martes, 4 de octubre de 2011

Trekking Alto Atlas (día 5): REFUGIO- RAS –TIMESGUIDA-IMLIL


Participantes:  Grupo Esbarre, Aragón Aventura y Oscar.
 Fecha y meteo.: 15/09/2011; día soleado, viento frío, sobre todo en las cimas; calorcillo bajando.
 Duración: 2h. 40’ a la cima del Ras; 4h. 10’ al Timesguida. Ruta total de 11h. 50’.
 Desnivel y longitud: 918 mts. al Ras; 998 mts. al Timesguida; descenso de 2.330 mts. Total: 20,2 kms.
 Dificultad: ninguna; trepadetas fáciles y no expuestas.


La tarde anterior bebí menos para evitar paseos nocturnos al servicio, yo lo conseguí. Hubo menos ronquidos, pero la habitación pareció el camarote de los hermanos Marx. Perdí la cuenta de las veces que la gente se levantó, me parecieron decenas. Para colmo, un malentendido hizo que a las dos de la mañana algunos incluso se preparan creyendo que era la hora,… El caso es que desde la cuatro, ya comenzamos todos a prepararnos. El desayuno era a las cinco. Había dormido poco pero mejor. El embotamiento casi no existía. Me encontraba bien. Algunos, víctimas de ligeras indisposiciones, dolor de cabeza o cansancio habían decidido  ya el día anterior bajar con Luis Angel y un mulero a Imlil. El resto, tras desayunar, nos preparamos con la mochilas a la espalda y los frontales para iniciar la ruta. Nos acompañaban una pareja de Madrid y su guía, también de una expedición de Aragón Aventura. Por nuestra parte, Mustafá en cabeza y Ahmed al final, por si acaso. Luego se vería que fue una buena decisión. 

Empezar a caminar con los frontales, bajo un cielo estrellado que poco a poco se va iluminando, es toda un experiencia, de las buenas. Indescriptible. Tomamos el mismo sendero que nace al sur del refugio, pero esta vez continuamos remontando el valle en esa dirección, por una senda más tendida. Íbamos algo más deprisa que el día anterior, pero el ritmo seguía siendo llevadero. Ya completamente de día traspasamos una zona llana y remontamos el repecho final que nos llevó a un collado. Al otro lado ya aparecían a lo lejos las llanuras semidesérticas. Javier fue a hacer una foto, y se dio cuenta de que se había dejado la cámara y los prismáticos en una parada “técnica”. Hicimos una pausa y giramos al noroeste por terreno más abrupto. Bajo el inicio de unas entretenidas trepadas, Benjamín decidió esperarnos. Nos esperaba un tramo entretenido: repisas, trepadillas por pequeñas canales,…fáciles para los habituados. Pasado esto, el terreno se amansa. Nos tocaba remontar una ladera pedregosa que nos dejó frente la rocosa cima del Ras. Unos metros de descenso y una trepadeta fácil y corta por unos escalones de roca nos permitieron hollar la cima del Ras.  Altitud: 4.083 mts. Llevábamos 2h. 40’. Eran las ocho y diez y estábamos arriba, en un cuatromil, ¿cuándo se había visto esto?... Fotos, cánticos populares,…y a seguir. Viento frío.
Cima del Ras.

Destrepamos la cima y descendimos a un llano situado entre el Ras y el Timesguida. Esta cima, pese a ser más alta, es una ancha loma pedregosa, menos montaña que el Ras. Íbamos por terreno fácil aunque pedregoso cuando Luis tropezó y cayó, abriéndose una brecha en la cabeza y golpeándose la nariz. Afortunadamente José Luis Martín, médico traumatólogo, le aplicó inmediatamente varias grapas, y pelillos a la mar. Así da gusto. Mientras Luis, con Lola y Ahmed, regresaban al collado a reunirse con Benjamín, el resto, después de asegurarnos de que el accidentado estaba bien,  remontamos la ladera y nos plantamos en la cima del Timesguida. Llevábamos 4h. 10’.  Altitud: 4.089 mts. Otro grupo estaba también arriba, no habían hecho el Ras.

Con Mustafá, en la cima del Timesguida.

Tras beber y comer un tentempié, nuevas fotos e iniciamos el largo descenso que nos esperaba. Tras la ladera, nos quitamos los palos y realizamos los destrepes antes del collado. Allí nos reagrupamos todos y continuamos bajando hacia el refugio. Milagrosamente el guía de los madrileños, tras parar y echar un vistazo, encontró rápidamente la cámara y los prismáticos de Javier. Impresionante. El descenso al refugio nos llevó 2h. 30’. Allí nos esperaban los petates y la comida, para la que nos pudimos poner las sandalias. Las plantas de los pies lo agradecerían.
Tras la comida reiniciamos el regreso a Imlil. El buen sendero ayudaba a bajar sin que las rodillas ni los pies sufrieran demasiado. Y eso que fuimos ligeros, nada que ver con ritmos anteriores. El sol y el calor comenzaron a pegar fuerte. Pasamos por algunos chiringuitos. Paramos en el de la ida, en el que hicimos algunas compras. Y ya a un ritmo elevado, nos plantamos en el Santuario. Reagrupamiento general y continuamos hacia abajo. En lugar de descender hasta el pedregoso cauce seco de la ida, mantuvimos la altura dejándolo a nuestra izquierda, para pasar por Targa Imoula,  el pueblo de los abuelos de Mustafá. De dicha aldea, descendimos ya entre frutales y con sombra frecuente hasta Imlil. Estábamos en el Albergue a las 11h. 50’ de marcha. Allí nos esperaba el resto del grupo, así como las mulas, muleros y cocinero. Habíamos realizado más de dos mil metros de descenso, pero las articulaciones y los pies se encontraban en bastante buen estado. El trekking por el Alto Atlas había terminado felizmente. 

3 comentarios:

  1. Buenos días:
    Ya veo que has llegado.
    ¿O queda algún día por comentar?
    En cuanto a los entrenos. Como ahora estoy con los KV, ayer estuve corriendo a tope durante 14 minutos. Desde detrás de la urbanización de Nueno al Belén montañero. Y luego series de subida desde el Barranco hasta la Ermita de San Martín: 1:30, 1:33, 1:40, 1:50 etc... andando a pasos largos, un pequeño sobo.
    He pasado de ir al tran tran en subidas a ir a tope. Chao.

    ResponderEliminar
  2. Yo series paso, que me agobio (aparte de que me canso). Ahora salgo a trote o a ritmo mantenido, a acumular kms.Antes hago un maraton de montaña que un KV.

    ResponderEliminar
  3. hola oscar
    como estas bien soyo mustapha tu guia en toubkal e ras pero q todos el mondo bien
    aqui muy bien

    ResponderEliminar