martes, 12 de marzo de 2013

LA RACA desde Astún (09/03/2013)



Mientras los peques estaban en el cursillo y Ana esquiaba libremente por la estación, yo preferí dejar las tablas en el coche y sacar de la funda las raquetas. Aunque las previsiones habían mejorado, el día se presentaba con bastante nubosidad y estaba renqueante de mi catarro anual.
Así que me calcé las raquetas junto al telesilla de “Pastores” y comencé a ascender por el borde de la pista roja que baja hasta el remonte. Una pareja se me había adelantado por poco y algo más arriba un esquiador de travesía avanzaba  con un perrazo atado a él. La nieve estaba perfecta.
La pista bordea la loma panzuda que baja de La Raca por la derecha, para enseguida girar a la izquierda y remontar una empinada pala. A mitad de ella rebasé a la pareja, iban más tranquilos, y observé que el esquiador se había salido de la pista para avanzar más al sur bajo los escarpes rojizos  que defienden la loma cimera. Se me presentó una bifurcación de pistas, y decidí encarar la más empinada pero más directa de la derecha, que apenas tenía huellas. Haciendo algunas eses y sudando de lo lindo me presenté junto a  un balconcillo de la estación. Un tramo de pista negra me dejó bajo el tramo final. A mi derecha tenía los escarpes rojizos y una ladera demasiado vertical para las raquetas, así que siguiendo el lateral de la pista roja que baja de la cima fui ganado altura sin dificultades excepto unos metros bastante empinados que me dejaron en el cruce con una pista azul que baja más suavemente de la cima. Avancé unos metros por ella pero cuando gira para bordear la cima y llegar a ella por la vertiente de Canal Roya, me salí para avanzar por un cordal que me dejó a la derecha del final del telesilla. La cima presenta varias casetas eléctricas y algunas grandes  antenas. Para homologar la cima, y con ciertas dificultades, subí un montículo de nieve que me pareció el punto más alto. Llevaba casi 1h. 10’ de ascenso. Altitud: 2.278 mts.  

Cima de La Raca.

             Tomé un pequeño sorbo de agua, y tras reposar un ratillo entre esquiadores y turistas que habían subido en telesilla, inicié el descenso. La niebla estaba apareciendo y las vistas se iban reduciendo. En el cruce de la pista azul con la roja esperé a Ana que bajaba esquiando y me crucé con la pareja de raquetistas. Para descender di un pequeño rodeo respecto a la ida para evitar el tramo más empinado, aún así a tramos la pendiente era excesiva. En total: 2h. 30’ de marcha. 

2 comentarios: