domingo, 30 de diciembre de 2012

SAN SILVESTRE LAS FUENTES (30/12/2012)

La mañana salió soleada y no excesivamente fría. Hemos tenido suerte, no como la del sábado, envuelta en una espesa niebla.
Mis condiciones físicas no eran las óptimas, además de mis problemas musculares  llevo varios días con "mala gana" y algo flojo de fuerzas. De hecho ayer sábado me rajé para la subida de fin de año a Guara. Pero la San Silvestre Las Fuentes es "mi" San Silvestre, al lado de casa, por el barrio. Así que a las 10:30 ahí estaba dispuesto a realizar un digno papel.
 Como siempre, no falta representación de Os Andarines: Sabina, Enrique, Rafa, Yoli, Manuel, Luis, Chema,...igual me dejo alguno, pero llegué con el tiempo justo,...Este año la salida no coincide con la llegada, junto al Huerva, para evitar aglomeraciones en el estrecho camino, nos han hecho recorrer por asfalto unas centenas de metros para entrar en el parque ya algo menos "apretados".


Y como casi siempre que antes del pistoletazo piensas "tranqui" en estas carreras cortas, al salir te dejas llevar por la marabunta y poco a poco terminas yendo más deprisa de lo planeado. Tenía pensado trotar rondando los 5´ el kilómetro, pero al poco del inicio vi a Manuel  avanzar por un carril bici semilibre y aceleré el ritmo. Ya compartiría con él toda la carrera por los parques lineales del Huerva y del Ebro, al principio por delante  y después por detrás, para terminar juntos.
El tiempo según mi gps: 23:41 para 5,44 kms. (a 4´ 21´´). Algo lejos de mi mejor ritmo en esta carrera y más lejos aún de mi mejor marca en carreras de 5 kms. pero es lo que hay.

sábado, 22 de diciembre de 2012

PEÑA CANCIÁS por la vertiente sur (22/12/2012)



Participantes: Jesús y Oscar.
Fecha y meteo.: 22/12/2012; día soleado pero frío, sobre todo arriba.
Duración: 2h. 25’ a la cima de Peña Canciás. Ruta total de 5h. 15’.
Desnivel y longitud: 912 mts. a la cima de Peña Canciás. Ruta total de 1.029 mts. y 16,4 kms.
Dificultad: ninguna.

Tras tres meses de parón por diversas circunstancias, al fin me decidía a reencontrarme con el monte. Mis problemas musculares en el culete y mi inactividad aconsejaban una ruta no demasiado exigente. La elegida: Peña Canciás. Como Jesús había estado por el norte pocos meses antes, escogió ascender por el sur, desde Laguarta. Tras avanzar por la carretera de la Guarguera, aparcamos a la entrada del pueblo.  Unos cazadores nos indicaron el comienzo del sendero. Altitud: 1.134 mts.
  Empezamos a caminar junto a la “Casa del Señor”. Un cartel indica “Fiscal”. Seguiremos marcas de PR. Fuimos ascendiendo entre monte bajo; boj, erizones,…atravesando un par de veces un barranco por el que se nota que baja más agua de lo habitual. El piso estaba bastante embarrado. Tras un tramo por sendero avanzamos por una pista muy desdibujada. Después de alcanzar un colladete, nos tocó descender algunas decenas de metros; este tramo al estar orientado al norte tenía algo de nieve y hielo. Ya habíamos podido contemplar la ladera sur de Peña Canciás, según Jesús , “plana”,…

Pasamos junto a los carteles que indican el descenso al pueblo de Borrastre. Nosotros abandonamos las marcas y seguimos descendiendo unos metros para después encarar la empinada ladera final que nos llevaría al cordal de Peña Canciás. Unas cabras pastaban hasta que un comentario sobre un cabritillo y la cena de Nochebuena les espantó,…Parece que no, pero tira para arriba y de qué manera,… se hizo el silencio y sólo se oía nuestro resuello. Al alcanzar la divisoria se nos abrió una vista panorámica espectacular: desde el Bisaurín al Turbón, todas y cada una de las cimas importantes del Pirineo cubiertas de nieve y nítidas como casi nunca. Avanzamos por un corto tramo de cordal y pisábamos la cima de Peña Canciás. Llevábamos 2h. 25’. Altitud: 1.929 mts.  Arriba soplaba el viento y el sol, en pleno solsticio, no calentaba lo suficiente. Almorzamos, hicimos fotos, pero estuvimos menos de lo deseado. Regresamos por el mismo camino. Al final casi pasamos calorcillo, pero sólo al final. En total: 5h. 15’ de marcha hasta que paramos junto a una pequeña Central Hidráulica rehabilitada que antiguamente generaba electricidad para el pueblo.
            Por cierto, tras un par de días  el glúteo y compañía me duelen bastante menos; si es que,….

 Mis fotos

lunes, 10 de diciembre de 2012

ERMITA DE SANTA MARÍA DE IGUACEL (08/12/2012)





Participantes: Natalia, Paco, Miguel y Oscar.
Fecha y meteo.: 08/12/2012; día soleado, algo de fresco a la sombra.          
Duración: 1h. 20’ hasta la ermita. Ruta total de 3h.
Desnivel: 215 mts. hasta la ermita.  
Dificultad: ninguna.
 

El día amaneció con nubes en los puertos y mucho viento. Lo pronosticado. Días como éste, hay que buscar valles protegidos y soleados. La Garcipollera es una buena opción. Paco propuso caminar hasta la Ermita de Santa María de Iguacel, y para allá que fuimos. Qué mejor día que el de la Inmaculada para visitar una ermita dedicada a la Virgen, en este caso de Iguacel. Transitamos por la pista asfaltada de la Garcipollera, pasando la granja de Bescós. Después del desvío a Villanovilla algunos carteles y una barrera (levantada) nos inquietaron y decidimos dejar el coche algo antes de lo previsto. Pero bueno, se trataba de caminar, no importaba un poco más. Altitud de inicio: 980 mts.
Avanzamos tranquilamente por la pista, pasamos junto a las casas abandonadas de Acín donde vimos algunos vehículos. Vadeamos el río, por el que baja agua pero no suficiente para inundar el murete como en algunas ocasiones, y seguimos por la pista ascendiendo poco a poco. Protegidos del viento, el sol calentaba y sobraba algo de ropa, la verdad es que íbamos con demasiadas capas para la subida. Algunos tuvieron que quitarse alguna que otros tuvimos que transportar,…
Dejamos atrás la pista que asciende a Larrosa, pueblo abandonado por el que se interesó Natalia (para otro día). Quería haberles indicado la senda, pero se me pasó, quizás además las riadas de semanas atrás la habían desdibujado.
La pista estaba cubierta de nieve y a veces hielo, había que caminar mirando dónde pisabas. Dejando pasar algunos coches de los que quisieron caminar menos que nosotros, alcanzamos las inmediaciones de la ermita, ya con una buena capa de nieve. Altitud: 1.195 mts.  Habíamos tardado sobre hora y veinte.

Después de dar una vueltecica, tomar un tentempié (Miguel nada de nada)  y juguetear con  la fuente, emprendimos el regreso. En total invertimos 3h. en la marcha. Bajando, en algún tramo más sombrío, sí que agradecimos la cantidad de ropa que llevábamos.