jueves, 8 de octubre de 2015

LAGOS DE AYOUS (11/08/2015)

   
Participantes: Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 11/08/2015; día soleado, espléndido.
Duración: 2h. 30’ al Refugio de Ayous; 7h. la ruta total.
Desnivel y longitud: ruta total de 987 mts.  y 17,53 kms.



 Atravesamos el Portalet y nos desviamos hacia el aparcamiento de Bious Artigues. Como no habíamos madrugado mucho, tuvimos que aparcar en la zona de abajo, y casi sin sitio. Así que comenzamos a caminar desde Bious Oumettes. Altitud: 1.296 mts.


Encaramos una subida muy pendiente hasta la presa de Bious. Una hilera continua de gente nos precedía por el sendero. Algunos totalmente vestidos y calzados como domingueros,…y caminando muy despacio. Al llegar a la presa, el camino la bordea, se ensancha, y ya se puede caminar con libertad. El primer lago es el de Bious Artigues, enorme, represado. Avanzamos con sus orillas a nuestra derecha, ignoramos el desvío que lo bordea y continuamos de frente siguiendo las indicaciones. Tras un tramo de pista llegamos a los Llanos de Bious. Aquí el camino se bifurca, por el de la izquierda volveremos, a la derecha el sendero comienza a subir de manera seria, por un bosquecillo. Llegamos a una pradera en la que paramos a beber, y seguimos por terreno ya despejado, hasta que tras un par de repechos más fuertes llegamos al segundo, Lac Roumassot. Continuamos y al poco a nuestra izquierda algo más abajo surgió el tercer lago, pequeñín: Lac du Miey. Seguimos ascendiendo y ya dimos vista al cuarto, Lac Gentau, muy bonito, con el Refugio de Ayous en su cabecera, caballos pastando, y la mole del Midi d’Ossau detrás nuestro reflejada en sus aguas.  Aquí paramos un ratillo porque había una fuente. Pero continuamos llaneando y ascendiendo  ligeramente hasta llegar a orillas del quinto, Lac Bersau. Altitud: 2.082 mts. Junto a él, almorzamos, nos bañamos los pies, y los chavales jugaron. Tuvimos que insistir para continuar la marcha.

Tocaba un descenso algo empinado aunque por buen sendero hasta el Lac Castérau, el sexto. A la derecha apareció en desvío al Col de Moines, encima de Astún. Una vez en las orillas del Lago, Jorge se empeñó en visitar el séptimo, que no está junto al sendero. Así que siguiendo una sendita, tuve que acompañarle. En 5’ llegamos junto a él, era pequeño pero bonito: Lac Paradis. Bajamos a juntarnos de nuevo todos y reanudamos la marcha, de nuevo descendiendo de manera importante hasta la Gave de Bious. Luego ya más suavemente llegamos a la bifurcación y por el camino de ida, hasta el coche.  En total, invertimos  7h.

2 comentarios:

  1. Pero esos crios tuyos no se cansan? Por Dios qué aguante. Me pillan a mì un cuarto de hora y me revientan fijo...

    ResponderEliminar
  2. Ese es el problema,...no se cansan de nada,...ni de dar guerra,...

    ResponderEliminar