domingo, 27 de noviembre de 2011

CARRERA DE MONTAÑA DE MULARROYA (27/11/2011)

De nuevo fin de semana non-stop. El sábado salida a Pirineos y el domingo carrera. No es lo ideal ni mucho menos, pero es lo que hay. Encima con una rozadora en el dedo "curro" desde el lunes, que he cubierto con esas tiritas mágicas que protegen y curan, segun dicen. No digo marcas hasta que no me paguen. Salgo de Zaragoza sin mucho madrugar afortunadamente. La niebla lo rodea todo hasta La Muela, amago de salir el sol pero de nuevo niebla hasta La Almunia. Aparco cerquita del Pabellón tras un pequeño despiste,... de una paisana que me indica mal: señora, la derecha es con la que comemos los que comemos con la derecha, no me diga que gire a la derecha cuando hay que girar a la izquierda,...
Cojo el dorsal, saludo a Alberto (Os Andarines, con poco representación, él y yo), a Oscar ( 4º en la maraton de Zaragoza); veo a Andrés, incombustible; está también Iván Ramirez (los curiosos no os perdais su proyecto Gran Slam Marathon) y charlando con alguno más se hace la hora de la salida:¡pum! En estas carreras no muy largas la gente sale despepitada ¿ande van,...? Al poco ya se ven los primeros allá lejotes, casi perdidos en la niebla. Tras un tramillo de carretera, tomamos una pista ligeramente ascendente. Ya veo que voy deprisilla ( me refiero en relación a mis ritmos). Por la pista se sube bien. Tras ella , toca ascender por una senda ancha entre pinares, no es el Pirineo, pero mejor esto que la pista. Las piernas un pelín duras, pero mantengo buen paso. Paso a una cara conocida: ese loco que corre. Un trozo de pista y el último ascenso por un sendero, esta vez con bastantes piedras y bastante empinado. Por las subidas voy pasando gente. Casi arriba la gente empieza a caminar, paso a alguno pero termino caminando, no hay sitio y mis piernas y pulmones agradecen bajar el ritmo. Parece que me quiere molestar algo en el gemelo izquierdo ( y no me refiero ni a Jorge ni a Pablo). Arriba hay avituallamiento y comenzamos a descender unas revueltas por una pista. Al principio bajo bien, pero cuando se pierde inclinación y se desciende más suavemente, pago esfuerzos y tengo que aminorar algo la marcha, lo noto porque me pasan algunos a los que había pasado subiendo. Y "paice" que la rozadura del dedo quiere llamar la atención. Poco a poco voy recuperando y los veo algo más delante pero manteniendo la distancia conmigo. Sigo a mi marcheta y ni intento acelerar, ya vale así. Al final incluso logro dar alcance a un par de corredores. Pero siento que he dado más al comienzo de lo que hubiera debido. Estoy menos fuerte que antes del verano. Con esa sensación me quedo. Y lo que digo siempre: a menos distancia, más deprisa va la gente, y sin querer te contagias, y eso no es para mí; prefiero más distancia, más despacio.
No obstante el tiempo final me deja muy satisfecho: 1h. 09' 12'' para 14,200 kms.
En cuanto a lo del gemelo, compruebo que llevo una raspadura, debí de hacérmela ayer, así que de muscular nada, sólo cutáneo. ¿Y el dedo? Cuando me quieto el calcetín, veo la tirita "desintegrada", y cuento mis dedos: 1, 2, 3, 4 y 4 y medio,...¡horror!


Con tanta niebla, hasta algunas fotos han salido borrosas. Y tras la carrera, un aperitivo perfectamente preparado por el Club de Atletismo La Almunia. Y ahora, a descansar un poquillo, que lo necesito.

3 comentarios:

  1. Pero...¿Tú cuando paras en casa con tus gemelos?( Y digo con Pablo y Jorge, no los de tus piernas).
    Y para colmo acabas con un partido de Fútbol(no tú sino el Zaragoza)a las tantas de la noche.
    ¡Chico cómo te lo montas!.¡Y luego te quejas!

    ResponderEliminar
  2. Esta semana pasada pringué de lo lindo de lunes a viernes, y ésta lo mismo,... la cosa es dividirse.

    ResponderEliminar
  3. A mi me parece un buen tiempo lo de Mularoya, y que Os Andarines esten representados aunque solo fuerais dos mejor

    Gallego

    ResponderEliminar