jueves, 22 de septiembre de 2011

Trekking Alto Atlas (día 2): TIZI OUSSEM- IMLIL














Participantes: Grupo Esbarre, Aragón Aventura y Oscar.
 Fecha y tiempo:12/09/2011; día soleado y cálido; noche fresca.
 Duración: 3h. al Collado Tizi Mzik;  7h. 35’ a Imlil.
 Desnivel y longitud: 657 mts. a Tizi Mzik; descenso de 763 mts. a Imlil. Total:  708 mts. y 15,6 kms.
 Dificultad: ninguna; etapa realizada en zapatillas de trekking.


Sin mucho madrugar, salimos del albergue continuando ascendiendo por las callejuelas de la aldea de  Tizi Oussem, hasta dejarla detrás. Altitud de inicio: unos 1.850 mts.
El terreno es similar al del día anterior, continuábamos avanzando rodeados de sabinas, pero el fondo del valle estaba tapizado de verde, y al frente se nos presentaban, según comentó Luis Angel, el guía de Aragón Aventura, los contrafuertes de algunos cuatromiles (los Afellas); y muy arriba podíamos ver el refugio Lepiney, en el que ya por la noche nos habíamos fijado al ver una luz fija muy arriba desde la terraza del albergue.
Tras dejar nuestro camino para llegar a un mirador y contemplar unas bonitas terrazas al fondo del valle, bajo los contrafuertes mencionados, continuamos remontando el desnivel que nos restaba para alcanzar el collado Tizi Mzik, al que llegamos a las 3h. de marcha. Altitud: 2.489 mts. Reposamos un ratillo, de nuevo probamos los frutos secos de Mustafá, y reanudamos la caminata. Nos quedaban casi 800 metros de descenso. Otros grupos también pululaban por la zona.


            Desde el collado podíamos ver toda la bajada por terreno gris y el fondo del valle, revestido de verde pero salpicado de diversas aldeas con sus casas escalonadas sobre las laderas, así como el pueblo de Imlil, el de más abajo,  nuestro objetivo. Imlil es el pueblo mayor de la zona, Algo así como “el Chamonix” del Atlas, salvando muchísimas diferencias. Al llegar a los primeros árboles, casi todo nogales, y junto a una fuente, hicimos la parada de la comida. Al igual que el día anterior, todo estaba preparado cuando llegamos. Tras la comida, se impuso una siesta sobre lo que antes fue mesa. Tras ella, reanudamos la caminata terminando la bajada para luego llanear atravesando una aldea y continuar el descenso hasta la carreterilla que llega a Imlil. Siguiendo la calle principal del pueblo ascendimos hasta Der Assarou, albergue situado en la parte alta del pueblo. Llegamos a su puerta a las 7h. 35’ de marcha. El aspecto exterior tenía muy buena pinta, algo así como una bonita casa rural. El interior no desmereció, al revés. Habitaciones de una, dos y tres personas, cada una con su baño limpio y adecentado. Para llorar de alegría, vamos, después del albergue anterior. Ducha en condiciones, té con menta y galletas. Paseo por el pueblo, zumito de naranja en una terraza, y cena: sopa (harira), guiso de legumbres, cuscus de pollo, fruta,… Y a dormir estupendamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada