martes, 4 de septiembre de 2012

SALDO DE ESCARRILLA (22/07/2012)


Diez años después de visitarlo por primera vez, quisimos repetir la excursión al Saldo de Escarrilla. Sin mucho madrugar, en dos coches nos acercamos hasta la población del Alto Gállego, y aparcamos a la salida del pueblo a la derecha. Altitud de inicio: 1.205 mts.

Cruzamos la carretera y avanzamos unas decenas de metros por ella, para tomar una pista señalizada (El Saldo 40’) que al poco abandonamos para caminar por una buena senda que se interna en un pequeño bosque. Losa carteles y marcas de PR nos llevan a cruzar dos torrentes. Poco a poco el terreno se despeja y la subida, sin ser dura, se deja notar. El incómodo ritmo que imponen los más pequeños, rápido pero con multitud de paradas, se deja notar. El calor comienza a apretar y no recordamos la subida tan larga y tan dura. Además los 40’ se estaban convirtiendo en bastantes más. Cuando ya dudábamos de haber tomado el camino correcto, alcanzamos la pista que viene del pueblo y en la que de nuevo se indica “El Saldo”. Atravesamos un par de vallas y casi siempre en ligero descenso y cruzándonos con varios grupos, llegamos al fin junto a la cascada y poza. En total invertimos 1h. 30’. Altitud: 1.440 mts.

Habíamos traído bañador para los pequeños, pero un cartel prohíbe el baño, así que después de las típicas fotos tras la cascada, buscamos una sombra para almorzar. Como los críos no dejaban de hacer pinganetas, iniciamos el regreso por el mismo camino. A las 4h. 15’ de marcha estábamos junto al coche.

Se nos hizo más duro de lo pensado. El calor, el ritmo discontinuo, ¿La edad?,…Casi desechamos esta opción por demasiado corta, pero sin madrugar y sin querer llegar excesivamente tarde, ya estuvo bien la duración.


2 comentarios:

  1. Esta muy bien para ir con niños, desconocía este lugar, así que anotado queda, saludos

    ResponderEliminar
  2. Hombre, por fin una excursión que yo ya he hecho, sin pasos aereos expuestos, ni trepadillas, ni duraciones sobrehumanas.
    A mí también se me hizo más largo que lo que indica el cartel, y eso que iba sin crios. Claro que tardé un ratillo en encontrar la senda buena, unos árboles caídos la ocultaban y di alguna vuelta por los prados hasta hallarla, casi más por orientación que por indicaciones. Me gustó.

    NO AVANZAMOS NADA

    ResponderEliminar