miércoles, 12 de octubre de 2011

PICOS DE ASTAZU desde Pineta (08/10/2011)

Al igual que Astazus hay dos, subo dos crónicas: la de siempre y otra que me ha llegado, espero os gusten:


CRÓNICA A)


Participantes: MiguelAngel, Javier, Jesús y Oscar.
Fecha y meteo.: 08/10/2011;día soleado, pero viento fuerte y frío.
Duración: 2h.30’ al Balcón; 4h. 37’ al Gran Astazu; 6h. al Pequeño. Ruta total de 9h. 30’.
Desnivel y longitud: 1.791mts. al Gran Astazu; 1.842 mts. al Pequeño. Ruta total: 19 kms.
Dificultad: trepadas fáciles; verglass en la vertiente norte de la cresta al Pequeño Astazu.





Poco después de amanecer aparcamos el coche en la Pradera de Pineta, que ya no es zona de acampada.Salimos y comprobamos que el viento pegaba, y bastante fuerte. Nos preparamos como pudimos y comenzamos a caminar. El día estaba despejado, pero muy fresco.Altitud: 1.280 mts.



Tras avanzar por la pista, tomamos en el mimo punto de siempre el sendero al Balcón de Pineta. Llevábamos un ritmo exigente, y la subida se hizo durilla, no la recordaba tan empinada, sobre todo las eses finales. En 2h. 30’ alcanzamos el Balcón, en el que Jesús y yo esperamos a Javier y Miguel que se habían parado unas decenas de metros antes para abrigarse creyendo que el viento soplaría más fuerte arriba. Charlamos con un grupo de montañeros que estaban en un curso de Técnicos de Montaña en Graus y han salido “a desconectar” (para desconectar de un curso de montaña yo me hubiera ido a la playa,…). Pequeñísimo parón y avanzamos por el rocoso altiplano ligeramente en subida hasta hacer una pausa mayor ya junto al Ibón de Marboré. Llevábamos 3h.



Reiniciamos la marcha hacia el fondo del altiplano, unos mojones nos guiaban. En un punto se bifurcan, en lugar de tirar hacia el Collado de Astazu, nos llevaron hasta los pies del Gran Astazu. Avanzamos fácilmente por fajetas y escalones hasta llegar al Collado Swan, entre los dos Astazus. Desde allí giramos a la derecha para remontar la fácil cresta que nos dejó en la cima del Gran Astazu. Altitud:3.071 mts. Llevábamos 4h. 37’. Y casi 1.800 mts. de desnivel,…









Cima del Gran Astazu




Descansamos un rato y descendimos hasta el Col de Swan. Allí, pese a que yo reiteré que lo fácil era rodear la cima del Pequeño Astazu hasta el Col y ascender por la otra vertiente, afrontamos directamente la cresta. Tomamos una fajeta por la derecha de la divisoria, que estaba tapizada de verglass y había que ir con cuidado. Pero no vimos claro hasta donde se podía avanzar, así que con una trepadeta subimos a la cresta y avanzamos de manera más segura por la vertiente española hasta hollar la cima. Altitud: 3.012mts. Descansamos y descendimos hasta el Col de Astazu. De allí, y siguiendo mojones, perdimos altura por el altiplano hasta enlazar con el camino de ida. En el Balcón almorzamos y tiramos para abajo, bastante más deprisa que despacio. Jesús llenó la cantimplora ¿para qué? Sin parada alguna desembocamosen un punto de la pista distinto al que abandonamos a la ida. Seguimos por sendero hasta el coche. En total: 9h. 30’ de ruta. Palizón. Pedazo de excursión.






CRÓNICA B)


Poco después de las primeras luces del alba, nos presentamos en la Pradera de Pineta, la Bal Berde. El sol ya tiñe de amarillo las puntiagudas cimas que circundan el fondo del valle: Pico Pineta, Pic Garién,…Más a la derecha, alguna nube impide que veamos la cima del Pico de la Capilla. El viento sopla fuerte, violento a veces, y hace frío en la umbría en la que nos encontramos. Tenemos ganas de empezar a movernos y comenzamos muy deprisa avanzando por pista. Luego tomamos el sendero que zigzaguea sobre las praderas después de atravesar un tramo de bosque en el que algunos árboles han sido arrancados por las fuerzas de la naturaleza, la misma que en su día les dio la vida,..



Hace fresco, sí, pero la pendiente nos acalora. Si echamos la vista atrás y abajo, podemos contemplar toda la gama de verdes que como una paleta de pintor nos ofrece el valle. Delante, murallones de roca que parecen inexpugnables, pero sabemos que no lo son. Poco a poco el sendero trazado por miles y miles de pasos sucedidos en el tiempo, titubeantes los primeros y ya firmes como los nuestros después, va sorteando las dificultades y encara el último tramo de ascenso al Balcón, sobre el que pisamos la primera nieve de la temporada. Nieve tímida, espolvoreada por hadas traviesas de un octubre por otro lado seco y cálido como pocos. En algunos casos, el hielo cruje bajo nuestros pies o nos hace buscar apoyo en terreno seco, no es buen compañero para las suelas de nuestras botas. No hemos parado para beber, así que algunos aprovechamos un par de pequeños torrentes que bajan desbocados para tomar algo de agua, casi al paso,… El viento sopla a tramos de manera impetuosa; por donde la orografía le permite deslizarse aprovecha para golpear con fuerza, los tramos a resguardo desaparece. Al alcanzar el altiplano de Marboré surge el Pirineo con mayúsculas: el Cilindro desde donde verdaderamente lo es, el Monte Perdido, adornado por el hielo que durante años y años permanece colgado en un ejercicio de equilibrio casi milagroso en su caranorte, hielo viejo, agrietado, sucio si la mezcla de tierra, roca y hielo pudiera adjetivarse como tal; al fondo los Picos de Astazu, aún lejanos y ligeramente anaranjados; y la gris y ajada muralla aserrada que sirve de telónde fondo al Ibón de Marboré de un azul intenso, puro, sin matices. Paramos junto al lago frente a la Brecha de Tucarroya. El refugio metálico posado sobre ella no da ninguna sensación de hospitalidad, sino de supervivencia extrema. Avanzamospor el altiplano, piso pedregoso y rudo, vegetación escasa, nada vivo quiere quedarse por aquí, el sol es un testigo que apenas se posa, sólo permanecen la piedra, el hielo, el frío,…



Un último pero prolongado esfuerzo y el Gran Astazu deja que hollemos su cima, casi sonriendo viendo el trabajo que nos cuesta, pobres mortales, conseguirlo y alardear después de ello, como si dependiera sólo de nosotros. Al frente siguen imponentes cada vez más el Perdido y el Cilindro. Pero nos atraen más otras vistas: las cimas entre Ordesa y Gavarnie, del colosal Taillón al Marboré, revestidas de un tenue blanco; el puntiagudo Pico Pineta, sobre el que el viento exhala desde Francia las nubes como un aliento denso que se disuelve sobre el altiplano; el Pequeño Astazu, que desde aquí nos muestra su vertical cara norte como una enorme pared mallada…Nosotros, ¡qué bien se está a resguardo del viento!, somos simples espectadores de lo espectacularde la zona, invitados temporales, una visita que de prolongarse empezaría a ser molesta. Así que descendemos, nos asomamos al mítico Corredor Swan, tobogán que vemos bajar hacia el infinito, y alcanzamos la cima del menor de los Astazu. Contemplamos a las nubes entrar desde Gavarnie para ocultar a los gigantes de la zona que desaparecen y vuelven a surgir como en un truco de magia: elMarboré, el Cilindro, el Perdido, los Señores del lugar, nos asombran con cada aparición.



Hay que regresar a lo vulgar, estamos deprestado, y tan deprisa como podemos alcanzamos el Balcón, donde la soledad quenos ha acompañado las últimas horas desaparece. Una última vista hacia atrás y descendemos por el sendero que nos llevará de nuevo a la civilización; el sol de nuevo ilumina tan sólo la parte alta del valle, los días ya son cortos y Pineta nos espera en un temprano atardecer de un otoño que aún no ha llegado, o que no llegará, pues el verde es tan intenso aquí que sentimos que nunca reblará, tan solo se dejará vestir del blanco de la nieve invernal. La última visión es similar a la primera, pero con diferentes matices: verde oscuro el valle, teñidas por el sol las cimas, el cielo azul monocromo disolviendo las nubes, y el viento batiendo para recordarnos a cada golpe quienes somos.

8 comentarios:

  1. Buenos días:
    Veo que te sobra tiempo para hacer dos crónicas, mientras Ana está con los crios en el desfile (perdón, quiero decir ofrenda de flores), tú haciendo la crónica entre cabezada y cabezada. Una normal y la otra poética, vaya vena que te ha salido.
    Chao.

    ResponderEliminar
  2. A ti sí que te sobra tiempo, que me he enterado que te pegaste 11h. por el Vignemale. La próxima vez avisas con tiempo y si me quedan vacaciones me apunto (supongo que será en 2012 o 2013,..).
    Con Pablo y Jorge estuve yo, sólo salió en el desfile Miguel,...

    ResponderEliminar
  3. Ni desfile, ni disfraces.Que cada uno haga lo que quiera, pero un respeto a los que vamos.Supone mucho más que una vestimenta y un recorrido.
    ¡Que morro decir hasta el 2012-2013!.-Como mínimo este fin de semana en Jaca de nuevo.Lo sé de buena fuente.

    ResponderEliminar
  4. Hombre, este finde en Jaca tocará excursión familiar, con lo del 2012 me refería al Vignemale.
    Rectifico: sólo salió en la Ofrenda de flores Miguel.

    ResponderEliminar
  5. Veo pocas reseñas más y pocos entrenamientos por el tercer cinturón.¿Será que Ana está por las Málagas descansando y pasándoselo genial?

    ResponderEliminar
  6. Ves medio mal, pocas reseñas sí, pero entrenos esta semana 4:lunes martes, jueves y viernes, más de 50 kms en total

    ResponderEliminar
  7. Es verdad.Serán los 40 que a todos no nos sientan tan bien como a ti.Tendré que hacer un hueco en mi apretada lista para ir al oculista.

    ResponderEliminar
  8. ¿Y qué más da que llueva?. Hay que entrenar bajo todas la inclemencias metereológicas.

    ResponderEliminar