domingo, 3 de abril de 2011

V CARRERA DEL EBRO (03/04/2011)

Casi sin recuperar de la Media de Sabi, y ya estamos cogiendo los dorsales para la Carrera del Ebro. Organizada por militares, a través del campo de maniobras de San Gregorio. Está nublado, espero que nos libremos del agua, así que me dejo la gorra y gafas en el coche. Hoy me inicio en el mundo de las carreras “con subidas y bajadas”, es decir, aunque no de montaña, sí de montañetas. Pequeño follón para coger los dorsales, y Gonzalo como siempre a última hora,…lo que me hace padecer este hombre,… Entre eso y que saluda a todo el mundo (¿cómo puede conocer a tanta gente?), estamos esperando la salida a cola de pelotón. Intentamos con Jorge avanzar un poco a ver si encontramos a Manuel y Antonio, pero ya no hay manera. Desde tan atrás es que se corre muy mal. Pero bueno, dan el pistoletazo y hala, a empezar. Salimos del estadio. Hasta la rotonda de Juslibol hay salida neutralizada, tampoco notamos la diferencia, pues la gente y las estrecheces son las mismas que al inicio de cualquier carrera si sales de bastante atrás. La cosa se dispersa y se empina el camino, pues pronto el asfalto deja paso a la tierra. Ya veo a dos que se salen a mear, pero igual se salen 50 metros,…qué incontinencia, si acabamos de empezar,…y qué ganas de aumentar el recorrido o qué pequeña la tienen. Hay una primera curva y se ve a los de adelante: Manuel y Antonio me sacan un buen trecho. Otra vez a correr “sólo”, porque Jorge tampoco está conmigo. Ahora ya se avanza mejor y se puede aumentar un poco el ritmo, tampoco demasiado, que vengo dispuesto a disfrutar en lo posible, sin tiempo preconcebido, y además quedan las cuestas. Comenzamos el sube baja, mucho más sube que baja. Me noto bastante más a gusto que en Sabi; claro, voy más despacio. Pasamos el primer avituallamiento y no cojo agua. Los kilómetros van pasando. Mantengo el ritmo, intento saborear la carrera y lo estoy consiguiendo. No veo camisetas de Os Andarines a lo lejos. Casi sin enterarme (es un decir) llegamos al segundo avituallamiento, y voy a por mi botella de agua, cuando la abro veo un corredor con bebida isotónica, las tenían al final y ni las he visto, me tendré que conformar con agua. Parece que se está acabando la subida larga, aunque queda una corta y dura según el perfil. Efectivamente llegamos a un altiplano, nos se ve nada más alto alrededor. Por fin he visto algo delante a Manuel y Antonio, voy a ver si los cojo y termino la carrera con ellos. Meto un piñón más. En las bajadas hay que ir con cuidado. Como cuando Jesús nos baja de los montes china-chana, (“es que Marivi trabaja de tarde y hay prisa”), pues eso, sólo que un poco más deprisa. Cuando llevo trentaitantos aparece “el repechón”, en peores plazas he toreao (subiendo al Pico Otal nos pegamos dos horas de un repecho como este), así que unos cien metros se me pasan enseguida. Alcanzo a Manuel y Antonio. Al fin con compañía. Pero comienzo a bajar y no les veo. Tras un rápido descenso volvemos al asfalto. Justo en la curva final oigo como cae largo un corredor, se ha resbalado con las últimas piedras, también es mala suerte, pero aparte del golpe dice que está bien. Sigo. Al poco veo un corredor que va caminando y un compañero le da agua, luego creo que empezó a sentirse peor, y Antonio y Manuel entre otros se quedaron con él hasta que vinieron las asistencias, vamos supongo que sería el mismo. Quedan unos cuatro kilómetros llanos. El calor aprieta y me pongo la braga como pañuelo. Como Antonio y Manuel no llegan, intento mantener un ritmo “cómodo”. Veo el último avituallamiento y busco la isotónica, pero lo que me temía, en este hay sólo agua, cojo una botella y no la suelto hasta el km. 17.Qué largos son estos kilómetros llanos, casi se echan de menos los toboganes, y es que la cosa parece que estaba acabada, pero no. Junto al estadio comienza a haber gente y se hace más llevadero. Se nota quienes tienen público, porque aceleran para saludar. Ahora me tocaría decir que “la entrada al estadio me hizo sentir como los corredores de maratón en las olimpidas al llegar”, pues no. La cosa fue bastante normal. Eso sí, me recoloco la braga como cinta para el pelo, no vaya a ser que en alguna foto aparezca en plan pirata,…Un último esprint, y otra carrera al bolsillo. Al final por mi reloj 1h. 31’ 06’’. No está mal. Cansadete pero contento. Luis, Chema, Rafa,…y demás superrayitos ya han llegado con tiempos espectaculares. No son terrícolas. Jorge, Manuel y Antonio lo hacen un rato después, me explican que se pararon junto a un corredor porque parece que se comenzó a sentir mal. Gonzalo llega bajando de las dos horas, su objetivo. Y eso que no pudo dejar el cortavientos y corrió con él, anudado a la cintura. Una carrera distinta. La gente se saludaba de usted (supongo que incluso en una carrera, un soldado es un soldado y un sargento un sargento), y yendo a un ritmo que me permitió sufrir lo justo y disfrutar dentro de lo que cabe. Qué bien se corre sin reloj,…La próxima: Si hay ganas de entrenar, la media de Zaragoza (mayo). Si hay ganas de vaguear, la 10K (junio). Si me animo y tengo libre, la Desértica belchite (julio). Fotos de os Andarines

6 comentarios:

  1. ¿Y por qué no la media de Zaragoza, 10K de junio y la Desértica de Belchite en julio?. ¡Tú puedes con las tres!.
    Por cierto lo de Gonzalo tienes toda la razón. Siempre "casi"tarde y siempre saludando y saludando y saludando. Seguro que también conocía a los de los avituallamientos.

    ResponderEliminar
  2. La carrera fue satisfactoria. Siempre me había resistido a esta prueba porque la consideraba una "rompe-piernas". En esta ocasión me dejé engatusar por los que me aseguraron que no era para tanto. La verdad es que si hubiese visto antes las subidas y bajadas que había (sobretodo las subidas...) seguramente me habría acobardado y habría renunciado.
    Afortunadamente no me lo perdí y ahora una vez superada la prueba me veo con fuerzas incluso para acompañar a Oscar en esa gran "freidora humana" que es la Desértica de Belchite. :-)
    GONZALO :-D

    ResponderEliminar
  3. Anónimo 1: gracias por la confianza, evidentemente correr se pueden las tres, si no vas a competir, pero sigo teniendo mujer y tres críos.
    Anónimo 2: sin el cortavientos a la cintura aún hubieras hecho algún minutillo menos.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días:
    Ya veo que te animas a correr en pequeñas subidas, el próximo intento un poco mas largo para empezar no estaría nada mal el Pico del Aguila. Yo subí el domingo, y batí mi record de bajada 19m. 50 segundos, pensaba que nunca bajaría de 20 minutos. Dentro de 15 días está la cronoescalada a Oturia y al día siguiente la Ossan Cross Mountain, 17 km. y 1.000 de desnivel positivo.
    Veo que os lo pasasteis bastante bien en la carrera, yo sigo con otra preparación un poco distinta, me fui el sábado al Picón, pero para no repetir, lo hice por Peña San Miguel y Peña Man desde mi casa. No baje de 5 horas. 5horas 4 segundos.
    Chao.

    ResponderEliminar
  5. Anonimo número 2: ¡qué tú también tienes mujer y dos hijos!. ¿Dónde váis en pleno Julio por las extensiones desérticas de Belchite?
    O empezáis a correr a las 6 de la mañana o los avituallamientos se quedarán sin recursos. Aunque seguro que aunque sea desierto también aquí conoces a gran cantidad de "seres".

    ResponderEliminar
  6. La Desértica se hace en dos partes: sábado tarde ( no más de 7 kms.) y domingo mañana, unos 25 kms. Pero puedes hacer sólo lo del domingo. Es sólo una idea. Cada vez veo menos claro lo de la media del 8 de mayo. No me veo motivado a día de hoy.

    ResponderEliminar