martes, 16 de diciembre de 2014

I CARRERA POR EMPRESAS ESIC (14/12/2014)



Un miércoles durante los entrenos,  Jorge propuso correr la I Carrera por Empresas ESIC. Se trataba de completar 8 kms. en un grupo de tres personas, pertenecientes a la misma empresa.  Carlos y yo no nos hicimos mucho de rogar. Era una buena y simpática manera de pasar una mañana de domingo. 
           
La mañana salió lluviosa, pero poco fresca. Y además la lluvia paró antes de comenzar. Quedamos un poco justos de tiempo y además en la consigna hubo un poco de barullo para dejar las mochilas. Así que llegamos tarde a la sesión de fotos previa.  Pero bueno, durante el recorrido nos hicieron varias. El circuito se componía de dos vueltas desiguales por el Parque Grande y aledaños. Al principio bastante “tráfico” pero enseguida se pudo correr bien. No había mucho público, salvo en la zona de meta, allí sí que se notaba cierta animación. Lo normal.
Nuestra idea era ganar, pero nos pusimos un poco detrás para que se confiaran, y ya luego nos dio pereza pasar a tanta gente porque veíamos que se quedaban muy pochos cuando les pasábamos como rayos. Encima murmuraban,…”estos, como son casi funcionarios, trabajan poco y pueden entrenar mogollón”,…Ya quisiéramos…Y además tuvimos que pararnos unas cuantas veces porque hubo gente que vino con el recibo, “que la luz es muy cara,…”, nos decían. Y nosotros a explicarles que la tarifa la ponen los gobiernos y tal. Miramos un par de facturas mientras subíamos la cuesta de “Las Ocas”, y estaba todo correcto. Bueno, a un cliente que nos abordó a orillas del Canal le habían estimado el consumo mensual un poco a lo alto, pero ya le explicamos que al mes siguiente le compensaría. Y luego otro que había comprado su contador, pero que le cobrábamos alquiler; mandaremos un correo para que le regularicen le tema…ya le explicamos que eso de la externalización,…la culpa la contrata…

Como no participaba nadie ni de Iberdrola ni de Gas Natural, etc…, de hecho ganamos en nuestra categoría. Objetivo conseguido. Al acabar podíamos haber gritado bien alto “Ganadores de la categoría de empresas eléctricas, los de Endesa”. Pero tampoco lo hicimos porque tras nombrarnos el “speaker” al llegar a meta, vimos venir hacia nosotros un grupo de más de veinte blandiendo su factura y la de su vecina, mascullando algo así como que ellos pagaban mucho más, que si podían reducir la potencia contratada, así que escurrimos el bulto tras unos de Ibercaja, aprovechando que al verlos también empezaron a recriminarles que ahora les cobraban comisión por las tarjetas y antes en la CAI no, y nos dirigimos a coger la bebida y el arroz con cordero, eso sí, cubriéndonos el logotipo para evitar sustos.
(Foto cortesía de Corriendo voy)


miércoles, 10 de diciembre de 2014

PUEBLO DE BERGOSA desde La Cantera (07/12/2014)



Participantes: Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 07/12/2014; sol y viento, día muy frío.
Duración: 45’ a Bergosa; 1h. 45’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 337 mts. en total. Ruta de 4,1 kms.


Dejamos el coche en La Cantera y empezamos a caminar por el Camino de Santiago dirección Castiello. Altitud: 806 mts.
Nada más dejar atrás la casa apareció el cartel que indica hacia Bergosa. Foto de inicio y comenzamos a ascender. Cruzamos las vías de tren y poco después una pista y ya por sendero iniciamos un fuerte ascenso. La senda está muy limpia pero tira para arriba de manera bastante directa, podían haberla diseñado algo más suave. No obstante al poco se suaviza la cosa. Las marcas de PR brillan por su ausencia. Pero no hay mucha pérdida pues se sabe la dirección a seguir  y tampoco hay muchos desvíos. Algunas flechas de pintura roja muy desgastadas indican también la senda a tomar en alguna bifurcación. Atravesamos el barranquete, únicos metros en los que hay que ir pendiente de los críos, y ya vimos las casas derruidas del pueblo, al que llegamos en 45’.       Altitud: 1.135 mts.

            Hacía mucho frío. Sobre todo donde pegaba el fuerte viento. Las vistas de Collarada son estupendas. También destacaba el Pico Lecherín. Tras algunas fotos, descendimos por trazas de pista hasta la fuente. 

Los chavales querían  toda costa jugar al escondite entre las casas, y les tuvimos que convencer que no. Pululamos entre las ruinas; entramos con cuidadín  a la iglesia, que tenía un belén; les dejamos corretear un rato; y tiramos para abajo, que el viento se metía por las rendijas de la ropa…Regresando nos cruzamos con varios grupos, menos madrugadores que nosotros. Al final, invertimos 1h. 47’ para la ruta total.


lunes, 1 de diciembre de 2014

IX CARRERA DE MULARROYA (30/11/2014)



De vez en cuando los milagros ocurren, pero fíate y no corras,…

Me apunté a la Carrera de Mularroya hace semanas. El auge de estas carreras es tal que pronto avisaron de que se iban a cubrir las plazas rápidamente y no pude apurar para ver cómo me encontraba, o si era conveniente. La fecha para mí era mala, pues tras la Behovia quería tomarme el mes de noviembre de descanso (y de hecho lo hice). Pero un poco por juntarme con compañeros de esto del trotar, otro poco porque desde que la corrí hace tres años han cambiado recorrido y distancia,…el caso es que me embarqué.  Ahora hay dos distancias, de 15 kms. y de 25 kms. Pero por supuesto, yo me apunté “a la larga”; un ultraman como yo,…siempre “a la larga, que se va más despacio”. Ultraman puede, pero “estalentao”, también,…

            De manera que allí me planté. Eso ya tuvo mérito, tentaciones tuve de quedarme en casita. Llevaba lloviendo dos días por todo Aragón. Y las previsiones para la mañana del domingo era de llover, y no poco. Entre eso y la inactividad,…Conduciendo hacia La Almunia no cayó ni gota. Se veía la sierra con algo de niebla, y también había por la carretera. Pero llover, de momento nada.

            Dieron la salida y como siempre, la gente salió en estampida. Me imagino cómo sería en la de 15 kms. Yo al principio seguí a Jordi y Pablo “andandaeh” pero muy pronto vi que no era mi ritmo y lo bajé un poco. Creo que no lo suficiente, porque con las primeras cuestas ya noté que no iba a ser mi día. Se transita por pistas, senderos, casi siempre por monte bajo, aunque hay tramos de pinares. Tras la primera subida importante, tocó bajar por pista. Veía a Pablo allá delante y como no le perdía, lo tomé de referencia. Pero no me notaba ni fuerte, ni con muchas ganas,… En una segunda subida por una pista que realiza unas eses, caminé más de lo que hubiera hecho en circunstancias normales. Pablo se alejó. Y bajé un piñón,… Me iban adelantando corredores. Esperaba con ansia el avituallamiento porque tenía bastante sed. Nos cayeron un par de veces unos minutos de “calabobos”, pero poca agua y poco tiempo. Había tramos de barro, pero tampoco demasiados. Bajando, ya sin referencias, recuperé un poco el ánimo. Los kilómetros pasaban y la carrera ya nos había puesto a cada uno en su sitio; reconocía “camisetas”, unas veces delante, otras detrás,… Un voluntario, intentando animarnos, nos dijo “sólo os queda llano y bajada”,…Maldición,…al poco apareció la última subida, la más empinada. Bueno, en ésta al menos pasé a algunos y no me pasó nadie. Vi algo delante a Jorge “andandaeh”. Le alcancé y me contó que iba tocado, llevaba una semana de antibióticos y gastroenteritis, y tenía la maratón de Málaga el fin de semana siguiente,…En una corta y pequeña subida me puse a andar pero me dije que ya valía, así que recomencé a trotar. Al poco de un avituallamiento, unos voluntarios ofrecieron de nuevo agua y la cogí con fruición,… tenía una sed que no era normal,… Quedaban los cinco últimos kilómetros en ligera bajada o llano y por pista. Haciendo cálculos, bajar de las dos horas y media era casi imposible, así que puse el mejor  ritmo que podía a esas alturas, más que nada por las ganas de terminar, pero sin echar el resto, lo poco que me quedaba. Se me hicieron larguísimos los últimos dos kilómetros,…más que nada porque fueron casi tres, en mi GPS, y en otros, salieron casi 26 kms., nada de 25.  Menos mal que no forcé, hubiera sido en vano, incluso sin el kilómetro de más. Al final,  llegué a meta en 2h. 36’ 17’’. 

            Poco después de llegar, estando ya en el Pabellón, empezó a llover con fuerza. Vaya milagro no haberme apenas mojado. Pero claro, una cosa es eso y otra esperar otro segundo milagro y que las tres semanas de asueto hubieran dado como resultado ir tan fino como si hubiera entrenado,…Para correr, hay que haber corrido,… De vez en cuando los milagros ocurren, pero fíate y no corras,…

Buena organización, buen ambiente, buen  aperitivo y muchos amigos y compañeros.
 Fotos: cortesía de Andandaeh.

lunes, 24 de noviembre de 2014

NABAÍN o SANTA MARINA desde Ascaso y EL CONFESIONARIO de Sieste (22/11/2014)




Participantes: Javier, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo: 22/11/2014; sol rayado por nubes; día nada frío, demasiado templado para las fechas.
Duración: 1h. 30’ al Nabaín;  3h. 20’ la ruta total. Al Coñomundo 50’; en total 2h.  8’.
Desnivel: 798 mts. la ruta al Nabaín; 210 mts. la del Coñomundo; 1.008 mts. totales acumulados.
Dificultad: ninguna al Nabaín; al Coñomundo cuerdas, cadenas y sirgas para descender a la poza.

Pese a que la nieve caída ha desaparecido salvo en caras norte o cotas bastante altas (cosas de las temperaturas excesivamente altas para las alturas de año), escogimos un pico conocido pero “bajito” en el que yo aún no había estado: Sierra de Santa Marina o Pico Nabaín. Bueno, más bien Jesús lo escogió, como casi siempre. Así que condujimos hasta el Sobrarbe y dejamos el coche en el pueblo de Ascaso. Altitud de inicio: 997 mts.
Abandonamos las casas del pueblo por una pista al norte y tomamos un sendero amojonado hacia la izquierda. Comenzamos a ascender de manera importante las faldas del Nabaín; al principio por lajas inclinadas, luego ya entre erizones. Llegamos al cordal, que en ese punto cae vertical hacia la vertiente oeste, y giramos al norte pudiendo ver ya al fondo el punto geodésico. La pendiente se suaviza algo. En 1h. 30’ alcanzamos las ruinas de la ermita de Santa Marina, situadas sobre la redondeada cima. El hito está colocado sobre un muro semiderruido. Altitud: 1.795 mts. Al poco apareció un caminante con una bonita perra. Las vistas son excepcionales, sobre todo de las cimas de Ordesa y Añisclo, de las Tres Sorores a la Tres Marías.





            Tras almorzar y hacer algunas fotos, descendimos por el mismo camino. Nos cruzamos con varios grupo. En uno de ellos estaba Javier Franco, de Os Andarines. Un ciclista ascendía con la bici sobre sus hombros,…Es duro el ciclismo,… En menos de 3h. y media estábamos de nuevo en el pueblo de Ascaso.
            Como la excursión era corta, Jesús tenía prevista una segunda parte. Cogimos el coche y nos dirigimos a Sieste, y después avanzamos hacia el “Condado de San Martín”. Antes de llegar, en una curva a la derecha de 180º, pudimos dejar el coche. Altitud: 700 mts.
Allí nace el sendero que indica ”El Confesionario”. Tras algunos metros llegamos al Barranco de Sieste, que atravesamos para seguir por un sendero que avanza paralelo a él, dejando el cauce a nuestra derecha. La senda asciende bastante y con fuerte desnivel, dejando el río muy abajo, pero luego, descendiendo un  poco, alcanzamos el río que a partir de ese punto se desploma hacia abajo violentamente en varios saltos. Para llegar a nuestro destino se puede atravesar el río y descender por sendero dando un pequeño rodeo, o bien no atravesarlo y realizar un par de cortos descensos por terreno muy pendiente, embarrado y resbaladizo, sin salirse del barranco. Para evitar sustos, estos tramos están provistos de cuerdas. Esta segunda opción escogimos, y nos plantamos bajo la figura denominada “El Confesionario”, aunque popularmente e incluso también en algunos mapas y carteles es llamada “Coñomundo” o “Coñolmundo” o “El Coño del Mundo”. Cada cual,… Altitud: 880 mts.


Llevábamos 50’ de marcha. Unos ciclistas, con malas explicaciones o mal entendidas, estaban por allí y pretendían descender por el cauce con ellas.  Desde aquí se puede seguir descendiendo por el barranco, pero el río de nuevo cae por una bonita cascada. Un nuevo tramo muy vertical provisto de cuerda y cadena permite proseguir el descenso. Para “sacar” las bicis de allí, los ciclistas tuvieron que atar las bicis a la cuerda,… Primero bajaron ellos con sus vehículos, y más tarde nosotros. Aquí desemboca el sendero comentado antes y ese es el camino que los “beteteros” debían haber tomado.


De manera que tras un amago de seguir por el cauce, dieron la vuelta y ascendieron por el sendero. Nosotros continuamos descendiendo por el cauce, ya que sabíamos que a pie sí es posible, pero creyendo que al final nos mojaríamos. Sin embargo, buscando los mejores pasos, al final no tuvimos que meter las ·patas” en el agua, si acaso alguna vez media bota,…Eso sí, algunos no se libraron de algún culetazo, pues las rocas estaban a tramos muy resbaladizas. Llegamos al sendero y de ahí en unos minutos al coche. En total, en algo más de dos horas realizamos la circular.

lunes, 10 de noviembre de 2014

50ª BEHOVIA -SAN SEBASTIÁN (09/11/2014)



Por tercer año consecutivo me apunté a la Behovia-San Sebastián. Me animó a “tripitir” el que fuera la 50ª edición, y que el año pasado me quedé a medio minuto de rebajar la hora y media, de manera que el objetivo este año estaba claro.
            Quedamos en la estación Idoia, Miren, Iñaki, Aitor, José y yo, cada uno con sus tiempos en mente, sus nervios, sus historias,…pero bromeando y riendo todo el trayecto en tren. Este año apuramos un poco para no esperar después demasiado. Pero luego tardamos bastante en poder coger un autobús lanzadera, así que al bajarnos de él, Aitor y yo, “los del dorsal rojo”, íbamos justitos de tiempo. Tuvimos que despedirnos y trotamos hacia la salida. Vimos el globo de 1h. 30’ del tercer cajón rojo, y nos quedamos ya junto a él, aunque en realidad nos correspondía el primer cajón. Pero supusimos que estaría ya más difícil poder acercarnos a su globo. Hacía fresquito pero no frío.
Tras la cuenta atrás, comenzamos con la única idea seguir al globo de 1h. 30’. En algún momento pensé en adelantarme un poco para ir por terreno más despejado, pero preferí no hacerlo.  
            Javi, el voluntario que portaba el globo, nos llevó muy bien y se lo agradezco; controlando los ritmos siempre cercanos al 4:30, conociendo que hay que ganar el tiempo que se pierde en las subidas en las bajadas y llanos. Aún tenía ganas de animarnos y darnos consejos. Los primero kilómetros pasaron y sentía que aguantaba bien. Llegó la subida a Gaintxurizketa, que quizás se me hizo más larga que otros años porque iba pensando que todos los segundos por encima de 4:30 los tendríamos que recuperar bajando, y más miedo que las subidas me daba el tener que mantener ritmos altos en llano. Al llegar al km. 10 vi que llevábamos unos 20’ de margen. Íbamos  con el crono “controlado” y yo continuaba con las buenas sensaciones, las de ir a un ritmo que podía mantener. Eso sí, había que aguantar así. El tramo nuevo no es tan rompepiernas, pero tiene una subida corta y dura: Capuchinos. La Behovia no es una “casi media maratón” al uso; sus subidas y bajadas hacen que no puedas pretender llevar un ritmo constante. Aitor, por supuesto, también se mantenía ahí.
            Luego, hasta los pies del último alto, el terreno es más o menos llano y Javi nos impuso un ritmo casi constante un pelín por debajo de 4:30. Comenzamos a ascender Miracruz. Tras un tramo más largo pero más tendido enlazamos con el recorrido de otros años, cuando la cosa se pone más empinada. Seguía sin problemas al globo, pero no sin esfuerzo, apretando los dientes. Íbamos pasando gente “clavada”. Me acordé el primer año cuando por pleno Puerto de Pasajes  me pasó un grupete con el globo de 1:30 como una centella,… Esta vez estaba yo ahí dentro,… Coronamos el alto, y ya algunos pusimos un piñón más para lanzarnos hacia el Boulevard. El primer kilómetro y pico en bajada, luego la cosa pica ligeramente hacia arriba, y tras un último giro a la izquierda, la larguísima recta final,… Cuando quedaban 2 kms. ya comprobé que, salvo lesión, me iba a sobrar  tiempo, de manera que pude estar atento a la presencia de Ana y los chavales, que esta vez se pusieron más cerca de meta que de costumbre.  Los últimos metros no me lancé a darlo todo (tampoco me sobraba demasiado), no era necesario,…y pude saborear la entrada. Pese a las previsiones de lluvia, y que por la noche llovió, las nubes no descargaron ni una gota. Al final, 1h. 28’ 45’’. Objetivo conseguido. 

lunes, 3 de noviembre de 2014

MONTE DE SAN SALVADOR desde San Juan de la Peña (01/11/2014)



Participantes: Natalia, Paco, Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 01/11/2014; día soleado y hasta caluroso.
Duración: 1h. 45’ al Monte de San Salvador; 5h. 40’ la ruta total.
Desnivel: 346 mts. al Monte de San Salvador.

Quedamos con Natalia y Paco en el aparcamiento del Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña. En horario casi de domingueros. Ellos vienen directos desde Zaragoza. Aun así, llegaron un pelín antes, a nosotros se nos pegaron las sábanas,… Altitud de inicio: 1.200 mts.
Nos preparamos rápidamente y comenzamos a caminar atajando por la explanada hacia la pista asfaltada que transita hacia el Monte de San Salvador.  Tras avanzar por ella un rato, la abandonamos para tomar un sendero señalizado con carteles. Una senda muy limpia y muy marcada avanza por la cresta. Nos permitió observar unas bonitas vistas hacia la vertiente sur, un enorme mar de nubes, que terminaba bruscamente en los paredones de la sierra. 


El camino avanza entre erizones, por terreno despejado. Tan solo se nos presentó un corto tramo rocoso de un par de metros, algo vertical, pero que apoyando las manos para trepar o utilizando una estrecha vira se salva sin dificultad alguna. Íbamos china chana, tranquilos, y paramos para beber junto a las antenas. En un momento dado ya vimos al fondo la Ermita de San Salvador, levantada sobre la cima. Casi al final, desembocamos en la pista, ya convertida en camino de tierra, que llega casi  a la ermita.  Llegamos a nuestro destino en 1h. 45’. Altitud: 1.546 mts. 


             Como era pronto para almorzar, hicimos varias fotos, visitamos la ermita y decidimos ir bajando por la pista. Los chavales se quejaron porque estaban muy entretenidos jugando entre árboles cercanos,  pero es lo que tocaba. Tras avanzar un rato por la pista, decidimos comer en un claro. Se estaba de miedo con el solecillo. Aún buscamos y encontramos algunas setas, eso sí, casi todas agusanadas. Tras la comida, reanudamos el descenso por la pista. Lo hicimos muy tranquilos. En total invertimos 5h. 40’. 

lunes, 20 de octubre de 2014

MALL D'ARTIGA, PENE NEGRE Y TUCA BLANCA DE POMERO desde la Besurta (17/10/2014)





Participantes: Javier-Javisa, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo: 17/10/2014; sol, viente fresco en altura que evitó que fuera un día caluroso.
Duración: 2h. 20’ al Mall; 4h. 42’ al Pene Negre; 5h. 25’ a la Tuca; ruta total de 7h. 56’.
Desnivel y longitud: 1.455 mts. de desnivel acumulado; ruta de 15,6 kms.
Dificultad: pendientes herbosas muy inclinadas; trepadetas al Mall y a la Tuca (I).




Aparcamos en La Besurta. Hay sitio, es viernes y fuera de temporada alta. Altitud: 1.900 mts. Bromeando con la posibilidad de encontrar ceps, comenzamos a caminar.
Tomamos la senda a Aigualluts. Pasado este trasvase natural, continuamos por el Valle de la Escaleta. Como su nombre indica, en forma de escalera. Avanzamos llaneando y salvamos uno de sus escalones, siguiendo la senda pero cruzando el torrente sobre piedras en lugar de utilizar el puente. Jesús dijo que era optativo,… Nuevo llaneo y abandonamos La Escaleta en un cruce señalado para ascender al Col de Toro. Lo recordaba más largo. En unos minutos estamos sobre el precioso Ibón. Nuestro objetivo es la altiva montaña a su derecha. Ahora ya sin senda, afrontamos pendientes herbosas rodeando manteniendo la cima a nuestra izquierda, para encarar después ya directamente una ladera muy pendiente, de escalones de hierba que nos dejó en una brecha a la derecha de la cima. “Medio kilómetro vertical” que Javi, convertido en Javisa ( su alter ego en las carreras de montaña) acometió a toda máquina. Jesús y yo menos aceleradamente. Un montañero, mudo, que se encontraba a mitad debió alucinar, él iba china chana parando para tomar resuello. Tras llegar a la brecha, tocó trepar (I) para salvar una pared rocosa (pese a que yo insistí que era salvable por la derecha, lo había leído) y nuevas trepadetas para alcanzar la cresta y la cima. En 2h. 20’ estábamos arriba. Javier en 18' menos,…Altitud: 2.709 mts.



             Aneto desde el Mall d'Artiga
Al rato llegó el montañero, seguía mudo (igual sí era mudo,…). Descendimos, esta vez  salvando la pared cómodamente (nunca me hacen caso,…) y nos plantamos en el Ibón. 
 Ibón de Col de Toro
Evidentemente la cosa no acababa ahí. Afrontamos más pendientes herbosas fuera de sendero para pisar la cima del Pene Negre, (mal pensaos,… debe significar algo así como Peña Negra,…) la cima a la izquierda de Ibón. Altitud: 2.576 mts.


 Mall d'artiga desde el Pene Negre

Y tras bajar unas decenas de metros, nuevo ascenso por  terreno algo más rocoso pero similar, en el que también hubo que usar algo las manos, hasta la Tuca Blanca de Pomero. Altitud: 2.697 mts.  


 Aneto desde la Tuca Blanca de Pomero

Que es blanca por el lado que no subimos,…Desde esa cima descendimos de manera más directa hasta el Col de Toro, siguiendo unos hitos, pero no sendero, que pasan por unos laguitos. Tras llegar al Col, por fin el sendero de ida, que nos llevó hasta el coche, aunque esta vez si optamos por usar el puente. En total: 7h. 56’ de ruta.

Así pues subimos a tres cimas: un Mallo o Mal, una Peña o Pene, y a un Pico (Tuca , en aragonés).

lunes, 6 de octubre de 2014

VI ULTRA TRAIL GUARA SOMONTANO (4/10/2014)



Esta vez sí oí de fondo “El último mohicano”, antes del cohete que anunció la salida, aún de noche, pues este año salimos a las 7:00. Con frontal.


 Tras el recorrido en grupete por las empedradas calles de Alquézar,  ya en fila nos dirigimos a Asque. Subes y bajas, y ascenso a un lomo de la sierra. Iba seguido por Marcos, pero en un momento le perdí. Iba amaneciendo. Terminó la subida y mientras nos dirigimos a Asque, observé cantidad de setas que jalonan el sendero. Apareció un pueblo algo lejano aún,  pero era Colungo, Asque estaba ya mismo. Sorbito de agua y a seguir.
            El segundo tramo al principio es rápido, a correr por pista. Charlé con un 7:45 que conocía de un entreno en junio por Juslibol. En una rampa fuerte me pasaron como centellas los dos primeros de la carrera de 50 kms. Qué barbaridad. Bajamos para recorrer las Pasarelas del Vero. Y a subir a Alquézar. Escaleras, tramos empinados, y llegan las calles del pueblo. Aunque el avituallamiento es completo, tampoco comí mucho. Beber sí. Estuve unos minutos, como no llegaban mis compañeros, decidí seguir poco a poco, ya me pillarían. Iba bien y había que aprovechar. 

            Tocaba la primera subida larga, me acordé del año pasado, de cómo apretaba el sol, las ganas de zambullirte en las Balsas de Basacol. 


Hoy íbamos más temprano, y se notaba. Tras el ascenso, a bajar por sendero algo pedregoso. En un traspiés noté que el gemelo izquierdo se puso durete,…de momento la cosa no fue a más, pero me acordé del sobrecillo de magnesio que llevaba, y pensé en tomarlo en el siguiente control. En un momento me di cuenta que llevaba el dorsal con dos de los tres agarres rotos,…¡vaya! Algo tendría que hacer si no quería perderlo. Por un momento, pensé lo largo que se me estaba haciendo este tramo y lo que me quedaba,…pero me acordé que el año pasado también se me hizo largo.  Terminó la bajada y por pista y de nuevo tocó subir, a un collado. Seguía a buen  ritmo. Había que pensar sólo en el siguiente punto de control. Llegué: Collado de la Ermita de la Virgen de la Viña. Llevaba 26 kms. Me dejé la chuleta con los tiempos del año anterior, pero sentía que iba más rápido. Solté el dorsal, le di la vuelta y lo enganché boca abajo. 

Tampoco paré mucho, eso sí, me hidraté bien. Me olvidé de hacer pis, cosa que solucioné en un abrigo en la roca que hay junto al camino, y de tomar el magnesio,… Aprovechando que me pasaron varios mientras expulsaba líquido, me puse tras ellos. Siempre ayuda. No recordaba tan bonito este tramo. Bajando al Tranco de las Olas, me pasó el de 7:45, iba fuerte y aprovechaba, me dijo. Me di cuenta que yo también y tiré tras él. Es curioso,  a veces tiran de ti si te pones tras un grupo; otras te acomodas y en realidad pudiendo poner un piñón más, te retienen; pero si te dejas llevar, en ambos casos puedes pensar que vas bien a ese ritmo,… Llegó el Tranco de las Olas y allí estaba  Jesús. 


No quería parar mucho para seguir al 7:45, pero, maldición, se quedó justo sin batería; y entre “espera” y “te hago otra”, se me fue el compañero. Vi a Lucas parado con problemas gástricos, ya supuse algo al verle, pues tira más que yo.  Javi al parecer también los había sufrido y estaba a 5’. Si no, de qué,…La subida al Collado de las Almunias la hice a buen ritmo. Al final me pilló Jesús, resollando (que no lo niegue que le oí) que se había quedado a hacer alguna foto más, pero porque de nuevo me paré a mear,…que si no,… Apareció Fran “Andandaeh”, con sus fotos y sus ánimos. En el puesto de control me quité alguna piedrecilla de la zapatilla, de nuevo me hidraté bien, alguna foto más, y para arriba, que nos esperaba la subida a la Sierra de Balced, larga y dura. Casi toda es por pista. Puse un buen ritmo e incluso pasé a algún corredor. Recordé que el año pasado íbamos charlando Jordi, Marcos y yo y nos pasaban,… Me puse al lado de dos corredores de Elche, iba a  pasarles pero apretaron algo el paso y fuimos juntos; así se nos hizo la subida entretenida, charlando,…cómo no, de carreras,…les señalé el Cabezo, preguntaron si lo subíamos,…¡no! lo que faltaba,… El último tramo es por sendero. 


Apareció Monrasin, que como Fran, estuvo en todas partes, no sé de que manera lo conseguían. Tocaba el largo descenso a Rodellar. Corrí lo que pude, lo que las piernas y el piso dejaban (jó, se me había olvidado tomarme el magnesio también en Las Almunias,…). Casi al final apareció Jesús de nuevo y nos pasó Ramón. Llegué al punto de control de Rodellar (km. 44) a las 6h. 44’. El año anterior invertimos 7h. 26’. Allí estaba Javi, recuperado ya, y que salió como un exhalación,…no le fuera a pillar,…jeje,… ”Este ahora aprieta y me sacará 3 horas”, dije a Jesús. Me cambié camiseta y calcetines de la bolsa que nos llevó la organización, comí, bebí, descansé  un poquillo, llamé por teléfono a casa, y como no venían los compañeros, continué. Y me tomé el magnesio, esta vez sí.  
Nos esperaba uno de los tramos nuevos, en lugar de bajar ya al Mascún, lo hicimos al Puente de las Cabras (allí oí a  Fran dándome ánimos mientras apretaba el pulsador)  para luego subir una cuesta que se hizo larga y muy dura. 


Cerca del mediodía, con el sol apretando,…¡vaya emboscada!,…La bajada por Andrebot tampoco es muy allá, el piso no es bueno. Tras un control sorpresa llegamos a la Surgencia del Mascún, bajo el famoso delfín. En realidad había que desviarse unas decenas de metros para tomar agua, yo lo hice, y volver por tus pasos a la ruta. Tras pasar el cauce, bastante seco este año, comienza la temida Costera. Nueva cuesta inmisericorde,…llevando la anterior todavía reciente en las piernas. Allí estaba Monrasin y su cámara,…


Después de la última subida larga (lo que no quiere decir que hayas pasado lo más duro, porque lo más duro siempre es lo que queda), se llanea y se llega a Otín donde había agua. De nuevo afrontábamos un tramo nuevo, por las Fajas del Mascún. Tramo  muy bonito, pero con patio a un lado, me acordé mogollón de Marcos y sus miedos,…Podía trotarse, y más el último trozo de esta parte hasta Letosa. Yo iba corriendo a ratos intermitentes, para no quemarme pero para no acomodarme,…por aquí pasé a un ruso (por la banderita lo supe) que estaba cogiendo agua de un riachuelo. Nos pasaríamos varias veces,…De nuevo muchas setas por los bordes del camino a Letosa. Km 58,6.

Comencé el siguiente tramo a La Bellostas junto a un veterano  malagueño, iba con el tobillo castigado y quería más bien andar; así que tras charlar sobre lo bonita que es esta carrera (porque lo es,…) y sobre los 101 kms de Ronda, le abandoné viendo al fondo arriba las casas de Bagüeste. 


Tras atravesar las casas derruidas, se baja a cruzar el Isuala. El año pasado nos mojamos hasta la rodilla, éste se pudo atravesar sin pisar agua. Lo hice con Roberto Rodrigo, conocido de otras carreras. Así, entretenidos charlando,  llegamos a Las Bellostas. Km 66. Allí escuché como se retiraban unos pocos. Quedaba aún una hora y pico de luz, así que tal y como entré, salí, tras comer y beber, eso sí. Inicié el nuevo tramo con un corredor de Alquézar con el que había ido también un poco cerca de Bagueste; iba más rápido pero una parada técnica le había retrasado. De nuevo se fue, y de nuevo otra parada técnica le retrasó, y de nuevo me pasó,… Iba oscureciendo; me puse detrás de otro corredor un rato hasta que decidí parar a ponerme la térmica y el frontal. Tramo duro por el mal piso, y tendencia a subir, pero en cuanto podía, trotaba. Dejamos a la izquierda la Peña de Surta. 


 No recuerdo en que pensaba. Iba sólo, viendo un par de frontales separados algo delante. Iba bien. Tras una revuelta, de repente, apareció el Collado de Pedro Buil, nuevo puesto de control. Qué subidón. Km. 75,6.
Cuando iba a salir, un corredor preguntó si salía alguien, y yo contesté que sí. Es bueno ir acompañado de noche. David, de Barbastro. Un fiera que venía del UTMB y corría esta carrera por cuarta o quinta vez. Más rápido que yo, pero este año con poca motivación, dijo. En este tramo el recorrido tiende a bajar, aunque hasta el último trozo hay subidas; pero el terreno no es del todo malo y a veces hasta bueno, así que en cuanto la cosa no picaba para arriba, nos obligábamos a trotar. En honor a la verdad, era yo el que más veces proponía correr, iba bien y si trotas los kilómetros pasan antes,… Parece que falta poco, pero aún quedaban veintitantos…Si puedes, hay que trotar, si no se hace eterno,…Me sentía fuerte, dentro de lo que cabe. Llegamos a Mesón de Sevil. Alguien me deslumbró con un foco y me saludó. Era Fran,…No lo esperaba allí. Que tío, la currada que se pegó para sacar fotos en diversos puntos,…Un corredor decía que abandonaba allí, y…abandonó. Km. 83,8.

Nosotros salimos sin mucha demora. Pista descendente a la Ermita de la Viña. A trotar. De vez en cuando parábamos. A David no le entraba la comida y me pedía coca cola y se reponía. Y a trotar de nuevo. Me invitó a irme sólo, pues vio que yo quería correr más. No me lo planteé. Se va mejor acompañado,  charlas, te animas, y ¿qué iba a ganar?,… ¿minutos?,… además, jeje, su frontal era una pasada. El mío ya iluminaba poco y no encontraba las pilas de repuesto en la mochila. Llegamos al giro de 180º donde el año pasado dudamos con Marcos. Luego subida tendida, avituallamiento sin personal,  y bajada a la Ermita. Allí comienza un sendero que baja a un barranco. Ahora David se puso delante y marcó un buen ritmo de bajada. No pensaba correr por aquí. Luego la subida, andando, parecía no acabar.  Al fin llegó el llano y trotando por una pista alcanzamos el asfalto. La subida desde la carretera al centro del pueblo es empinada, pero aceleré, el control estaba tan animado como el 2013. Qué bien entró el chocolate con bizcocho,…David llegó unos segundos después, pero no quiso chocolate. Km. 97. Nos quedaban 5,6 kms… Ahora sí, faltaba poco,…



Sin mucha demora, salimos para afrontar la última subida. Por pista se sube casi a la Ermita de San Gregorio. Me puse a caminar, pero a fuerte ritmo. David venía por detrás. No miento si digo que yo hasta hubiera trotado un poco. Pero llegamos arriba, y los dos nos pusimos a correr   descendiendo por la pista. Así continuamos por el sendero que baja a Alquézar, ya veíamos la Colegiata. David se puso delante y bajamos,…deprisilla. Las ganas de llegar y, por qué no decirlo,…que venían por detrás varios frontales, (luego nos sinceramos,…je,je). Nos lanzamos por el sendero y luego ya por el  empedrado de las calles de Alquézar. Llegamos juntos, como tenía que ser.  Tras 18h. 08’ y 102 kms.. Y en bastante buen estado. Cansado, las plantas doloridas, pero muy entero.
PD: gracias a Monrasin, Fran ,  Sr. Ornitorrinco y por supuesto, Jesús Sanagustín, por las fotos.

Montaje fotos-música 

jueves, 2 de octubre de 2014

IBÓN DE ARNALES desde el Balneario de Panticosa (27/09/2014)



Participantes: Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 27/09/2014; día soleado y cálido.
Duración: 1h. 40’ al Ibón de Arnales;  4h. 55’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 672 mts. al Ibón de Arnales; ruta total de 6.8 kms.

Aprovechando la buena temperatura y las buenas previsiones, nos decidimos a abandonar el Valle del Aragón, algo más trillado últimamente y conducir hasta Panticosa para acometer el ascenso al Ibón de Arnales. No madrugamos demasiado, pero no hacía falta. Aparcamos casi junto al Ibón de Baños y tras pocos preparativos comenzamos la ruta, por el sendero que asciende a la Fuente de la Laguna, camino al Garmo, Arnales y Pondiellos. Altitud de inicio: 1.634 mts.
La senda realiza unas cuantas eses, entre bosque pero por piso más bien rocoso, para alcanzar la Mallata Baja de Argualas. Allí hicimos una pequeña parada. Reanudamos la marcha ascendiendo ahora de manera importante, y ya por terreno despejado, hacia la Mallata Alta. La ruta es empinada, pero los chavales respondían bien. A la derecha veíamos la cascadilla que forma el torrente de desagüe del ibón. En la Mallata Alta debíamos encontrar el desvío a los ibones. Allí apareció, a la derecha de una gran roca, marcado con pintura roja y rotulado incluso (casi no se distingue) en otra roca al poco del desvío. En realidad en ese punto confluyen tres sendas, a la derecha la nuestra, al frente, el sendero hacia el Collado de Pondiellos o Garmo, y a la derecha cruzando un torrente, supongo que el camino para ir al Garmo más directamente.
La pendiente se suavizó. Se atraviesa una pequeña pedrera, que gustó a los pequeños, no entiendo porqué,… y pasando entre vallas de protección anti aludes, llegamos a una zona casi llana en la que apareció el primer Ibón de Arnales, casi un charco grande. Muy poco después, llaneando, siguiendo hitos dispersos ya sin apenas sendero, llegamos a las orillas del verdadero Ibón de Arnales. Habíamos tardado 1h. 40’. Y sin despeinarnos,… Altitud: 2.300 mts.

             Almorzamos allí. Las aguas eran de una transparencia casi perfecta. Los chavales estuvieron jugando entre las rocas y en la orilla, y no querían bajar,…pero había que hacerlo. Regresamos por el camino de subida y salvo alguna parada técnica y alguna otra para beber, sin nada reseñable. Les gustó la visita al templete alrededor de la Fuente de la Laguna.  En 4h. 55’ completamos la ruta.


martes, 30 de septiembre de 2014

PEÑA OROEL Y VIRGEN DE LA CUEVA DESDE EL PARADOR (20/09/2014)



Participantes: Gabriel, Lucas, Virginia, Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 20/09/2014; día soleado y con temperatura suave.
Duración: 1h. 25’ a la Cruz de Peña Oroel;  2h. 20’ a la Virgen de la Cueva; 5h. la ruta total.
Desnivel y longitud: 538 mts. a la Cruz de Peña Oroel; 791 mts. la ruta total.

Aparcamos en el Parador. La pista asfaltada, sobre todo al inicio, está cada vez peor. Muchos coches estacionados pero tenemos sitio. Sin mucha demora, comenzamos el ascenso comandados por los tres “mayores”, Gabriel, Lucas y Miguel. Altitud de inicio: 1.186 mts.
Tras el primer tramo de ascenso, empiezan las curvas de herradura que están numeradas. Tuve que arrancarle de las manos a Pablo la piedra con el número 1, ya que se la llevaba. Han considerado un total de 33 y con los pequeños nos entretuvimos en descubrir dónde estaba el número, que han pintado sobre piedras sueltas, troncos, y rocas,…





Tal fue el ritmo que impusieron que nos plantamos en el Collado de las Neveras en  1h. 05’. Y sin pausa continuamos hacia la Cruz, a la que llegamos en 1h. 25’. 

Como íbamos bien de tiempo, decidimos bajar a la Ermita de la Virgen de la Cueva, pese a que yo advertí que se hace largo, el descenso y el ascenso posterior, y que está algo derruida. Sin parar más que para hacer unas fotos y sacar los bocadillos de Gabriel y Lucas, que fueron comiendo mientras bajaban, volvimos por nuestros pasos hasta desviarnos hacia la ermita por la senda indicada mediante carteles. Pablo tuvo una urgencia, y mientras las damas se quedaban con los pequeños, tuve que apresurarme para pillar al trío que bajaba escopeteado. Llegamos a la ermita a las 2h. 20’ de ruta. La entrada está casi taponada por rocas. Almorzamos en una mesa de cemento y los jóvenes se dedicaron a visitar la cueva, entrar en la ermita pese a nuestras recomendaciones, trepar,…

             Encaramos la subida, que con la tripa llena daba una pereza,…y tras alcanzar el Collado de nuevo, nos tocó descender por el sinuoso sendero. El piso estaba algo húmedo. A la subida no se notó, pero a la bajada había que ir con cuidadín. Sin embargo eso dio igual para la avanzadilla de tres, que bajaron casi corriendo,…perseguidos por Virginia que no dejaba de gritar que fueran más despacio. Los de retaguardia llegamos abajo a las 5h. de marcha.

lunes, 22 de septiembre de 2014

X PUYADA A OTURIA (Mi Puyada) 21/09/2014



La Puyada a Oturia la tenía apuntada entre las carreras pendientes. Unos días antes me decidí; pensé que me serviría de buen entreno para la Ultra de Guara y desde Jaca el desplazamiento es corto. No obstante no las tenía todas conmigo, me habían hablado de la dureza de la misma y comprobando la clasificación de otros años advertí que el número de inscritos no era elevado. Temía que sólo se apuntaran los buenos,…Pero a lo hecho, pecho.
            Como el sábado me dio pereza ir a por el dorsal, el domingo estaba ya una hora antes del comienzo. Hice tiempo tomando un café y haciendo los deberes, y me dirigí a la salida. Saludé a Ramón y Luis Angel, y hala, al control de firmas. Pasadas las 8:30 dieron el pistoletazo, común para los de la distancia larga y para los de la corta, la media maratón. Esto tiene un inconveniente, se supone que los de la corta salen más despepitaos si cabe que los de la larga. El dorsal es distinto (los de la media era morado), pero por detrás no lo ves... y no sabes si sigues a gente que va más deprisa porque tiene que “chuparse” la mitad  que tú,… Por las calles de Sabiñánigo el grupo se estiró, y cada cual tomó posiciones. Al poco empezamos la subida a la Sierra de San Pedro, bonito sendero entre bosque, pero que pica para arriba que da gusto,…A caminar se ha dicho, y luego a caminar –correr. Corriendo parecía que el isquio derecho quería molestar un poquillo y endurecerse. Pero pronto pasó, al aminorar la marcha en alguna subida. Tras culminar el monte de Santa Engracia, para abajo,…Notaba que íbamos deprisilla, nada que ver con el ritmo de las ultras, más parecía una carrera de esas de “veintipocos”. Llegamos abajo. Había avituallamiento sólido y pequé,… me tomé un gel,…yo, el antigeles,…Tocaba cruzar el río Basa. Allí estaba Ramón haciendo fotos. Vi a los de delante buscar por dónde vadear el río y fui  hacia ellos,…Ramón gritaba que qué hacíamos, que era solo agua,…  total que no hubo foto y al final tuve que meter los dos pies hasta el tobillo porque no había por donde evitarlo,…

Con los pies mojados comencé la subida larga. Primero llegamos a Osan, donde Luis Angel estaba haciendo fotos. Y seguimos hasta San Román. Ya iba casi solo porque aquí se desviaron los de la media (qué envidia). Les dije a los del control que si podía pintarme de morado el dorsal y tirar para abajo, pero me dijeron que nanay,… Sube que te sube por sendero íbamos ganado desnivel. Por aquí correr poco, algunos tramos me obligaba a ello para no caer en la tentación de caminarlo todo. Me pasó un compañero, pero desde atrás veía que más o menos mantenía distancia con el y con un grupete de cinco del que ya me sonaban las camisetas, no las caras: dos señoras y dos caballeros. No es que fueran todos juntos, simplemente la carrera había hecho que fueran cerca unos de otros. Todo acaba, y la subida de San Román al llano de Santa Orosia también acabó. Por cierto, amenizada al final con un gaitero. En el llano, pues eso, se llanea hasta la ermita, aprovechando para trotar (correr, lo que es correr,… eso ya había pasado a la historia). En el avituallamiento, tomé líquido, frutas secas,…y,…volví a pecar,…un segundo gel,…
            Qué poco paraba la gente en los puestos de avituallamiento. Todos mis predecesores habían salido ya, excepto un corredor de la zona que se estaba quitando piedrecillas de la zapatilla. Salí para afrontar el tramo de subida que nos quedaba hasta la cima del Oturia, con el compañero  detrás. En lugar de seguir la pista, se acorta fuera de sendero y luego ya se toma hasta San Cocoba. Poco después ya viene el desvío para encarar el cordal del Oturia.  Cómo se agarraba a los cuádriceps,…Pero como me junté con el grupete e incluso pasé a casi todos, iba animado. Llegué a la cima del Oturia en 3h. y algún minutillo. Y llevábamos 20 kms. No iba mal la cosa. El inicio del descenso, fuera de sendero, es terrible. Pues oye, aquí una de las damas bajó a un ritmo indescriptible,… ¿Cómo podía bajar así por semejante terreno?,…se nos fue a todos,… Yo seguía a un compañero de fatigas, el de la piedrecilla en la zapatilla. Llegamos al  inicio del sendero de bajada a Satué, donde había un puesto;  el resto se había quedado algo atrás y aparecieron cuando nos íbamos. Un voluntario nos dijo que teníamos suerte de que íbamos en grupete y podíamos hablar, que los demás habían pasado con cuentagotas…¿Hablar?,…y además “el grupete” se disgregó pronto:  a la kamikaze la he vuelto a ver en las fotos del pódium, llegó la primera; el que iba delante se adelantó una centena de metros, y a los de detrás tampoco les volví a ver,...la maldición del voluntario, para qué diría nada,…
            La bajada a Satué se hizo larga, larga,…si alguno lee esto y no es corredor pensará que las bajadas son el chollo de las carreras éstas,…pero no,….te machacan las piernas; aunque eso sí, dan cierto descanso a los pulmones.  En realidad llega un momento en estas pruebas que te viene mal subir, por los pulmones, bajar, por las piernas, y llanear, por las dos cosas,..
            Ahora tocaba subir a Isún y bajar a Osán, parece un trabalenguas,…pero en realidad era un “trabapiernas”, un auténtico rompepiernas de subes y bajas por margas. Llevaba como referencia al compañero de delante y ello me ayudaba a correr a tramos, a caminar otros,…De nuevo apareció Ramón y esta vez sí, hubo fotos y me animó, parece ser que iba bien de tiempo…Si tienes piernas puedes estar en 5h. y poco,…me dijo (¿o sería 5h. y pico?); yo le contesté que tenía piernas,…dos,…pero castigadas,…

Ya no me acuerdo si le vi antes de Osan o después, creo que antes,…y tampoco (lo prometo) si en Satué u Osán me tomé un tercer gel,… y pequé tres veces, como San Pedro, sí, que da nombre a la Sierra. Lo que sí recuerdo son tres cosas: una, que el que me precedía se me fue; dos, que al rato un voluntario me indicó el camino y me gritó que habían pasado 18,.. (¿sólo 18?) y tres, que volvimos a cruzar el Basa, esta vez sin apenas mojarme, y estando en el ultimo avituallamiento, apareció un corredor como un galgo,…no era siquiera del grupete mencionado,…se cogió un gel, sin agua y siguió como si le fuera la vida. Los del puesto supusieron que llevaría agua en el camel, porque un gel a palo seco,… y me preguntaron que si íbamos juntos. Les dije que no, pero que aunque hubiéramos ido juntos, hasta aquí hubiéramos llegado, porque a la marcha que salió,…
Siguió un rato  el sube – baja, por terreno árido, y te dejan ver Pirinarium  allá cerquita para luego, en lugar de tirar directamente hacia la meta y la gloria (me refiero la gloria en la que te quedas al acabar)  hacerte encarar el último ascenso a la Sierra de San Pedro. El voluntario que indicaba que tiráramos hacia arriba es el más odiado de la carrera. Yo desde luego le odié. Y eso que ya lo sabía. De nuevo los cuádriceps al poder, y tras unos 34 kms. la cosa no está para estas alegrías,… pero mira por donde allí delante cerquita vi al galgo del avituallamiento y me animé; de hecho subiendo me puse detrás, a unos metros de cortesía. Un par de voluntarios arriba en el control te avisaban de que la subida se acaba; este puesto se lo dan a los que mejor se han portado durante el año,…creo que reciben hasta besos. Un pequeño tramo más bien llano y a bajar,…Bajaba como Heidi y Pedro por las praderas pero,…upsss, de repente noté que los músculos de la pierna izquierda los  tenía a puntito de caramelo, un paso anormal por lo que sea y la cosa parecía que  iba a agarrotarse. Aminoré un poquillo. Había que apuntar. Se acabó el bosque y se acababa la Puyada. Pero antes un trocillo de pista semiasfaltada por donde los isquios volvieron a avisar. Una voluntaria en la entrada de Sabiñánigo daba ánimos con unos gritos espeluznantes. A la entrada de Pirinarium  me tropecé y casi fui al suelo,…hubiera sido de chiste. En 5h. 24’ después de la salida, cruzaba la meta.  Puesto 20.

Epílogo:
Me costó varios minutos cambiarme de calzado y calcetines; cualquier intento de estirar las piernas me agarrotaban los músculos que amenazaban con subirse, bajarse o yo que sé,  los isquios sobre todo. La estampa era de risa, con el calcetín seco colgando de los dedos sin poder introducirlo por completo. Hubiera sido lamentable tener que decir a alguien que me los pusiera,… Temí no poder  conducir, pero al final estirando los brazos pude acabar la faena. No sé el porqué (me refiero porqué este día sí, y otros con muchas más horas de navegación no,…). Me hidraté bien, comí, bebí,…quedan dos opciones: haber ido demasiado deprisa  para mí, o haber entrado poco. O que esto es la Puyada al Oturia, una carrera sólo para los buenos,….


domingo, 7 de septiembre de 2014

DE CANFRANC ESTACIÓN A JACA ( Camino de Santiago) 25/08/2014



Participantes: Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 25/08/2014; sol, calorcito.
Duración: 55’ a Canfranc; 2h. 05’ a Villanúa; 4h. 15’ a Castiello; 7h. 05’ la ruta total a Jaca.
Desnivel y longitud: 223 mts. de subida y 598 mts. de bajada acumulados en la ruta total de 23,36 kms.

 Hace ya ocho años, en 2006, realizamos un primer tramo del camino de Santiago aragonés con el grupo Esbarre. Llegamos a Canfranc-Estación desde Somport. En realidad comenzamos la etapa antes,  en Les Forges d’Abel, en Francia. Hace tiempo teníamos la intención de continuar al menos hasta Jaca.  Y hoy nos decidimos, con los chavales. Era una etapa larga pero en ligera bajada… Nos desplazamos desde Jaca y dejamos el coche enfrente de la antigua estación de Canfranc. Entramos en Información y Turismo para sellar nuestras credenciales, y adquirimos otras para los chavales. Tras sellarlas, nos preparamos y comenzamos a caminar.
Después de un primer tramo junto a la carretera, el camino la abandona para internarse en bosque por un bonito sendero, bien trazado y con buen piso blando, de los que resultan muy agradables. Con tendencia a perder altura pero con subes y bajas, casi sin enterarnos llegamos a Canfranc-Pueblo. Llevábamos unos 55’.  Allí bebimos agua de la fuente sita junto a la iglesia y continuamos dejando atrás las calles del pueblo para cruzar el Puente de los Peregrinos y seguir por sendero, algo más descubierto pero muy agradable también. Cruzamos por debajo de la carretera un par de veces y ya pisando terreno más pedregoso y más seco nos acercamos a Villanúa. Antes de llegar a sus calles pasamos por la entrada de la Cueva de las Guisas. Entramos al pueblo en 2h. 05’.


Nada más entrar en Villanúa, hicimos una parada para beber y comer algo. Los chavales iban muy bien. Aunque Jorge a veces se quejaba algo de la garganta. Tras la pausa, continuamos junto a la carretera y después por una pista que discurre paralela a ella. Fue un tramo más aburrido. Menos mal que íbamos contando las flechas amarillas pintadas a lo largo del camino, pues habíamos hecho “una porra” al respecto. Después de cruzar la  carretera pasamos junto a una colonia salesiana y se asciende casi hasta Aratorés. El cansancio y algo de aburrimiento por lo monótono del camino comenzaba a aparecer en los pequeños, sobre todo en Jorge que se seguía quejando de la garganta. Así que comenzamos a canturrear el “carrasclas” para entretenernos.



Tras transitar unos metros por la carretera que desciende de Aratorés, se continua por un camino pedregoso y seco, nada que ver con el primer tramo hasta Villanúa.  Asciende ligeramente y luego va descendiendo hasta llegar a los arrabales de Castiello de Jaca. Llevábamos unos 4h. 15’ de camino. Descendimos por la calle de Santiago, bebimos agua en un par de fuentes, y ante el apetito y las ganas de descansar de los pequeños decidimos comer en un parquecillo antes de atravesar la carretera. Jorge definitivamente estaba algo pachucho. Pablo y Ana cansadetes. Miguel iba como una rosa.  Comimos y descansamos un poco. Aunque excepto a Jorge, al resto pareció desaparecerles el cansancio por lo que enredaron mientras comían… Cruzamos de nuevo la carretera y paramos otro poco al llegar al puente que atraviesa el xxx. Lugar en el que muchas otras veces  hemos estado de visita, permaneciendo un buen rato tirando piedras y atravesando el río por las antiguas piedras colocadas a tal efecto.
El calor apretaba, así que decidimos proseguir para terminar cuanto antes. Entreteniendo a los chavales con juegos para que no se aburrieran de caminar, avanzábamos poco a poco. Pasamos por varias casas conocidas: la del desvío a Bergosa con su figura del peregrino y su fuente, la del centro ecuestre, una casa rural,….el Puente de las Grajas,… en cada sitio hacíamos una pequeña parada par alentar a los chavales, beber un poco y tomar aire.
Al fin, tras el último repecho que sube de la Ermita de San Cristóbal, llegamos a Jaca, al Paseo de las Canteras, donde se ubicaba el antiguo Banco y Árbol de la Salud en el que tantos peregrinos se sentaban a recobrar fuerzas y reponerse. Habíamos tardado 7h. 05’ desde Canfranc Estación. Unos 24 kms. Un etapón que los pequeños habían aguantado con un mérito enorme, sobre todo Jorge con sus anginas (al día siguiente se las diagnosticaron).  Todos llegamos cansados, eso sí. Y se hace largo por aburrido el tramo de Villanúa a Castiello. Ese fue el peor. De hecho ya lo sabíamos.
  



Como apunte final, al día siguiente realicé el recorrido en sentido inverso para recoger el coche. Invertí algo menos de 2h. 30’. Sin contar paradas para beber y “desbeber”, 2h. 19’. Y contabilicé según el GPS unos 23, 36 kms. Eso sí, con los desniveles con signo inverso,...