lunes, 7 de abril de 2014

I KDR TRAIL CRESTAS DEL BISONTE (06/04/2014)



Primera edición de una nueva carrera por los montes de los alrededores de Zaragoza. Animado por varios compañeros de fatigas, la comodidad del desplazamiento y el obligarme a empezar a meter desnivel y kilómetros de cara a otros objetivos hicieron el resto. Allá que fui.
            Cada vez somos más en este mundillo, pero aparqué y de cada tres coches, de dos salía alguien que conocía, de trato o simplemente de vista de otras lides.  Me junté con los Andandaeh, que eran multitud, también vi Corredores del Ebro, a Angel con los Trials,…¿Dónde estaban Os Andarines? Al final aparecieron Luis y Enrique. Alberto había causado baja. Vi alguna camiseta más con el rayito, pero no les conocía.
            Apartado de excusas: cero. Esta vez no hay. Menos desnivel acumulado esta temporada del que quisiera, apenas he hecho montaña quitando raquetas por Astún, pero eso es lo que hay y lo que habrá, si no es por una cosa será por otra. Ni resfriados, ni lesiones,…
            Objetivos: “disfrutar” y comenzar a darle caña a las piernas. Intuía que el tiempo rondaría las dos horas. Pero eso dependía bastante del terreno,…
             Puntualmente dieron la salida y comencé intentando regular, pues no las tenía todas conmigo. Los tramos estaban marcado con carteles. El primero que vi, rezaba “ El Muro”. Un detalle que me gustó mucho. En realidad me gustó todo de la organización: oredn y concierto, muchos voluntarios animando, muchos fotógrafos, buenos avituallamientos,… “Cuasiperfecta”.  Sigamos con la carrera. Íbamos por “El Muro”: con ese título, poco que añadir.


 Estábamos trotando por los montes al sur de Zaragoza, muelas y lomas bajas en altitud, cuestas cortas pero empinadas, piso arenoso, árido. Terreno rompe piernas. Ya sentí que se me iba a hacer más duro de lo pensado, los kilómetros pasaban despacio. En las subidas corría poco nada y caminaba mucho. Y si se empinaba la cosa, incluso caminando se oían multitud de resuellos, entre ellos el mío. Llegamos a una pista de bajada. La gente empezó a volar. 


Pasamos junto al molino eólico de Cadrete. Y nos metimos en el Barranco de “ Las Almunias”. Tramo largo, buena senda más o menos llana, pequeños subes y bajas. Vamos cómodos dentro de lo que cabe, en hilera, salvo uno que se empeñó en pasarnos uno a uno jugándose los tobillos; me recordó a esos coches que adelantan en las curvas y yendo en caravana (¿se creen que van a ganar mucho tiempo o qué? que adelanten en las rectas,…). Aparece otro cartel: “Los Fantasmas”.  Y aparece la segunda subida fuerte de la jornada. En general comenzamos a caminar, excepto algún valiente. Yo casi tenía ganas, de caminar, digo. Alcanzamos “La Plana”, y nos lanzamos de nuevo hacia abajo por una pista, pero al poco nuevo repecho y comenzamos a crestear, “Las Crestas del Bisonte”. Aquí me vine arriba, me lo pasé hasta medio bien,… 

¡qué digo,…bastante bien! Algunos iban prudentes, yo tampoco bajo como un kamikaze, pero aun así iba adelantando. La bajada final, “El tobogán”, con arenilla suelta, y a estas alturas de carrera, era para tomársela con cuidadín. Pero fue divertida. 

Alcanzamos las afueras del pueblo, y el asfalto. Ya quedaba poco,…pero cómo han crecido estos pueblos,… aún un par de kilómetros hasta el centro, en el que está situado el arco de meta. Hacía un rato que me había dado cuenta que no iba a bajar las dos horas, así que eché el resto pero sin abusar,...Al final, salieron 2h. 04’ 41’’ para los 20,35 kms. y 550 mts. de desnivel positivo. El 126 de 300 inscritos. La medalla es bonita, un bisonte color bronce,…Tras la meta me saludó Luis: 1h. 43’,…qué campeón,…

            Una carrera durilla y bonita. Para repetir si las fuerzas y el calendario lo permiten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario