domingo, 7 de septiembre de 2014

DE CANFRANC ESTACIÓN A JACA ( Camino de Santiago) 25/08/2014



Participantes: Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 25/08/2014; sol, calorcito.
Duración: 55’ a Canfranc; 2h. 05’ a Villanúa; 4h. 15’ a Castiello; 7h. 05’ la ruta total a Jaca.
Desnivel y longitud: 223 mts. de subida y 598 mts. de bajada acumulados en la ruta total de 23,36 kms.

 Hace ya ocho años, en 2006, realizamos un primer tramo del camino de Santiago aragonés con el grupo Esbarre. Llegamos a Canfranc-Estación desde Somport. En realidad comenzamos la etapa antes,  en Les Forges d’Abel, en Francia. Hace tiempo teníamos la intención de continuar al menos hasta Jaca.  Y hoy nos decidimos, con los chavales. Era una etapa larga pero en ligera bajada… Nos desplazamos desde Jaca y dejamos el coche enfrente de la antigua estación de Canfranc. Entramos en Información y Turismo para sellar nuestras credenciales, y adquirimos otras para los chavales. Tras sellarlas, nos preparamos y comenzamos a caminar.
Después de un primer tramo junto a la carretera, el camino la abandona para internarse en bosque por un bonito sendero, bien trazado y con buen piso blando, de los que resultan muy agradables. Con tendencia a perder altura pero con subes y bajas, casi sin enterarnos llegamos a Canfranc-Pueblo. Llevábamos unos 55’.  Allí bebimos agua de la fuente sita junto a la iglesia y continuamos dejando atrás las calles del pueblo para cruzar el Puente de los Peregrinos y seguir por sendero, algo más descubierto pero muy agradable también. Cruzamos por debajo de la carretera un par de veces y ya pisando terreno más pedregoso y más seco nos acercamos a Villanúa. Antes de llegar a sus calles pasamos por la entrada de la Cueva de las Guisas. Entramos al pueblo en 2h. 05’.


Nada más entrar en Villanúa, hicimos una parada para beber y comer algo. Los chavales iban muy bien. Aunque Jorge a veces se quejaba algo de la garganta. Tras la pausa, continuamos junto a la carretera y después por una pista que discurre paralela a ella. Fue un tramo más aburrido. Menos mal que íbamos contando las flechas amarillas pintadas a lo largo del camino, pues habíamos hecho “una porra” al respecto. Después de cruzar la  carretera pasamos junto a una colonia salesiana y se asciende casi hasta Aratorés. El cansancio y algo de aburrimiento por lo monótono del camino comenzaba a aparecer en los pequeños, sobre todo en Jorge que se seguía quejando de la garganta. Así que comenzamos a canturrear el “carrasclas” para entretenernos.



Tras transitar unos metros por la carretera que desciende de Aratorés, se continua por un camino pedregoso y seco, nada que ver con el primer tramo hasta Villanúa.  Asciende ligeramente y luego va descendiendo hasta llegar a los arrabales de Castiello de Jaca. Llevábamos unos 4h. 15’ de camino. Descendimos por la calle de Santiago, bebimos agua en un par de fuentes, y ante el apetito y las ganas de descansar de los pequeños decidimos comer en un parquecillo antes de atravesar la carretera. Jorge definitivamente estaba algo pachucho. Pablo y Ana cansadetes. Miguel iba como una rosa.  Comimos y descansamos un poco. Aunque excepto a Jorge, al resto pareció desaparecerles el cansancio por lo que enredaron mientras comían… Cruzamos de nuevo la carretera y paramos otro poco al llegar al puente que atraviesa el xxx. Lugar en el que muchas otras veces  hemos estado de visita, permaneciendo un buen rato tirando piedras y atravesando el río por las antiguas piedras colocadas a tal efecto.
El calor apretaba, así que decidimos proseguir para terminar cuanto antes. Entreteniendo a los chavales con juegos para que no se aburrieran de caminar, avanzábamos poco a poco. Pasamos por varias casas conocidas: la del desvío a Bergosa con su figura del peregrino y su fuente, la del centro ecuestre, una casa rural,….el Puente de las Grajas,… en cada sitio hacíamos una pequeña parada par alentar a los chavales, beber un poco y tomar aire.
Al fin, tras el último repecho que sube de la Ermita de San Cristóbal, llegamos a Jaca, al Paseo de las Canteras, donde se ubicaba el antiguo Banco y Árbol de la Salud en el que tantos peregrinos se sentaban a recobrar fuerzas y reponerse. Habíamos tardado 7h. 05’ desde Canfranc Estación. Unos 24 kms. Un etapón que los pequeños habían aguantado con un mérito enorme, sobre todo Jorge con sus anginas (al día siguiente se las diagnosticaron).  Todos llegamos cansados, eso sí. Y se hace largo por aburrido el tramo de Villanúa a Castiello. Ese fue el peor. De hecho ya lo sabíamos.
  



Como apunte final, al día siguiente realicé el recorrido en sentido inverso para recoger el coche. Invertí algo menos de 2h. 30’. Sin contar paradas para beber y “desbeber”, 2h. 19’. Y contabilicé según el GPS unos 23, 36 kms. Eso sí, con los desniveles con signo inverso,...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada