lunes, 30 de septiembre de 2013

Una maratón inesperada: VII MARATÓN DE ZARAGOZA (29/09/2013)



Cuando el miércoles anterior informaban en TV Aragón del Maratón de Zaragoza, ni se me pasaba por la cabeza correrla. Pero había tiempo de apuntarse hasta el jueves. Y Ana comentó, en broma: “aún te puedes inscribir,…” Y entonces me vino la idea. Las previsiones para el fin de semana no eran buenas en la montaña, y se me estaba yendo al traste la salida dominical que tenía pensada. Así que me dije que si se confirmaban los pronósticos, me apuntaba a la carrera para hacer kilómetros de cara a la de Guara, ya que la semana anterior, el catarro me había restado kilómetros y ya hice “pirola” en  Oturia. El recorrido pasa un par de veces al lado de casa, siempre podía acabar allí. Y así fue: tiempo lluvioso en las montañas, sin lluvia el domingo en el valle. Una hora y media antes del cierre, le di al “click” en el ordenador, ¡hala! (Qué mal han hecho las inscripciones por Internet,…)
            La idea era juntarme con Marcos (que también iba a Guara) y sus amigos Carlos y Joaquín para ir a un ritmo llevadero, tras el globo de las 4h. Hacer kilómetros. El último entreno. Quizás más de lo recomendable a una semana vista, pero tampoco iba sobrado de kilómetros ni mucho menos.
            Nos encontramos en la salida, como siempre, bastantes caras conocidas, Manuel, Luis, Enrique, Alberto, además de Marcos y sus amigos…Y tras el pistoletazo, nos colocamos tras el globo de 4h. y a trotar. Salvo una parada técnica y el pequeño esfuerzo para enlazar, intentamos mantener un ritmo constante y llevadero. Íbamos hasta charlando, hablando de Guara y otras carreras. Los primeros kilómetros discurren dando vueltas por el Parque Grande; al final cansa un poco y se tienen ganas de entrar “en la ciudad”, ya por el km. 13. Antes de Cuéllar pasamos al globo para situarnos algo delante de él, se corre mejor sin tanta gente. El tramo del parque hasta el río, de los más entretenidos, avenidas conocidas, la ciudad desde otra perspectiva, gente.  Llegamos a la media maratón, en el tercer cinturón, en mi zona habitual de entreno urbano, cuando el invierno y su falta de luz me desplaza de los caminos. Por aquí aumentaron el ritmo Carlos y Alberto. Nosotros a lo nuestro. Pasamos enfrente de casa, por Echegaray; no me planteé abandonar. Luego un tramo con mucha animación en D. Jaime, Alfonso, Plaza del Pilar,…ya podía ser así toda la carrera,… 

De nuevo Echegaray y vuelta a pasar cerca de casa.  Unas revueltas por el Arrabal, las piernas empezaban a notar los kilómetros, pero pasaban de manera fluida. Llevábamos más de 30, la cosa iba bien, aunque ya íbamos hablando menos. O se nos habían acabado los temas o necesitábamos el aire, más bien lo segundo. Marcos me dijo que no quería que Carlos le ganara (pequeños piques entre colegas) y pretendió aumentar el ritmo, pero yo me negué, vete tú si quieres, le dije. Además Alberto había desaparecido, pero Carlos estaba no muy lejos y parecía que iba a menos. Joaquín en cambio, debutante, que aguantaba con nosotros, se había descolgado. Por fin encaramos la ribera hacia la Expo. Antes ya habíamos pasado a Carlos, que había “pinchao” y que se nos quedó. Marcos se animó y quería acelerar un pelín, pero me volví a negar, no quería gastar más de lo necesario, Guara estaba esperando. Nos limitamos a mantener nuestro ritmo pero, como se suele decir en el argot, íbamos “recogiendo cadáveres”, aunque nunca me ha gustado esa expresión, todo el que termina una maratón merece premio, pero los que han sufrido más, los que van al límite, tienen aún más mérito. 


Alguna revuelta por puentes y pasarelas, había mucha gente animando. El día era muy bueno, alguna nube, sin mucho calor, poco aire salvo en algún corto tramo. Nos acercamos al 40. Pasamos junto a la meta, allí estaban Ana y los peques. Sólo quedaba una revuelta de un par de kilómetros por el recinto de la Expo y aledaños. Desde el 39, los kilómetros se nos hicieron un pelín más largos, normal, supongo. Al final, entramos en meta (yo con Miguel, Pablo y Jorge escoltando) en 3h. 55’ 41’’. Objetivo cumplido, si no hay secuelas físicas aparte del cansancio. Esperamos que este último entreno más el descanso semanal sirvan para llegar a Guara mejor que si nos hubiéramos quedado en casa. Mentalmente desde luego sí, porque un maratón es siempre un maratón, duro física pero también psíquicamente. No es un paseo, no es un entreno largo, es un maratón,… 

            Viendo nuestro tiempo intermedio de paso por la media, 1h. 57’ 33’’, llevamos una regularidad aplastante. Los que llegaron delante de nosotros, pasaron la media en algunos o bastantes minutos menos. 

miércoles, 25 de septiembre de 2013

PICO BACHIMALA desde Biadós (23/09/2013)





Participantes: Jesús y Oscar.
Fecha y meteo.: 23/09/2013; día soleado y cálido, tirando a caluroso al final.
Duración: 3h. 25’ a la Punta del Sabre; 4h. al Bachimala. Ruta total de 7h. 30’.
Desnivel y longitud: 1.550 mts. al Bachimala; 1.700 mts. acumulado total. Ruta total de 14,4 kms.
Dificultad: trepadas fáciles; cresta poco difícil, pasos aéreos pero buenos agarres, entretenida.




Tras conducir los últimos 10 kms. por la irregular pista que lleva a Biadós, (tan pronto asfaltada como con baches) aparcamos antes de la curva final. Altitud: 1.720 mts.
Iniciamos la marcha tomando el sendero GR que sube derecho al refugio. Allí tomamos una senda que ya indica “Machimala 4h”. Asciende de manera fuerte entre bosque para alcanzar unas lomas herbosas que van ganando altura como una suave escalera hasta las inmediaciones del Collado de la Señal de Biadós. Para llegar a él hay que descender unos metros bordeando el Pico del mismo nombre. Allí realizamos una pequeña parada. Reanudamos la marcha afrontando de manera directa unas terrazas herbosas, final de la cresta sur de la Punta del Sabre. Pronto giramos algo a la izquierda evitando el filo, ya en el reino de la laja, pero al poco abandonamos la vía normal, que sigue bordeando la Punta del Sabre. Nosotros giramos a la derecha para alcanzar y abordar ya el espolón sur del pico. Un tramo de cresta, otro trepando por enormes lajas inclinadas pero con buenos agarres, más cresta, alguna trepada, y alcanzamos con no poco esfuerzo la airosa Punta del Sabre a las 3h. 25’ de marcha. Altitud: 3.139 mts. Parecía cercana desde el collado, pero costó lo suyo. El ascenso es bastante directo. Pequeña parada y continuamos cresteando; pese a algún paso aéreo y con patio a los lados, hay buenos agarres y digamos que no es difícil y se pasó sin sobresaltos. Tras atravesar una pequeña brecha el filo se ensancha antes de llegar a la cima del Bachimala o Machimala por su espolón sur. Altitud: 3.177 mts. Llevábamos 4h.




Después de almorzar, iniciamos el descenso por la vía normal. Descendimos hacia el oeste por un tramo de cresta fácil y ancha que pronto se vuelve una ancha ladera pedregosa que se desparrama bajo los paredones suroeste del Bachimala y de la Punta del Sabre, aunque nosotros continuamos algo más por el filo para ver mejor los Lagos de Bachimala. El pedregal pierde altura  rápidamente y el camino va realizando un semicírculo hasta enlazar con el de ida allí donde habíamos abandonado la normal. Tomamos el postre de ascender al Pico del Collado de la Señal de Biadós, justo encima del cuello, con la vana excusa de que “total, como desde el collado el camino baja y sube, subimos por el otro lado un poco más y luego bajamos también más”. (Lo mismo es  20 que 70,…). Luego un descenso a todo tren, y nos plantamos junto al coche (sedientos, pues el calor apretó) después de 7h. 30’ de ruta.
 

martes, 24 de septiembre de 2013

IBÓN DE ACHERITO DESDE LA MINA (21/09/2013)




Participantes: Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y meteo.: 21/09/2013; día soleado y cálido, viento fresquito junto al ibón.
Duración: 2h. al Ibón. Ruta total de 4h. 40’.
Desnivel y longitud: 645 mts. de acumulado total. Ruta total de 9,7 kms.



Igual que en la excursión anterior, otros diez años habían pasado desde que en 2003, visitamos por primera vez el Ibón de Acherito. Yo había vuelto por aquí, pero Ana no, y tenía ganas de repetir y de ir con los pequeños. Aparcamos en La Mina y comenzamos a caminar siguiendo los carteles. El día era espléndido, soleado y sin mucho calor. Altitud de inicio: 1.230 mts.
La senda está muy marcada y avanza ascendiendo por la derecha de un barranco, sin más dificultad que algunos tramos con barro que intentábamos sortear. Cruzamos el torrente para proseguir al Ibón dejando a la derecha el camino de la antigua calzada romana al Puerto del Palo. Y encaramos las cuestas más empinadas que nos dejaron en una nueva bifurcación. Los chavales iban como motos. Reagrupamos junto a los carteles y proseguimos realizando una media ladera bajo las pedregosas laderas del Mallo Cristian. Yo por delante junto a Pablo, que cuando quiere le gusta ir en cabeza y tirar de manera impensable para su edad, y Miguel que va sobrado en estas excursiones; habrá que darle otra vuelta de tuerca,…sin abusar. Por detrás, Jorge hacía compañía a Ana, algo justa de fuerzas; la ley de la naturaleza,…Sin novedad alcanzamos las orillas del Ibón en unas 2 horas aproximadamente. Altitud: 1.875 mts.



Varios grupos descansaban en las orillas, así que buscamos un lugar un poco apartado y dimos cuenta del almuerzo; soplaba un airecillo algo fresco, sin llegar a ser frío, pero suficiente como para que no estorbara algo de ropa de abrigo. Pese a eso, el día fue mucho mejor que diez años atrás, en el que la niebla rodeaba las peñas que delimitan el ibón al norte. Los críos no estaban quietos, de piedra en piedra, ninguna les convencía del todo, o mejor dicho, siempre pensaban  que era mejor la del vecino. No estuvimos mucho tras la comida. Enseguida comenzamos el descenso por el camino de ida. Si la subida fue buena, en la bajada mis montañeros preferidos casi corrían. Casi sin enterarnos estábamos abajo junto al coche, después de 4h. 40’ de marcha. 

jueves, 19 de septiembre de 2013

PUEBLOS DE BERBUSA Y SUSÍN DESDE OLIVÁN (14/09/2013)




Participantes:  Quique, Nacho, Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y meteo.: 14/09/2013; día soleado y cálido.
Duración: 2h. 15’ a Berbusa; 3h. 30’ a Susín. Ruta total de 5h. 10’.
Desnivel: 335 mts. de acumulado total.
 



Cuando Ana me propuso repetir con los críos esta ruta, no nos dimos cuenta que justo la habíamos hecho diez años atrás. Diez años son la mitad de nada, han cambiado algunas cosas y otras no. Aparcamos de nuevo junto a la iglesia de Oliván, y allí mismo un cartel marca hacia Berbusa, y allí aparecen también las marcas blancas y verdes. Altitud de inicio: 900 mts.
Al poco de dejar atrás las casa del pueblo, hay dos puertas-valla y una marca en medio; tomamos la de la derecha y dudamos, porque la senda avanzaba junto a un murete y no estaba muy marcada, pero vimos otra marca de pintura y nos tranquilizamos. Después de ascender entre matorrales de boj, la senda se bifurca: hacia Orós a la izquierda, hacia Berbusa y Ainielle a la derecha. Aquí la pendiente se suavizó algo y apareció el arbolado. Íbamos ascendiendo poco a poco, aunque se atraviesan varias torrenteras, lo que supuso descender, cruzar  y ascender de nuevo. De vez en cuando hacíamos paradas de reagrupamiento, así que avanzábamos lentamente. No recordé que Berbusa está cercano al río, y que la senda pierde casi toda la altura ganada en un cómodo descenso entre bosque. A las 2h. 15’, tras una bifurcación  (Ainielle recto, Susín a la derecha) nos topamos con algunas casas de Berbusa.   


No encontramos la iglesia y pensé que se habría caído. Tras atravesar el río y continuar ya por PR hacia Susín, en la otra ladera del Barranco Oliván, pudimos tener una visión panorámica de las casas de Berbusa y allí estaba la torre de la iglesia y varias casas más. Los árboles no nos dejaron ver el bosque,… Nacho tenía problemas con las botas y llevaba quejándose y caminando “pisando huevos” casi desde el inicio. En cambio, el resto de chavales iban como motos.  Tras ascender de nuevo, nos topamos con la pista que avanza paralela al río. La seguimos y cuando un ramal marcó 1,5 kms. a Susín, lo tomamos, aunque yo recordé que otro PR llevaba al pueblo por sendero. Pero ya teníamos ganas de comer y la pista ofrecía mejor piso a Nacho. Además Quique se paró a coger arañones para elaborar pacharán. Tras unos últimos 5’ descendiendo por sendero siguiendo el PR, entramos en Susín  a las 3h. 30’ de marcha. Altitud: 1.065 mts.  

 Visitamos la iglesia y algunas calles y comimos en la parte alta, en un porche con troncos cortados a modo de taburetes. Después, seguimos los carteles PR que indicaban a Oliván. La senda desciende hasta la pista, poco antes del puente sobre el río. Por aquí Pablo y Jorge bajaban riendo y corriendo y yo venga a decirles “en el monte no se corre,…” ¿? Después, ya por pista, llegamos a Oliván tras 5h. 10’ de ruta.
 

lunes, 9 de septiembre de 2013

MONTE ALBARÚN desde Villanovilla (26/08/2013)




Participantes: Feli, Jesús, Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y meteo.: 26/08/2013; sol y nubes, no excesivamente caluroso.
Duración: 2h. 30’ a la cima del Albarún. En total: 5h. 40’.  
Desnivel: 551 mts. a la cima del Albarún.  
 


Aparcamos en el centro de Villanovilla. Es un pueblo con bastantes casas rehabilitadas. Muy cuidadas todas. Altitud de inicio: 960 mts.
Comenzamos a caminar dejando atrás las calles del pueblo y tomando una pista con barrera (abierta cuando pasamos) que desciende al río y toma rumbo sureste, aunque nuestro objetivo está al suroeste. La pista llamada de los petroleros asciende en lazadas hasta el cordal de la sierra de la que el Albarún es el punto culminante. Aunque el ascenso es cara norte y entre bosque, la pista es ancha, de manera que en días calurosos el sol pegará de todas maneras. Afortunadamente ese día el sol alternaba con nubes y la temperatura era agradable para caminar.  Nos cruzamos con una pequeña excavadora que iba arreglando la pista. Mi madre preguntó al conductor si había senda, pero nos contestó que no era de allí. Poco a poco ganamos altura y llegamos al Collado de la Loma del Pacón de Acín. Aquí confluyen varias pistas: la que habíamos seguido nosotros; otra que desciende a Baraguás; y la que va siguiendo el cordal, que tomamos nosotros, ahora sí hacía el oeste. Antes hicimos una pequeña pausa para beber y descansar un poco.
La pista recorre la divisoria, así que tocó subir y bajar. A nuestra izquierda, veíamos desde Sabiñánigo a Jaca. Distinguíamos incluso las casas de Jaca.  A la derecha, Collarada y La Partacua estaban cubiertas por nubes. De vez en cuando aparecían indicios de las excavaciones de gas. Tras superar una loma tras un repechillo fuerte, ya vimos al fondo la antena que marca la cima del Albarún. Antes de abordar una última cuesta, dejamos a la derecha una pista con barrera que suponemos asciende más directa desde la carretera de la Garcipollera. Habrá que investigar. Después de 2h. 30’ de caminata los primeros llegaron junto al hito. Altitud: 1.551 mts. 



Nos hicimos las fotos de rigor, con cuidado de que no saliera ni la antena ni una caseta vallada. Y decidimos descender hasta una zona más llana a mitad de cordal. Allí almorzamos y descansamos. Reemprendimos el regreso por el mismo camino, cruzándonos de nuevo con la excavadora. En 5h. 40’ de marcha estábamos de nuevo por las calles de Villanovilla. No es una ruta bonita al ser toda por pista, pero había que subir, lo vemos desde casa,…y nos llamaba, lo prometo,..
 

sábado, 7 de septiembre de 2013

8 SUBIDA A LA FUENTE DEL PACO (24(08/2013)




FECHA:
24/08/2012.
DISTANCIA:
13,3 kms.
DESNIVEL:
475 mts.
DORSAL:
107
TIEMPO LISTADO:
1h. 11’ 09’’
TIEMPO CHIP:

RITMO:
5’ 20’’ /km.
PUESTO:
125/326(349)
PUESTO CATEGORÍA:
46/108
DISTANCIA GPS
12,78  
TIEMPO GPS:
1h. 11’ 00’’   
RITMO GPS:
5’ 33’’ /km.  
 





De nuevo me presenté en la salida de la Subida a la Fuente del Paco de Villanúa. Estando en Jaca, es casi obligado. Una carrera no muy larga, bonita, desplazamiento cómodo y con algunos amigos. Al igual que el año pasado, el mes de agosto había sido de baja actividad, desde la carrera de la Vuelta al Aneto un par de entrenamientos cortos. Pero bueno, se lo toma uno con calma, relativa, y sin pretensiones de tiempo, y ya está.
La mañana en Jaca amaneció nublada, pero poco a poco se fue despejando. Subimos en el coche con José y recogimos a Miren en Castiello. Al llegar a Villanúa, el día era espléndido. Allí se nos juntó Toño, que venía de Barós. Unos 350 corredores en total. No vi ningún “andarín. Hubo control de firmas, qué profesionalización,…
Se dio la salida, e intenté ir aprisa aunque sin abusar; se trataba de “coger” puesto por las calles de Villanúa para que al tomar el sendero y empezar a caminar, no te pille demasiado atrás. El último tramo asfaltado ya pica bastante y se agarran las piernas. El sendero lo realicé la mayor parte caminando, aunque hay algún trozo más llano en el que se puede correr. Al convertirse la senda en camino y luego en pista, ya se corre más que anda. En la Fuente del Paco hay avituallamiento y me tomé isotónica y agua. Sin pausa se continúa ascendiendo hasta atravesar un puentecillo. Tras él, la pista desciende. Algunos que en la subida iban más lentos me pasaron bajando como rayos. Yo a lo mío. Esperaba la segunda subida del día, casi a campo través, y que el año pasado fue una sorpresa. Me la tomé con tranquilidad caminando los tramos más empinados, aunque aproveché a trotar cuando la pendiente disminuye, y me permitió adelantar a alguno de los “bajadores”.  Tras un segundo puesto de avituallamiento y una subida final, iniciamos el descenso a Villanúa. Primero un poco de pista, luego una senda de las que me gustan, algunas eses entre bosque, allí me defiendo mejor y aceleré. Luego de nuevo pista en la que ya fui regulando. Alcanzamos el asfalto y las calles de Villanúa y tenía algo delante a los de delante. Me pasaron pronto un par de veteranos. Me quedé “solo”. El público aplaudía y animaba y se olía la meta, aunque quedaban un par de kilómetros llanos por las calles. Fui manteniendo y calculé que el tiempo no iba a ser malo, más o menos como el año anterior. En la última recta vi a Ana y los pequeños que salieron a animarme y me dieron alas para llegar. Al final, 1h. 11’ justos. Luego comprobé que 17’’ menos que el año anterior. Nada mal. A ver si en agosto del año que viene puedo no llegar tan escaso de entrenamientos.


jueves, 5 de septiembre de 2013

PICO PAZINO desde la carretera al Portalet (20/08/2013)




Participantes: Feli, Jesús, Miguel, Pablo, Jorge y Oscar.
Fecha y meteo.: 20/08/2013; día soleado, no excesivamente caluroso.
Duración: 1h. 40’ a la cima del Pacino. En total: 4h. 25’.  
Desnivel: 569 mts. a la cima del Pacino.  
 


Poco después del desvío a Sallent, nace a la izquierda de la carretera al Portalet una pista ascendente con un aparcamiento a unas decenas de metros. Estaba lleno, así que aparcamos en el borde de la misma pista. Tras el ensanchamiento, un cartel prohíbe el paso a los no autorizados. Altitud de inicio: 1.400 mts.
            Ascendimos por la pista, que tiene un par de desvíos, pero el camino al Collado Pacino está indicado. Además se podían seguir las marcas de PR. Subíamos dejando un gran tubo verde a nuestra derecha. Tras un tramo al descubierto, nos adentramos en la Selva de Sallent, bonito hayedo, con varias revueltas muy empinadas, pero bajo al sombra, se caminaba bien. Además los pequeños ya habían dejado de entretenerse con los saltamontes, así que avanzábamos a buen ritmo. Alcanzamos una planicie en la que hay una chimenea de ventilación. Tras otro corto tramo de bosque, varias revueltas ascendiendo cómodamente entre praderas nos dejaron en el Collado Pacino. Por aquí también abundaban los saltamontes, así que había que luchar contra las continuas paradas “a la caza de los grillos y saltamontes” Con un mayor con cada pequeño, la cosa iba  bastante tranquila.
En el collado hicimos una pequeña parada, y Feli y Miguel se adelantaron para remontar por un buen senderillo el cordal que asciende de manera bastante empinada el corto tramo que nos separaba de la cima del Pacino. El cordal es muy ancho y el sendero muy marcado. Tan sólo unos metros algo pedregosos antes de pasar una antecima, bajar unos metros y remontar la última loma que les dejó en la cima en 1h. 40’. El resto algún minutillo más. Feli dijo que llegó exhausta, los críos como si tal cosa, aunque como siempre Pablo al final manifestaba que estaba cansado. Altitud: 1.969 mts.




Nos hicimos unas cuantas fotos y comenzamos el regreso, con la idea de almorzar más abajo, al menos a la sombra. Al final descendimos hasta el comienzo del bosque, junto a la explanada de la chimenea. Agradecimos después de comer tener ya casi todo el descenso hecho, porque bajo el sol el calor apretaba. Sin embargo no pasamos excesivos agobios. Al final, invertimos 4h. 25’ en la ruta total.
 

miércoles, 4 de septiembre de 2013

FUENTE DEL PACO DE VILLANÚA POR SENDA (14/08/2013)




Participantes: Miguel, Pablo, Jorge y Oscar.
Fecha y meteo.: 14/08/2013; día soleado, agradable entre bosque.
Duración: 45’ a la Fuente del Paco. En total: 2h. 25’. 
Desnivel: 230 mts. a la Fuente del Paco; la ruta total de 280 mts. 



Aparcamos en las afueras de Villanúa, en la primera revuelta de la pista asfaltada que poco después ya sobre tierra asciende a la Trapa y a la Fuente del Paco. Allí nace una senda marcada a la Fuente del Paco. Altitud: 1.010 mts.
            El sendero comienza empinado y pedregoso. Poco a poco pierde algo de pendiente y el piso mejora. Aparecen por la derecha un par de ramales que también vienen de Villanúa. Nos adentramos en el bosque y la humedad se nota. Algunos descansos, alguna cuesta y el ya buen sendero se vuelve mejor aún, camino y al final pista, cerca de la Fuente del Paco, a la que se llegamos en tan sólo 45’. Y eso que hicimos las paradas pertinentes, leyendo carteles, que si veíamos setas, que si babosas,… Altitud: 1.240 mts.


Dimos una vuelta  a  ver cómo estaba el tema de las setas, vimos bastantes, pero ninguna buena. Quizás no dimos con el cado o es pronto para este lugar, esperaba más tras un verano de muchas e importantes tormentas. Tampoco los pequeños permiten grandes exploraciones, una mirada por los alrededores y poco más. Algunas “pecizas” tan solo. Había que llegar a casa a comer, así que retornamos por el mismo camino. Pablo y Jorge empezaron a ponerse en modo “gracioso”, alborotando de manera importante, y en el segundo desvío nos despistamos, tomando un sendero que nos dejó en Villanúa, pero no en el lugar en el que habíamos dejado el coche. La verdad es que me di cuenta al poco, al pasar al lado de una caseta, pero escogí tirar adelante en lugar de recular, para explorar. No merece la pena, porque luego hay que dar bastante vuelta y además en subida desde el puente. De todas maneras dejé a los chavales en los columpios y la subida “me la comí yo”, así que ellos no se vieron muy afectados por la equivocación. En total la ruta nos costó 2h. 25’.
 

martes, 3 de septiembre de 2013

PRADERAS DE GABARDITO DESDE CANFRANC (09/08/2013)




Participantes: Feli, Jesús, Miguel, Pablo, Jorge y Oscar.
Fecha y meteo.: 09/08/2013; día soleado, agradable entre bosque.
Duración: 1h. 45’ a las Praderas de Gabardito. En total: 4h. 35’.  
Desnivel y longitud: 520 mts. al Refugio de Gabardito. 7,4 kms.



Dejamos los coches a la entrada de Canfranc Pueblo, junto a la parada del autobús. Altitud: 1.040 mts. Comenzamos a caminar al borde de la carretera para enseguida tomar el sendero GR marcado. Enseguida nos internamos en el bosque de los antiguos viveros, que, cómo no, tenemos que visitar. Los críos iban como motos y había que pararles. Pronto llegamos a la Fuente de la Paja. Apenas baja por la pared, pero tiene agua en su interior y con una pajita se puede beber. No obstante por si acaso el agua no esta buena, les dejo aspirar y luego echar el agua. Tras alguna peleilla por el sitio, tú ya has bebido dos veces y yo no,…continuamos.
Un tramo al descubierto y de nuevo un bosque que superamos en pocos zigzags, y que lleva a la pista. Al volvernos podíamos ver Collarada, La Moleta,…La pista tiene algún repecho fuerte y pega el sol, por lo que hacía algo de calor, pero íbamos entretenidos y sin enterarnos apenas nos plantamos en la Fuente de los Abetazos. Como siempre, manaba abundante agua. Pero hoy queremos llegar a las Praderas, así que tras beber, reiniciamos la marcha. 
Seguimos por la pista, que a partir de aquí va bajo la sombra que proporciona el bosque que atraviesa, por lo que se camina más a gusto. Y tras varias eses y alguna cuesta, alcanzamos las Praderas de Gabardito. Bonito lugar. Verdes praderas, con la Magdalena al fondo, los Lecherines a la derecha,…Miguel y Feli se quedan bajo un fresno, a la sombra. Mientras los demás ascendimos hasta el Refugio de Gabardito. Llevábamos 1h. 45’. Altitud: 1.560 mts.


Comimos desperdigados alrededor del fresno, unos a la sombra, y los que tenían fresco al sol, de todo hubo. Y comimos mucho y bien. Luego siestecilla para los mayores mientras los más jóvenes cazaban saltamontes. Y para abajo, por el mismo camino y sin novedad, recogiendo hojas para una prueba que tenían que pasar los pequeños. Y con los roces habituales en la Fuente de la Paja en la que de nuevo tuvimos que parar. En total, 4h. 35’ de ruta.
 



lunes, 2 de septiembre de 2013

REFUGIO DE LA RIPERA DESDE PANTICOSA (03/08/2013)



Participantes: Ainhoa, Claudia, Gabriela, Ana, Carlota, Hugo, José, Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y meteo.: 03/08/2013; día soleado y muy caluroso; algunas nubes al final.
Duración: 2h. 10’ al Refugio de la Ripera. En total: 5h. 25’.  
Dificultad: 380 mts. Refugio de la Ripera. Ruta total de 8 kms.  




Dejamos el coche en el aparcamiento de la Estación de Panticosa, al lado de la telecabina. Altitud de inicio: 1.140 mts. El día apuntaba a muy caluroso.

Tomamos el sendero marcado que atraviesa el Río Caldarés pero no el Río Bolatica. Tras un repecho fuerte, la senda pierde violencia y empieza a ascender más suavemente, atravesando un bosque de abedules. Pronto atraviesa el río por el puente de La Zoche del cual se estaban lanzando a unas pozas unos chavales. Seguimos por la senda, que abandona el bosque y avanza algo más desdibujada por praderas. Los pequeños, que iban dándole a pipas y patatas, empezaban a acusar los efectos de la sal unidos a los del calor y pedían agua constantemente. Las paradas eran casi continuas. Ni llevábamos ritmo ni nada,…A quién se le ocurre  y más con el día que hacía lo de los aperitivos salados,… ni siquiera llevábamos gran cantidad de agua,…en fin,…
En una bifurcación desechamos continuar por la pista, y seguimos por el sendero que encara una última cuesta  y nos deja ya en el Valle de La Ripera. Atravesamos un torrente y giramos a la derecha para desembocar, ahora sí, en la pista de La Ripera. Al poco vemos a la izquierda el Refugio de La Ripera. Aquí se acabó la excursión. Paramos a comer al lado del Río Ripera en una sombra. Jorge y yo continuamos unos metros hasta llegar a la pasarela que atraviesa de nuevo el río. Altitud: 1.520 mts.
Almorzamos muy a gusto, mientras los chavales metían pies y piernas en el río y se lo pasaban de lo lindo. 

Como al fondo del valle aparecían nubes de tormenta, José propuso volver sin más demora. Así que eso hicimos, por el camino de ida. La sed apareció de nuevo, la verdad hacía calor, pero la sal también contribuía de lo lindo. Además yo no me atreví a dejar coger agua del río, por el ganado. Sin más contratiempos que algún tropezón, llegamos a Panticosa. Me acorde de una fuente al poco de iniciar la Pista a Hoz, y rellenamos a base de bien las cantimploras. En total,  5h. 25’ de ruta.