sábado, 25 de junio de 2011

TUCA DE CULEBRAS Y PICO VALLIBIERNA desde Llauset (25/06/11)

Participantes: Jesús y Oscar.

Fecha y tiempo: 25/06/2011; sol (ni una nube en toda la jornada) y calor.

Duración: 2h. 20’ al Culebras; 2h. 40’ al Ballibierna. Ruta total de 6h. 15’.

Desnivel y longitud: 950 mts. al Ballibierna. Total: 1.038 mts. y 11 kms.

Dificultad: trepadetas al Culebras; el paso del caballo, a horcajadas, es fácil aunque impresione.

En esta jornada tiramos hasta el Embalse de Llauset, casi en el límite de Aragón con el Valle de Arán. Lejos, pero las montañas están donde están, y no todas están en el Valle de Tena. Poco antes del túnel de Viella, desvío a Aneto, por donde comentamos cómo era posible que el pico de Aneto se llame así por el nombre del pueblo, pues aún queda bastante incluso para que se vea,…Una pista asfaltada en buen estado y atravesar un largo túnel nos dejó junto a la presa. Altitud: 2.200 mts. El aparcamiento estaba concurrido. Pero gente, poca.

Comenzamos a caminar. Atravesamos un pequeño túnel, me di cuenta de que no llevaba las gafas de sol, reculé al coche, volví a atravesar el túnel y bordeamos el pantano por su derecha. Al frente veíamos el Collado de Llauset, y a su derecha, la mole del Culebras-Ballibierna. El sube y baja terminó en la cola del embalse. Tras atravesar el torrente que baja de Botornás por un paso con rejas y maderos (un puente de hierro agonizaba derruido), comenzamos a ascender de manera ininterrumpida. Al poco aparece el desvío del GR hacia el Collado de Ballibierna. Nosotros seguimos a la izquierda abandonando las pinturas. La senda está muy marcada y el piso es cómodo. Poco a poco el terreno se empinaba más y más. Un último fuerte repecho nos dejó en el collado, desde el que dimos vista a la vertiente norte. El camino sigue bordeando la mole cimera por el norte, en una media ladera muy empinada, para encarar ya hacia la cima por terreno rocoso en el que hay que apoyar a veces las manos. Llegamos al ancho cordal, y tras pasar una horcada por un corto nevero, con cuidado, nos plantamos pronto en la Tuca de Culebras. Ascenso rápido: 2h. 20’. Altitud: 3.062 mts. Sol y calor. Coincidimos con un grupo del CAU ( Club Alpino Universitario de Zaragoza), perra incluida que dejaron atada en el Culebras. Venían desde el Ampriu por la Sierra Negra.

Tocaba atravesar el famoso “Paso del Caballo”, una arista de roca de unos 20 mts., estrecha y con caída a ambos lados. Como los del CAU iban a pasar asegurados y eran más, nos dejaron primero. Pero el cabecero ya había colocado la cuerda. Atravesamos el paso “a caballo”, como su nombre indica, con la cuerda colocada pero sin usarla. Fácil, aunque impresiona la caída. Dicen que es más sencillo yendo agarrados a la arista y los pies en la vertiente norte. No sé, a horcajadas fácil es. Metros después hollábamos la cima del Ballibierna. Altitud: 3.067 mts.

¡Vaya vistas de la vertiente sur de los Montes Malditos! Almorzamos, descansamos, y tiramos para abajo caminando sobre la arista este del Ballibierna. Algunos llegaban a la cima por aquí. Era curioso comprobar como algunos miraban el Paso del Caballo con temor, y otros con despreocupación. Por terreno bastante más abrupto que a la ida fuimos perdiendo altura siguiendo los hitos, pasando junto al Ibón Helado y otros más (llamados de Ballibierna Este). Un mojón equivocado (sí, fui yo el que lo señaló, Jesús no me hace caso nunca, para una vez que me lo hace,…) nos llevó a tener que atravesar un nevero bastante pendiente (por no querer subir de nuevo). Ví a Jesús pasar con bastante precaución, y me pregunté para qué porteamos en casi todas las salidas los crampones,…los saqué, me los calcé, y lo atravesé como un señor. Hay muchos accidentes de resbalones con los crampones en las mochilas…Los crampones siempre ayudan al pasar un nevero: en las botas a no resbalar, en la mochila si resbalas a caer más deprisa, más peso en la mochila. Poco después enlazamos con el GR, y tras pasar junto al Ibón de Botornás donde estaban plantadas varias tiendas, enlazamos con el camino de ida. Llegamos al coche a las 6h. 15’ de marcha. El aparcamiento seguía concurrido, y de gente ahora también.



Fotos

lunes, 20 de junio de 2011

LLENA CANTAL y CAMPOROPLANO desde La Sarra (19/06/11)

Participantes:Javier, Jesús y Oscar.
Fecha y meteo.: 19/06/2011; día soleado y cálido; viento en las cimas, fresco si se tapaba el sol.
Duración: 4h. 40’ a la Llena Cantal; 6h. 45’
al Camporoplano. Ruta total de 10 h. 20’.
Desnivel y longitud:


1.554 mts. a la Llena Cantal; 1.709 mts. al Camporoplano. Total: 1.771 mts. y 27,1 kms.
Dificultad: trepada fácil (II-) pero empinada, algo expuesta, en la canal de acceso a la Llena.



De nuevo aparcábamos en La Sarra para acometer una excursión maratoniana por la zona. ¿Para cuando servicio de autobuses hasta Respomuso? Esta vez le tocaba el turno a la Llena Cantal y al Camporoplano, dos de las tres bellas pirámides del circo de Piedrahita. La tercera es La Gran Facha, y está ya visitada, y revisitada. Altitud de inicio: 1.440 mts. Baja de última hora de Ramón (Capitán Araña: mucho apúntate a carreras y él sólo va a hacer fotos, y al monte tampoco que le duele la cabeza,… ¿dónde habré oído yo eso antes,…). Fuera bromas, lo de las migrañas es una puñeta.




Vamos charlando hacia Respomuso (más bien Javi y yo, Jesús reservaba fuerzas), y casi sin enterarnos llegamos a la presa, que cruzamos para continuar por el GR hasta bordear el embalse. Ahora comenzaba “lo bueno”. Nos esperaban unas pirámides que parecían inexpugnables. Pero mi experiencia recuerda que pese a lo que parezca, si en los libros pone que no es tan difícil, pues no lo es. Ascendiendo ya sin pausa por pendientes herbosas nos plantamos junto al Ibón de Llena Cantal a las 3h. 25’ de viaje (2.440 mts.), no sin antes tener que atravesar varios torrentes (en uno de los cuales metí la zarpa hasta el fondo). Bordeamos el ibón por su derecha y nos desviamos del GR siguiendo unos hitos para abordar la pirámide cimera del Llena Cantal. Afrontamos una pedrera y una serie de gradas herbosas bastante empinadas, y con algún paso horizontal por típicas terrazas colgadas estrechas. Podíamos ver un par de bonitos y pequeños ibones sin nombre. Remontamos una canal, con pasos de trepada fáciles, pero bastante vertical y por consiguiente un poco expuesta. Y tras un corto tramo más fácil llegamos a la cima. ¡Su-bi-dón! Llevábamos 4h. 40’. Y, ojo, 1h. 15’ y 516 mts. desde el ibón. Altitud: 2.956 mts. Mis piernas de momento respondían muy bien. Las del resto, ni que de decir tiene. Y eso que Javi por la tarde del sábado se subió al Garmo Negro, como el que se va de compras,…
















Tras almorzar y descansar un buen rato, descendimos con precaución. La verticalidad del terreno lo exigía. Casi al pie de la pirámide nos cruzamos con una pareja de alemanes que nos habían seguido, en realidad querían pasar a Panticosa. Les sacamos de su error, pero había nieve hasta el Collado de Tebarray y no llevaban crampones,… (luego critican a los españoles por ahí) Nosotros bordeamos la pirámide por una pedrera inmunda con varios neveros de nieve blanda y desde el collado entre picos remontamos de nuevo unas empinadas gradas para alcanzar fácilmente la cima del Camporoplano. Pero las piernas ya estaban algo cargadas. Llevábamos 6h. 45’ y más de 1.700 mts. de desnivel. Altitud: 2.727 mts. La Llena Cantal, enfrente, se alzaba imponente.




Descendimos hacia el ibón dando un pequeño rodeo para evitar unos cortados. Varias parejas avanzaban lentamente por el GR. Los alemanes se habrían animado al verse acompañados,… Ya por el camino de ida regresamos a un ritmo, digamos muy elevado, pero por decir algo (en realidad infernal, sobre todo para rodillas). Al final las plantas de los pies se quejaban. Y es que el camino de vuelta es mucho más largo que el de ida, curioso.




Javier (siguiendo las nuevas tendencias montañeras minimalistas: riñonera, botella de agua, chubasquero, mini crampones, forro y con lo puesto) había subido en zapatillas de trail y mallas piratas y llevará calcetines rojos unos días,… En total: 10h. 20’. Grandes Cimas y Gran Excursión. Pero una cosa, si de aquí a un par de años se me olvida lo laaaaaargo que es el camino a Respomuso, me lo recordáis. La próxima por aquí durmiendo en refugio.

En La Sarra, cerveza, te frío y limonada (adivinad quién cada cosa) y pepinillos con escabeche, hay que reponer sales.

Fotos

martes, 7 de junio de 2011

SOBRE EL NOMBRECITO DEL BLOG

Aprovechando que voy a estar parado unos cuantos días, y aunque no es ninguna ruta por la montaña ni ninguna carrera, escribo esta entrada para todos los que al oir la dirección del blog contestan o piensan: “¿bolskam? vaya nombrecito,…”.



Muchos etimólogos afirman que el nombre de Huesca procede de su nombre latino Osca , y éste de Bolskam, nombre íbero o prerromano de Huesca, latinizado por etimología popular en Osca. A su vez Bolskam-Osca también pudo derivar de la voz prerromana Oska, "hendidura, fisura", relacionada con la voz usual en el habla viva: güesca, osqueta, güesqueta (algunos lo unen con el característica brecha del Salto de Roldán próximo a la ciudad).



Hay otras hipótesis distintas, respaldadas más minoritariamente. Y por cierto, una de las más curiosas está relacionada con la heráldica de la ciudad, al considerar su nombre Osca como el apócope de oscar, voz germánica compuesta de os, uno de los dioses, y gar= lanza, dando la interesante acepción de que Huesca y Oscar significan lo mismo en origen: osgar-oscar-osca-huesca = “lanza de los dioses”.



( Heraldo de Aragón y otras fuentes).



Ahí va eso.