lunes, 17 de junio de 2013

I ULTRA TRAIL CAZADORES DEL GALICIA (15/06/2013)

Capítulo I : EL CALOR.

 A las nueve y pico de la mañana del 15 de junio, unos 140  corredores (de 155 inscritos) estábamos pululando por la Ciudadela de Jaca.  A las 10 se daba la salida al I Ultra Trail Cazadores del Galicia. Además, primer campeonato de Aragón de Ultras. Paso de control de material y a esperar. Mira que le di vueltas al material y sobre todo a las 700 kcal obligatorias; al final me metí una bolsa de 300 gr. de frutos secos para superarlas; además, glucosas, pasas, gel, barritas, gominolas, carne membrillo marca Duplá y un minibocata de jamón cortesía de mi madre. A las 10 en punto se dio la salida.


Hay ¿personas? que comienzan una ultra como yo cuando salgo a entrenar 10 kms. No es mi caso,… Pero al inicio, con las fuerzas intactas, siempre te contagian para ir más aprisa de lo que debes. Aunque poco a poco  te das cuenta que aunque vas despacio, debes ir más despacio aún, y el grupo se estira y estira,… Callejeando por Jaca, (Catedral, Plaza Biscós,…) comenzamos a ascender al Hospital. Y allí tomamos la senda que asciende al Fuerte Rapitán. La subida es corta pero empinada. A andar se ha dicho. Me saludo con Igor, del Pais Vasco, que debuta en la distancia, como yo. Le comento algo del recorrido, por entretenernos. Tras coronar el Fuerte, vueltecica incluida, llaneamos por el cerro, correteando, me atrevo a encabezar un grupete que se ha formado. Descenso a Ipás, que deja correr pero poco, y tomamos una pista que asciende hasta las inmediaciones del pueblo abandonado de Bergosa, al que llegamos tras un corto trozo de sendero; ha llovido mucho este año, son numerosos los arroyos que debemos atravesar; en uno me resbalo y me medio caigo, jolín, en llano y me caigo, estoy bueno,...Unos rasguños en la palma izquierda y barrete en las pantorrilleras. Tras beber algo en el avituallamiento de Bergosa (km. 13), sigue la bajada hasta la Garcipollera. El descenso lo hacemos un grupete de cuatro, en el que Saioa marca el ritmo. Atravesamos el Ijuez por un andamio y llegamos al avituallamiento de Castiello de Jaca. (km. 16). Como. Bebo. Voy bien. El calor comienza a apretar, y más lo hace mientras ascendemos a la Sierra de Angelé, una pista de muchas revueltas nos marca el camino. Y efectivamente, camino. Menos aprisa que Saioa, que apenas ha parado en Castiello y se va. E igual de aprisa que un par de andarinas que van hablando mientras yo con resuello intento dejarlas atrás, no por dejarlas atrás, sino porque si no dejo atrás a alguien que va charlando,…Nunca sabré si eran de la carrera o no, y quienes eran, pero jolín con ese par,…Largo el ascenso a la Sierra de Angelé. Dureza y calor, o dureza por el calor. Y eso que un par de nubes nos dejaron algunos minutos de sombra. Llegar al collado es un alivio, aunque suponga recomenzar a  trotar por la pista que sube y baja hasta llegar a los pies del Grosín. (km. 21,5). Hay un avituallamiento, lleno los botes, el derecho de agua, el izquierdo de isotónica. No voy mal. Sé que el ascenso a Grosín es muy cortito pero durote (¿verdad Paco? sin embargo, ni lo subimos ni lo bajamos por donde lo hicimos contigo, pero es similar). Alguno paga ya el esfuerzo y va clavadote,…yo piano piano corono Grosín junto con un teniente con el que coincidiré muchas veces. A bajar, con cuidadín. Llegamos a una pista que asciende antes de comenzar la bajada a Caniás del Solano. Del Solano. Calor y solano,…Buf. Bebo y bebo. Y como algo, gominolas y no sé que más. Voy tirando. Atravesamos Caniás, no hay avituallamiento, pero hay que beber. De aquí se llanea y desciende a Asieso. Pega el calor, casi literalmente pega,…Antes de Asieso, me he bebido el litro que llevo encima. Y de repente, me noto muy flojo. Camino. Veo un par de corredores caminando también, incluso paso a uno. Pero flojeo. No voy bien y llevo menos de 30 kms. El calor… decido caminar hasta Asieso. A Jaca llego, y ya veremos. No, ya veremos, no; voy flojete y pienso que en Jaca lo mejor será retirarme; al año que viene me la prepararé mejor. Al final llego a Asieso, caminando. Claro que, tampoco me pasan apenas. Pienso que por aquí vamos despacio todos los de mi alrededor. Los voluntarios me indican que hay una manguera con agua. Lleno el bidón y bebo. Qué bien. Y qué pena, la ilusión que tenía en el ultra de Jaca y qué fiasco. Pienso en los catarros, en la tendinosis, en esta semana de estrés,…Toca bajar al Puente de San Miguel. Casi en el Puente, están filmando; me dicen, aprieta que te filmo, y, jolín, aprieto para que me filme,…uno tiene su vanidad,…no me van a sacar echo polvo,….Cruzo el puente y camino por la subida a la corona de Jaca. Correteo dando la vuelta al Cuartel de la Victoria. Y, ayayay,…que se me ha pasado la flojera,…ayayay que ya no me quedo en Jaca. Mi cabeza dice que para adelante, y no sé muy bien si alegrarme o  no. Entro al cuartel a las 5h. 12. (km. 35). Tenía previsto en mis cálculos unas 6h. 15’. Avituallamiento completo. Como, bebo, descanso; descanso media hora. Y sigo. Voy a seguir. Quedan 12 kms. para Atarés, donde llega carretera; y allí, ya veremos.

2 comentarios:

  1. ¡Vaya,vaya! No me habias comentado lo de " la media pájara" en la solana de Jaca...Si ya veo que me vas a matar de un disgusto.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, no creo que fuera ni media pájara (nunca he tenido una), creo que el calor me produjo flojera física y mental y pensar que me quedaban 60 kms...me hizo plantear el abandono precisamente para no sufrir.

    ResponderEliminar