mts. Javier algo menos, esprintó.









Bachimala desde el Culfreda NE.

Continuamos por la cresta, más áspera pero fácil. Tras pasar por el Culfreda Central, de 3.028 mts. (dudamos si existían esos 10 mts. de desnivel mínimo y medimos con el GPS: 12 mts.) alcanzamos la cima del Culfreda NE. (3.032 mts.) Llevábamos 4h. Almorzamos y descansamos. Veíamos aumentar la nubosidad, sobre todo en cimas de alrededor: Perdido, Eristes, Posets,… Iniciamos el regreso, cruzándonos con dos franceses que habían dejado las mochilas casi en el Puerto de la Madera. No sabemos si eso vale. Tras hacer de nuevo las tres cimas (¿cuentan doble?) y ya en el Puerto, una pareja llegó desde España. ¿No trabajaba nadie?. Era miércoles,… Las nubes crecían y ya tapaban los Culfredas (la cosa por Posets y Eristes estaba peor), aunque sobre nosotros más bien había sol. Un rápido descenso, desviándonos para visitar Tabernés, en el que un par de jubilados esperaban a sus compañeros, nos dejó junto al coche 8h. 05’ después del inicio de la ruta.

Las fotos, aquí.

Y un pequeño homenaje a José Antonio Labordeta, pinchando aquí lo podéis ver, gracias a Dios.

domingo, 12 de septiembre de 2010

MARBORÉ, PICOS DE LA CASCADA Y ESPALDA desde Cuello Gordo (11/09/2010)




Participantes:
Grupo Esbarre, Ana y Oscar.
Fecha y meteo.:
11/09/2010; día soleado y cálido, algunas nubecillas de evolución.
Duración:
4h. 55’ al Marboré; 7h. 10’ a la Espalda; 11h. 30’ la ruta total.
Desnivel y longitud:
1.250 mts. acumulados al Marboré; 1.401 a la Espalda; 1.516 mts. en total (24 kms.)
Dificultad:
ninguna.

Tras dormir en el Hotel Palazio el minibús nos dejó cerca de las 8:00 en la Pista de Las Cutas, en las inmediaciones de Cuello Gordo. Altitud de inicio: 2.172 mts. Después de un primer repechillo herboso para calentar, llegamos al Cuello y avanzamos sobre las paredes sur de Ordesa sin ganar ni perder apenas altura. Las Tres Sorores parecían cercanas; algo más lejos el Marboré. Nos acercábamos a Góriz. No llegamos al Refugio, lo dejamos un poco más abajo. Pablo y Lola se quedaron, como tenían previsto; Benjamín, acatarrado, también. El resto enlazamos con la ruta normal al Perdido. Comenzaba el verdadero ascenso. El camino es bueno aunque empinado. Tras salvar un murete, llegamos a la Ciudad de Piedra, en la que hicimos una pequeña pausa para después abandonar el camino al Monte Perdido y seguir los hitos que avanzan bajo las paredes sur del Cilindro. Íbamos guiados por Julián. Salvamos varios escalones y depresiones y afrontamos un fuerte repecho pedregoso que castigó duramente al personal; apareció algún calambre y el cansancio se reflejaba en las caras. Ana sufrió la cuesta pero la cima estaba cercana. Tan sólo restaba superar por terreno empinado pero ya no tan duro la ladera sur del Marboré. Alcanzábamos la anchísima y casi plana cima de piedras rojizas a las 4h. 55’. Altitud: 3.248 mts. Las vistas de las paredes que caen sobre Gavarnie son espectaculares. Almorzamos y reposamos un buen rato.



Cima del Pico Marboré, con el Vignemale detrás.

Jesús Ruiz tomó las riendas (ya se hablaba de regresar sin visitar las cimas siguientes) y descendimos desviándonos de la ruta de subida para llegar a un collado bajo el Pico Oriental de la Cascada. Un repecho corto y unos metros de fácil cresta nos llevaron a la cima. Altitud: 3.161 mts. Algunos dejaron mochila en el collado, pues volvimos a él. Para alcanzar el Pico Central de la Cascada sin perder mucha altura tuvimos que bordear con cuidado la pared sur del Oriental por un sendero pegado a ella. Tras llegar al collado intermedio, un nuevo repechillo aún más corto y fácil nos dejó junto al hito del llamado también Pico Brulle. Altitud: 3.106 mts. La roca había mutado al gris.
Sin apenas descanso descendimos a una pequeña depresión y ascendimos unos pocos metros para plantarnos en un suave contrafuerte que cae de la cima del Pico Occidental de la Cascada.
Aquí nos dividimos; ocho decidieron comenzar el largo regreso, más que por fuerzas para descender más tranquilamente; Ana entre ellos. El resto, otros ocho, tiramos para arriba. En pocos minutos salvamos los metros que nos separaban del mojón cimero del Pico Occidental de la Cascada, que resultó tener la cima más aérea de las tres, tras un ascenso por terreno rocoso pero sin dificultades. Altitud: 3.095 mts. Llevábamos 7h.

Cima del Pico Oriental de la Cascada con el Marboré detrás.

Para hollar la cima de la Espalda nos restaba un pequeño descenso y un suave y cortísimo ascenso por terreno muy cómodo, una ancha y tendida ladera de trozos de terraza de pisar blando. A las 7h. 10’ culminábamos el recorrido previsto pisando la cima de la Espalda de Marboré. Altitud: 3.073 mts. Algunas nubecillas tapaban el Cilindro y Perdido y comenzó a levantarse un vientecillo fresco que nos hizo tirar para abajo rápidamente. Salvamos una serie de graderíos siguiendo los mojones y enlazamos con la ruta de subida rápidamente. En ese momento nos dimos cuenta que íbamos muy bien de tiempo y nos tomamos con calma el resto del regreso. Además la amenaza de las nubes había desaparecido pronto. Llegamos a la Ciudad de Piedra donde hicimos una pausa. Continuamos. Con las inmediaciones de Góriz ya a la vista nos comunicamos vía radio con el grupo cabecero que ya había dejado atrás el Refugio y nos veía descender. Como continuaron sin esperarnos, nosotros aprovechamos para refrescarnos los pies en unas badinas a los pies del Collado Superior de Góriz. Tras el relax, reanudamos la marcha ya por el buen sendero que discurre sobre las paredes de Ordesa. De repente nuestros cabeceros pusieron un buen ritmo, debían tener ganas de llegar. Llegamos al lugar de recogida del autocar a las 19:15, tras 11h. 30’ de marcha. Allí nos esperaba el resto del grupo, que habían descendido más tranquilamente.
Pero las fotos ya están.

domingo, 5 de septiembre de 2010

PICO PALLAS desde La Sarra (05/09/2010)

Participantes:
Miguel Angel, Jesús y Oscar.
Fecha y meteo.:
05/09/2010; día totalmente despejado; fresco al inicio, calor después.
Duración:
4h 30’ al Pallas; 9h. 45’ la ruta total.
Desnivel y longitud:
1.560 mts. al Pallas; 1.584 mts. en total (18,1 kms.)
Dificultad: chimenea Ledormeur, vertical pero con buenas presas; pasos de IIª.

Dejamos el coche junto al Bar de La Sarra. Altitud: 1.438 mts. Comenzamos a caminar rápidamente con la esperanza de evitar el sol al menos hasta los Lagos de Arriel. El suave camino a Respumoso es de sobras conocido pero no se hace largo de subida. Al inicio hace fresquito. Tomamos el desvío hacia los Ibones de Arriel y remontamos la empinada cuesta. Nos plantamos junto a las primeras láminas de agua en 1h. 50’. Al poco el sol aparece sobre nosotros. La pirámide del Pallas se refleja en los ibones. Tras bordear el Ibón Superior por la derecha realizamos una pequeña parada. Continuamos remontando ya por una senda poco marcada un fuerte repecho. Seguimos marcas de pintura roja. Un helicóptero francés sobrevuela la zona cogiendo y descolgando gente (después nos enteramos que eran prácticas) Pasamos por una horcada que nos deja en un caos de rocas de granito por el que se avanza pesadamente hacia la base de la pared del Pallas. Un poco a la derecha aparece un cartel que indica la Chimenea Ledormeur. Nos ponemos los cascos e iniciamos su ascenso. Tras atravesar unos bloques inclinados trepamos por terreno fácil hasta girar hacia la izquierda para adentrarnos en la chimenea propiamente dicha. Un primer tramo bastante vertical y encajonado deja paso a otro algo más tumbado. La presas son buenas y abundan, es una trepada entretenida. Se alcanzan unas terrazas que se remontan fácilmente, aunque las piernas estaban ya algo castigadas. Unas últimas trepadas por una ancha canal nos dejaron en la cresta, a pocos metros al este de la estrecha cima del Pico Pallas, que alcanzamos a las 4h. 30’. Altitud: 2.974 mts. En la cima varias personas, menos mal que nos cruzamos con un grupo de una decena poco antes de la cima, no hubiéramos cabido. Balaitous y Arriel parecen poder tocarse con la mano. El día era espléndido.
Tras permanecer un buen rato arriba, iniciamos el descenso tras una pareja (que por cierto comentaron haber llegado en 3h. 20’ desde La Sarra ¿?). La chimenea se destrepa bien, de frente, eso sí yendo con cuidado y asegurando sobre todo en el tramo final. Sufriendo por el caos de rocas llegamos a los Ibones. Junto al Inferior almorzamos, en una zona herbosa que se era una solana poderosa en la que no se estaba muy a gusto. Tiramos para abajo más tranquilamente que otras veces. El camino de Respomuso se volvió a hacer algo largo. A las 9h. 45’ llegamos a La Sarra.
Las fotos