miércoles, 29 de julio de 2015

VUELTA AL MACIZO DEL VIGNEMALE desde Bujaruelo (25/07/2015)



Fecha y tiempo: 25/07/2015; amanecer fresquito, luego cálido; niebla en la vertiente norte.
Duración: 4h. 25’ al Refugio Baysellance; 9h. 40’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 2.633 mts. la ruta total de 37,26 kms.


Aparcamos junto a San Nicolás de Bujaruelo. Mañana fresquita. Altitud de inicio: 1.338 mts.


Tomamos el sendero al Puerto de Bujaruelo, que al poco abandonamos para dirigirnos al de Bernatuara. Trotando cuando la pendiente lo permitía, pero fundamentalmente caminando, eso sí, a muy buen ritmo, fuimos salvando desnivel y nos plantamos a orillas del Ibón de Bernatuara. Solo un pequeño despiste por una senda de vacas. Sin pausa, continuamos hasta el Puerto, ya frontera con Francia. En la vertiente norte nos esperaba algo de niebla, nada espesa.

 Tras una pequeña pausa, comenzamos a descender el Valle de la Canau, trotando alegremente. Pasamos junto a la Cabane de Lourdes y sin parar continuamos por la senda GR hasta terminar el descenso junto a la Presa de Ossue. Desde allí, tocaba en largo y duro ascenso al Refugio de Baysellance. La niebla no permitía ver las cimas, pero no era espesa. Llegamos al refugio tras 4h. 40’ de marcha. Allí paramos a almorzar y nos compramos una cocacola.   Altitud: 2.651 mts.




 
Reiniciamos la ruta afrontando lo poco que nos quedaba para ascender a la Hourquette de Ossue. La niebla nos dejó ver parte de la parte norte del Vignemale. Pero al situarnos en el col, un mar de nubes cubría el llano de Guabe. Nos cruzamos con una pareja que había salido de Bujaruelo para hacer el recorrido en sentido inverso. Comenzamos el descenso, pedregoso, sin muchas posibilidades de trotar. Llegamos al Refugio de Oulettes de Gaube, donde repostamos agua y poco más, teníamos ganas de superar el último ascenso del día, al Puerto de los Mulos. Tras llanear unas decenas de metros, un zigzagueante senderillo nos dejó en el Puerto tras un empinado pero corto ascenso. Estábamos de nuevo en España. A mitad de subida superamos el límite de la niebla, y el Vignemale se había dejado ver. En la vertiente sur, ni rastro de nubes.
             












 Nos restaba descender desde la cabecera del Valle del Ara a San Nicolás. Descendimos del Puerto por terreno pedregoso hasta el herboso fondo del valle. Allí continuamos trotando lo que pudimos por la margen derecha hasta ver una senda más marcada por la izquierda. Toni se dañó el tobillo, pero pudo continuar. No obstante el terreno no fue totalmente cómodo para correr hasta llegar al Refugio del Cerbillonar. A la izquierda, vimos la marmolera y la ruta del corredor de la Moscowa. Desde allí, siguiendo fielmente el GR, trotamos hasta la Cabaña de Ordiso, y luego ya por pista, hasta San Nicolás. En total, unas 9h. 40’ de marcha.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario