lunes, 2 de julio de 2012

ULTRA TRAIL SOBRARBE: MARATON DE MONTAÑA SOBRARBE (30/06/12)







Aprovechando el tirón en cuanto a carga de kilómetros de la preparación a la Maratón de Madrid, pensé en alargar el tema y probar este 2012 con mi primera maratón de montaña. La elegida fue la Maratón del Sobrarbe, carrera encuadrada dentro de la Ultra Trail Sobrarbe. Hay Media Maratón, Maratón y Ultra. La inscripción para las dos última era común.


Al final me desplacé el viernes a Aínsa. Tras una cena ligera, me acosté sobre las 23:00. Los nervios no me dejaron dormir del todo bien, y a las 4:30 sonaba el despertador. A las 5:15 ya estaba en el Pabellón Municipal para tomar el desayuno: zumo, café y algunas galletillas. Dudas: cojo el frontal, lo dejo, quito el cortavientos, al final lo cojo,… Me pongo crema solar. Corredores y más corredores pululando; todos parecen mejor preparados que uno. Pensamientos de inseguridad,…y ganas de comenzar e ir avanzando en los kilómetros.



A las 6:05, con puntualidad española, dan la salida en el campo de fútbol de Aínsa. Comienza el reto. Empiezo trotando muy tranquilo, al igual que casi todos. En las primeras rampas duras la gente (al menos la que me rodea), comienza a caminar y yo también, por supuesto. Así llegamos a los primeros avituallamientos, trotando en los llanos y bajadas, caminando al ascender. En los avituallamientos bebo agua e isotónica, como trozos de frutas y galletillas. Se me sueltan dos imperdibles del dorsal y he de parar en una bajada a ponerlos, espero que no me den más problemas,…no los darán. De vez en cuando cojo un puñadillo de pasas y alguna “chuche”. Así pasamos junto a San Beturián y después a San Juan de Toledo. Terreno muy “corrible”, con buena temperatura; da gusto.


Llego al avituallamiento de San Juan de Toledo (km. 17,5) bastante entero. Ahora comienza la temible subida al Collado del Santo (unos 800 mts de desnivel). Relleno el camel, bebo y bebo, como unos dátiles, naranja y plátano. Me pongo las gafas de sol. Respiro, y ¡hala, para arriba! Es la última subida larga y eso me alienta. Nos han dicho que hay sobre hora y cuarto. Me coloco en un grupeto formado espontáneamente; sube a un ritmo que puedo llevar (andando, evidentemente). Es una alegría ver la banderola de Trango que marca el collado. Km 22,4.


La bajada al Collado Cullivert (km. 24,5) por la vertiente norte de la Peña es un descenso no excesivamente pronunciado, pero el piso al inicio no es del todo bueno. Así que yo voy asegurando los pasos. Luego sí, ya por bosque, se puede correr y a gusto; pero se me hizo algo más largo de lo esperado, la verdad es que esperaba un tramo muy corto y rápido. Me quito la gorra y las gafas en los tramos de sombra, para ver mejor el piso, me los vuelvo a poner al sol,…


El siguiente tramo hasta Camino Las Planas es muy rápido. Bastante pista. Primero voy sólo, y voy ligero (sólo un poco), porque nos han dicho que se abandona la pista en un desvío señalizado por cintas y preferiría ir acompañado. Siento que voy bien hidratado, por que me sobra agua y tengo que eliminarla,… Aún así llego a pillar a un grupeto. El desvío se ve muy bien. Bonito bosque muy corrible. Algunas caras ya son conocidas, buena señal, el ritmo que llevo no es malo. Un corredor se tuerce algo el tobillo y su grupo le espera, es el grupo con el que he subido al Collado el Santo. La corredora lleva sangre en el codo, pero va como si tal cosa. Llego al avituallamiento, km 33,7.



El último tramo hasta Ceresa tiene un perfil aserrado pero en descenso. ¡Sólo quedan 10 kms! Esto está hecho,… Pues no. Recorrido rompe piernas. Y además empiezan a estar castigadas. Duro. A regular. Además el sol empezaba a calentar en los tramos descubiertos. En medio de un bosque aparece como un espejismo un avituallamiento sorpresa: agua y paradita que viene muy bien. En un momento hay una duda de varios corredores pero al final parece que vamos bien. En lo alto de una loma árida aparece un grupo de animadores y una fotógrafa. Tras esto, ya se ve Ceresa, a donde llego en algo menos de 6h. 30’. para los 43 kms.


He acabado una maratón de montaña. Objetivo cumplido. Alegría contenida. Siempre me pasa, al terminar una carrera tampoco siento mucho más, la alegría la saboreo poco a poco horas y días después.


Se acabó. ¿Se acabó?..

4 comentarios:

  1. Oscar no te inventes comarcas nuevas es Sobrarbe no SOBRABE.
    saludos, mas gramatica y menos correr

    ResponderEliminar
  2. Sí Señor; ya está rectificado. observo que lees y con atención, mis reseñas.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué barbaridad de carrera!. Un auténtico "rompe-piernas". No se ni cómo te has atrevido!. Enhorabuena. Estás loco, pero eso sí, en plena forma. ;-)
    Un abrazo
    Gonzalo :-D

    ResponderEliminar
  4. Buenos días:
    Tú corriendo ultras y yo carreras eléctricas. KV: mi record - 53m.
    Sky speed: espectáculo al mas puro estilo de los 100 metros olímpicos pero ca parriba. 100 de subida en 200 m. de longitud, una tapia, o pared. Cuando lo vimos nos asustamos. Solo pudieron correrlos dos o tres: Didier Zago y Luis Alberto Hernando, el resto reptando. 2m. me costó. El mejor tiempo en el Castillo de Montearagón era de 3m. 17s. desde abajo arriba, 80 m. en 280 de longitud.
    No sale tu resultado en la ultra.
    El 15. 2 KV en Villanua. Y en septiembre la CANFRANC-CANFRANC, que la han retrasado y si me va bien la haré.
    Tú descansa, que de momento yo no puedo. Aunque de la ostia me duele un poquillo la rodilla.
    Chao.

    ResponderEliminar