martes, 31 de mayo de 2011

CARRERA SIN HUMO (29/05/2011)

Para aprovechar media mañana libre que tenía, me apunté a última hora a la Carrera sin Humo. Son 5 kms. por el Campus aquí en Zaragoza, así que no necesita viaje ni mucha preparación (a no ser que quieras ganarla, claro, pero no es mi caso,…)
Como es habitual, bastantes Andarines Corredores, quizás alguno menos de lo habitual, pues coincide con la Media de La Rioja.
Me interesaba hacer kilómetros, así que salí corriendo desde casa. No tenía ni idea de la distancia, y me planté excesivamente pronto en la entrega de dorsales, de manera que para no enfriarme y aumentar distancia, ya con el dorsal di algunas vueltas por el campus hasta completar 7 kms. a ritmo tranquilo.
En la carrera, ya se sabe en estas cortas,… pistoletazo y ¡hala! La gente sale como loca. Pensaba ir a 4: 25- 4:30, pero ni de coña, la gente empuja (psicológicamente), y al final completé el recorrido a 4:08/km según mi GPS, y 4:03/km según el chip de la organización. En ambos casos no está mal para mí. Pero estos esprines me matan, prefiero la maratón a esto,…
Mencionar a la Andarina Corredora Yolanda Sanz, segunda en su categoría. Y el sorteo, como siempre, ná de ná.


viernes, 27 de mayo de 2011

PICOS BALDAIRÁN (2.701 mts.) y CATIERAS (21/05/2011)

Participantes:
Miguel Angel, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo:
21/05/2011; sol con nubes de evolución; chaparrón suave en el descenso, aclaró.
Duración:
4h. 05’ al Pico Baldairán; 5h. 30’ al Pico Catieras. Ruta total de 9h.
Desnivel y longitud:
1.534 mts. al Pico Baldairán; 1.632 mts. al Catieras; 1.702 mts. en total. (20,1 kms.)
Dificultad:
ninguna; no hay que despistarse en el tramo final del sendero que asciende al ibón.

Por fin, tras varios años proponiéndolo, conseguí montar una “expedición” al Pico Baldairán. Pasamos el pueblo de Panticosa y aparcamos al poco de avanzar por la pista al merendero del Bolatica, aunque en realidad no lo vimos, y sí un vertedero. Altitud: 1.223 mts. Sol y ni una nube.
Comenzamos avanzando por la Pista de La Ripera, cortada con cadena, que asciende unas eses para luego continuar en ligero descenso. Tras una hora un mojón nos indicó el inicio del sendero, algo desdibujado al inicio, que nos llevó hasta el Cuello de Yenefrito, con su “Dedo” característico. El ascenso se suaviza e incluso se baja algo hasta la cabaña forestal de Yenefrito. A partir de ésta, la pendiente se pone seria. Sobre todo tras atravesar el caudaloso arroyo Laulot (menos mal que hay unas plataformas de andamio a modo de puente). Seguimos dirección este, y tras un giro al norte (ojo no seguir de frente hacia Mallaruego), atravesamos un pequeño portillón y una ladera pedregosa en la que de haber nieve dura hay que calzarse los crampones. Un pequeño descenso nos llevó a la cubeta del Ibón de Catieras. Ya asomaba la punta de la cima del Baldairán a nuestra izquierda, casi tapado por lomas herbosas en escalones, de esas traicioneras. Ya sin sendero definido las remontamos, y tras un tramo más rocoso y cruzar una vaguada sobre nevero, sin llegar al Collado de Catieras encaramos la pendiente sur del Baldairán. Hierba y roca se alternaban. Con más roca que hierba al final. En 4h. 05’ hollábamos la cima. ¡Subidón! Altitud: 2.702 mts. Habíamos subido a buen ritmo. Y casi sin hablar, o por falta de resuello o porque era jornada de reflexión,...
Las nubes de evolución, pues eso, evolucionaban. Tras almorzar descendimos al Collado (Jesús quería bajar por el sureste pero no nos motivó). Y claro, desde allí, sin mochilas, remontamos los 100 metros de pedregosa pendiente que nos separaban del Pico Catieras, con cima casi bicéfala (por si acaso, pisamos las dos). Altitud: 2.605 mts. Bajamos al collado y regresamos por el camino de ascenso. Antes del ibón comenzó a llover, un chaparrón que nos obligó a poner las capas. Pero paró pronto y nos las pudimos quitar. Ya no lo haría en el resto de la excursión, aunque la cosa se iba poniendo cada vez peor. Tras recorrer el sendero y sufrir en las plantas el tramo de pista (la bajada a la ida ahora se convirtió en subida, curioso,…), llegábamos al coche a las 9h. de ruta. ¡Subidón!










Todas mis fotos.






domingo, 22 de mayo de 2011

GORGAS DE SAN JULIÁN (22/05/2011)


Participantes:
Elena, Javi, Natalia, Paco, Miguel, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo:
22/05/2011; sol y calorcillo, en la humbría se estaba mejor.
Duración:
55’ a las Gorgas; 1h. 20’ a la Ermita de San Julián. Ruta total de 2h.
Desnivel y longitud:
120 mts. a las Gorgas; 150 mts. a la Ermita de San Julián.
Dificultad:
ninguna.

Quedamos a las puertas del Golf de Guara. De allí rodeamos el campo y la urbanización por la izquierda y aparcamos en la esquina superior.
La ruta está toda ella señalada con carteles. Tomamos una pista que al poco se bifurca (Aniés al frente, San Julián a la derecha). Un poco más adelante dejamos a la derecha un campo con colmenas. La pista se transforma en sendero, bueno y cómodo. Giramos a la derecha para comenzar a adentrarnos en el Barranco de San Julián. En los paredones a nuestra izquierda aparece el muro de piedras que encierra la ermita rupestre de San Julián. El solo pegaba de lo lindo, se agradecían las zonas de sombra. Tras un ligero descenso aparece el desvío a la ermita. Lo dejamos para luego, continuamos hacia las gorgas. El sendero tiene algún tramo con alguna roca, y Elena, ante la posibilidad de resbalarse, decide quedarse con Javi. Pero no queda ya nada. A los 55’ llegamos al interior de las Gorgas, donde está colocado el belén montañero. Avanzamos unos pocos metros hasta el final de la garganta, para ver las clavijas del último rápel del barranco, a las que no podemos acceder, debido a una poza de agua clarísima.
Volvimos por nuestros pasos y como Elena y Javi nos mandaron un mensaje de que volvían al coche, decidimos visitar San Julián de Andria. Se descienden unos metros hasta el fondo del barranco, y se remonta luego alguno más hasta la ermita. Visita breve y retomamos el regreso. Sin novedades llegamos a los coches a las 2h. de marcha. Nos esperaban los caracoles del Fetra.

Las fotos.

sábado, 14 de mayo de 2011

CANAL DEL PALOMO ( ferrata ) 14/05/11



Participantes: Miguel Angel, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo: 14/05/2011; sol y nubes; cayó un chaparrón a mitad de recorrido.
Duración: Ruta total de 2h. 05’.
Desnivel y longitud: 210 mts. de desnivel.
Dificultad: Bien equipada (sirgas, clavijas, grapas,…). En el barranco la roca esta húmeda y dificulta la adherencia. En algunos pasos hay que estirarse de lo lindo para encontrar agarres.





Mala previsión para este sábado, con un frente llegando al mediodía. Tres opciones: o nos mojábamos seguro, o nos quedábamos en casa, o retábamos a la suerte y buscábamos una ruta corta. Buena oportunidad para estrenar el disipador que me regalaron por mis 40 años y realizar mi primera ferrata: la Canal del Palomo. Dejamos el coche en el aparcamiento del Pantano de Vadiello, en una pronunciada curva a la derecha. Estábamos solos. Altitud de inicio: 604 mts. Nos colocamos el material y avanzamos por el sendero que al poco nos dejó al inicio de la vía.

Tras unas clavijas que ascienden una pared de roca, comienza la verdadera Canal del Palomo: un barranco encajado en la roca que el agua ha ido tallando durante milenios. Miguel se puso por delante la primera parte del recorrido. Me las prometía felices, pero como ya la había hecho un par de veces, fue igual o más aprisa que Jesús. Total que no me daba tiempo ni de mirar alrededor, sólo clavijas, agarres, pasa mosquetón, pasa el otro mosquetón,… ¡Qué estrés! Tendré que volver…


La vía esta bien equipada, con sirgas y clavijas. El agua dificulta algunos pasos, los apoyos están húmedos. Para colmo, casi a mitad cayó un pequeño chaparrón que mojó también las clavijas.


A mitad de subida hay un descansillo en el que nos tomamos un respiro, pero Jesús nos había dicho que fuéramos sin mochila, así que tan sólo bebimos un poquillo de agua (él si la subió).







Tras la mini pausa, retomamos el ascenso con un tramo vertical y algo más dificultoso; los que colocan las clavijas suelen ser más altos o elásticos que yo (lo que no es muy difícil). Un par de grapas en un paso algo extra plomado es el inicio del fin del ascenso del barranco. Llegamos al Circo Ciego,


que da el nombre original a la vía. Habíamos salvado un desnivel de 210 mts. Recorrimos una larga travesía horizontal ya a cielo abierto y por roca seca, y tras un pequeño descenso vertical con clavijas, un corto tramo de sendero nos bajó hasta los coches, ahora ya eran varios los que habían llegado. En total: 2h. 05’ de ruta.


FOTOS

lunes, 9 de mayo de 2011

ESPATA Y SOMOLA BAXO desde la Fuente del Paco (08/05/11)

¿cual es esa cima pinchuda que se ve al este de Villanúa, cuando sólo hay ojos para Collarada?
La Espata; tiempo hace que la tenía en la lista,... Y de postre, el Somola Baxo, satélite de Collarada colgado sobre el Valle de Acumuer.
Ahí va la crónica.

Participantes:
Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo:
08/05/2011; sol con algunas nubes; algo de niebla arriba y en las cimas de alrededor.
Duración:
1h. 45’ a La Espata; 3h. 25’ a Somola Baxo. Ruta total de 5h. 55’.
Desnivel y longitud:
948 mts. a La Espata; 1.462 mts. acumulados al Somola Baxo. Total: 13,2 kms.
Dificultad:
cresta final corta y fácil a La Espata; se puede evitar.

Aparcamos junto al cartel de “Camino a La Espata”, muy cerca de la Fuente del Paco de Villanúa. Altitud de inicio: 1.254 mts. Tras saludar a un matrimonio conocido por Jesús que llegó tras nosotros, iniciamos la ruta ascendiendo por un buen sendero marcado con señales verde-amarillas.
La senda atraviesa un bonito bosque, con una pendiente bastante pronunciada. Hay indicios que el que la diseñó fue el mismo que el de Peña Otal, había desayunado fuerte. Llegamos a la pista de La Trapa, a la altura del Refugio del Cubilar de La Espata con su abrevadero, y nos alejamos de ella para encarar el Barranco Bozuelo. El sendero ya está más desdibujado. Al frente tenemos la cima de La Espata. No seguimos hacia el Collado Marañán, giramos a la derecha tras desaparecer el torrente para realizar algunas eses por las fuertes pendientes herbosas que llevan al Collado Bacún. Una vez en él, giramos a la izquierda para continuar por el cordal, que más tarde se vuelve una cresta rocosa, hasta alcanzar el punto culminante de La Espata. Altitud: 2.202 mts. Llevábamos 1h. 45’.




Tras reponer fuerzas, descendimos con cuidado por la vertiente noreste, primero unas gradas y después una pendiente herbosa, resbaladiza por el barro húmedo. Alcanzamos el Collado Marañán y afrontamos al ascenso al Somola Baxo. Vimos a la pareja, que subía directamente al Sémola. Jesús preguntó: “¿Me pico?”. Yo respondí: “no llevamos prisa, hay niebla”. Sobrepasamos a la pareja a mitad de subida. El suelo, ya más pedregoso, empezaba a estar moteado de restos de nieve. Tras sortear algún tramo de rocas, nos plantamos en una antecima. La niebla cubría la parte alta de la montaña. Un llano nevado y una pequeña subida final nos dejaron en la cima del Somola Baxo. Altitud: 2.574 mts. (3h. 25’ ). La niebla se dispersó, pero tapaba a ratos las cimas del alrededor.



Después de charlar un rato con los compañeros de ruta y esperar a ver si se destapaba Peña Retona (no fue así), comenzamos el descenso. En el Collado Marañán tiramos directamente para abajo. Pasamos un refugio semiderruido donde alcanzamos de nuevo a la pareja que había abandonado antes la cima. Llegamos junto al torrente, y ya por el mismo camino que a la ida seguimos descendiendo, a buen ritmo, hasta llegar junto al coche a las 5h. 55’ de marcha. Bonita marcha a buena marcha,….






La cosa se pone interesante. Pasado el duro invierno, la temporada estival aparece cercana con retos muy interesantes,... para más información, sigan visitando el blog,...

Fotos, aquí