miércoles, 29 de julio de 2015

VUELTA AL MACIZO DEL VIGNEMALE desde Bujaruelo (25/07/2015)



Fecha y tiempo: 25/07/2015; amanecer fresquito, luego cálido; niebla en la vertiente norte.
Duración: 4h. 25’ al Refugio Baysellance; 9h. 40’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 2.633 mts. la ruta total de 37,26 kms.


Aparcamos junto a San Nicolás de Bujaruelo. Mañana fresquita. Altitud de inicio: 1.338 mts.


Tomamos el sendero al Puerto de Bujaruelo, que al poco abandonamos para dirigirnos al de Bernatuara. Trotando cuando la pendiente lo permitía, pero fundamentalmente caminando, eso sí, a muy buen ritmo, fuimos salvando desnivel y nos plantamos a orillas del Ibón de Bernatuara. Solo un pequeño despiste por una senda de vacas. Sin pausa, continuamos hasta el Puerto, ya frontera con Francia. En la vertiente norte nos esperaba algo de niebla, nada espesa.

 Tras una pequeña pausa, comenzamos a descender el Valle de la Canau, trotando alegremente. Pasamos junto a la Cabane de Lourdes y sin parar continuamos por la senda GR hasta terminar el descenso junto a la Presa de Ossue. Desde allí, tocaba en largo y duro ascenso al Refugio de Baysellance. La niebla no permitía ver las cimas, pero no era espesa. Llegamos al refugio tras 4h. 40’ de marcha. Allí paramos a almorzar y nos compramos una cocacola.   Altitud: 2.651 mts.




 
Reiniciamos la ruta afrontando lo poco que nos quedaba para ascender a la Hourquette de Ossue. La niebla nos dejó ver parte de la parte norte del Vignemale. Pero al situarnos en el col, un mar de nubes cubría el llano de Guabe. Nos cruzamos con una pareja que había salido de Bujaruelo para hacer el recorrido en sentido inverso. Comenzamos el descenso, pedregoso, sin muchas posibilidades de trotar. Llegamos al Refugio de Oulettes de Gaube, donde repostamos agua y poco más, teníamos ganas de superar el último ascenso del día, al Puerto de los Mulos. Tras llanear unas decenas de metros, un zigzagueante senderillo nos dejó en el Puerto tras un empinado pero corto ascenso. Estábamos de nuevo en España. A mitad de subida superamos el límite de la niebla, y el Vignemale se había dejado ver. En la vertiente sur, ni rastro de nubes.
             












 Nos restaba descender desde la cabecera del Valle del Ara a San Nicolás. Descendimos del Puerto por terreno pedregoso hasta el herboso fondo del valle. Allí continuamos trotando lo que pudimos por la margen derecha hasta ver una senda más marcada por la izquierda. Toni se dañó el tobillo, pero pudo continuar. No obstante el terreno no fue totalmente cómodo para correr hasta llegar al Refugio del Cerbillonar. A la izquierda, vimos la marmolera y la ruta del corredor de la Moscowa. Desde allí, siguiendo fielmente el GR, trotamos hasta la Cabaña de Ordiso, y luego ya por pista, hasta San Nicolás. En total, unas 9h. 40’ de marcha.
 

jueves, 23 de julio de 2015

PICO COLLARADA desde la Pista de La Trapa (19/07/2015)



Fecha y tiempo:  19/07/2015; sol y nubes, cálido excepto arriba.
Duración: 2h. 17’ a la cima de Collarada; 4h. 30’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 1.655 mts. a la cima de Collarada; ruta de 14,4 kms.
Dificultad: murete con cadenas y canal final con alguna trepada, fácil (zapatillas de trail).

Aprovechando mi estancia en Jaca y que se disputaba la 2KV a Collarada, pensé que mejor idea que apuntarme (es una carrera brutal) sería madrugar, adelantarme a los corredores, y subir a echar unas fotos. Antes de las 7:00 ya había aparcado en la Pista de La Trapa, antes de la barrera. No había madrugado tanto como para comenzar desde el pueblo.  Altitud de inicio: 1.231 mts.
Comencé a ascender por la pista, trotando un poco. Algunos coches me fueron adelantando, eran voluntarios de la carrera. Vi desembocar el sendero que viene del pueblo y que cruza la pista. Ya lo seguí, marcado como PR y también con cintas de la carrera. Se trata del camino viejo a Collarada. Buena senda entre bosque. Pueden trotarse pequeños tramos, pero quedaba mucha subida y fundamentalmente, caminé. Llegué en 45’ al Refugio de La Trapa. Hay una fuentecilla. Paré, bebí, llené el botellín,…estaba abarrotado de coches. Encima había un arco y mogollón de voluntarios.
Había que salvar un primer murete. Se hace por una ancha canal por la que se asciende, se avanza  en horizontal ayudado por unas cadenas, y se trepa unos metros. Había voluntarios vigilando el paso. Tras esta barrera, se llega a los prados superiores que poco a poco van dejando paso a la roca. Aquí avancé junto a un barranco seco siguiendo mojones y separándome algo de las banderitas, de la carrera, pero que siempre tenía a la vista. Volví a conectar con ellas ya bajo la empinada y pedregosa pala final. Vi a Ramón luchando contra la pedrera.

 Le  alcancé, el hombre iba  fastidiado de las tripas, y comenzamos a remontar la canal de acceso a la cumbre. Ancha y fácil, me dejó en la cresta a escasos metros de la cumbre, preparada con avituallamiento y bastante poblada. Me había costado 2h. 17’, y 2h. 11’ sin contar la parada en el Refugio.  Altitud: 2.886 mts.



            Arriba hacía fresco, así que decidí descender la canal y la pedrera, para detenerme a hacer las fotos algo más abajo. Esta vez seguí las señales de la carrera. Bajo la pala ya me crucé con los primeros. Más abajo almorcé y me quedé haciendo fotos junto a un avituallamiento; allí vi pasar a Angel, Salgado,  Gorka,… Continué el descenso, caminando deprisa, que el terreno no es para correr (al menos yo). 


Tras el Refugio, sí, a trotar hasta abajo. En total invertí 4h. 30’.

Fotos 

lunes, 20 de julio de 2015

CUELLO DEL INFIERNO (12/07/2015)



Participantes: Juan Maicas, Jordi Dalmau y Oscar.
Fecha y tiempo: 12/07/2015; día soleado y caluroso, sin serlo excesivamente.
Duración: 2h. 36’ al Collado de los Infiernos; 4h. 48’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 1.244 mts. la ruta total, de 18,04 kms.


Juan y Jordi querían explorar algún tramo del Trail Valle de Tena. Después de manejar varias opciones, nos decidimos por salir desde el Balneario de Panticosa hacia los Ibones Azules y el Collado de los Infiernos. Altitud de inicio: 1.640 mts.
Comenzamos a caminar y trotar. Como es cuesta arriba, más lo primero que lo segundo. Pasamos a multitud de caminantes. El camino a Bachimaña es una ruta clásica. Llegamos junto al refugio levantado a orillas del Ibón Inferior, e hicimos una pequeña pausa.
Continuamos siguiendo la GR. Bordeando la cola del Ibón Superior seguimos otra senda que no era la GR, algo más abajo; cuando nos dimos cuenta intentamos enlazar con la buena, pero al final seguimos nuestra senda en la dirección correcta y lo hicimos ya cerca del desvío hacia Marcadau.

El terreno es algo más pedregoso que lo conveniente para trotar, pero tampoco malo. Tras superar unos llanos herbosos, afrontamos la subida a los Ibones Azules. Primero llegamos al Inferior y poco después al Superior. Los Infiernos nos vigilaban a nuestra izquierda. Pudimos repostar agua al alguno de los torrentes que bajaban con fuerza. Sin pensarlo mucho, nos decidimos a alcanzar el Collado del Infierno. La senda está bien trazada y se sigue sin dificultad, incluso permite trotar si hay fuerzas. Algunos tramos sí son sobre pequeños bloques, pero los menos. Evitamos algún nevero residual, y nos plantamos en el collado a las 2h. 36’ de marcha. Altitud: 2.712 mts. Teníamos enfrente el Pico Tebarray, y junto a nosotros el Ibón, precioso. Paramos un rato y tiramos para abajo.





            Bajando trotando todo lo que pudimos, no rápido, pero sin caminar más que cuando el terreno lo aconsejaba. Antes de los Azules nos cruzamos con Samuel y un grupo de organizadores del Trail, de exploración también. Esta vez seguimos fielmente las marcas de GR.  Sin nada reseñable, bajamos al Balneario. En total invertimos 4h. 48’.

martes, 14 de julio de 2015

PICOS DE CLARABIDES Y GÍAS desde los Barracones de Estós (11/07/2015)


Participantes:  Javier, Jesús y Oscar.

Fecha y tiempo: 11/07/2015; sol y pequeñas nubes de evolución, calor no excesivo.

Duración:

4h. 42’ al primer Clarabide;  10h. 32’ la ruta total.

Desnivel y longitud:  2.055 mts. la ruta total, de  28,8 kms.

Dificultad: trepada fácil por la canal de acceso al Gías.




Dejamos el coche en el aparcamiento de los Barracones de Estós. Empezamos a caminar por un corto atajo que nos lleóa de nuevo a la pista.  Altitud de  inicio: 1.310 mts.
Por ella avanzamos por el hermoso Valle de Estós. Pasmaos junto a la Cabaña de Santa Ana, donde han pernoctado unas jóvenes que tienen tendida una manta gorda y kilométrica. Dejamos el desvío a Batisielles a la izquierda. La pista, desaparece en la Cabaña de Turmo (sí, la de la canción de Celtas Cortos). Hasta allí Javisa fue corriendo y nosotros,…andando a un ritmo infernal. Por buen sendero seguimos muy deprisa hasta alcanzar el Refugio de Estós. Allí paramos unos minutos.
 A la derecha del Refugio sale una senda bien trazada que comienza a remontar el Barranco de Gías. La cosa se empina, bastante. Se cruza el torrente que baja del Ibón y la senda comienza a difuminarse. Tras superar varios escalones, un tramo algo más pedregoso nos dejó sobre el Ibón Inferior de Gías a nuestra izquierda; otro escalón más y llegamos a orillas del Superior. Allí hicimos otra pequeña parada. Por tramos de caos de bloques comenzamos a remontar lo que queda hasta el Collado de Gías. Atravesamos algún nevero, y llegamos al puerto tras superar la pendiente por un sendero pedregoso. Aquí Javisa se separó para hacer unos tresmiles que le quedaban a la derecha. Nosotros encaramos la senda que serpentea por la ladera culminando en la cima del Clarabide Oriental, al que llegamos tras 4h. 42’. Altitud: 3.012 mts.  

Casi sin pausa continuamos por el senderillo que baja y sube y de manera fácil nos llevó al Central. Altitud: 3.020 mts.  

Y una sendita y un corto tramo de cresta sin dificultad, nos dejó en el Occidental.  Altitud: 3.008 mts.

Descendimos al collado bajo el rocoso mogote cimero del Pico de Gías. Parece más difícil de lejos. Nos plantamos bajo una corta chimenea, que se trepa sin dificultad ni peligro si vas con cuidado y que nos dejó en la cumbre. Altitud: 3.011 mts. 




Allí almorzamos y esperamos a Javier que venía como una centella correteando por los Clarabides tras culminar otros tres tresmiles anteriormente, a una velocidad de vértigo. Descendimos directamente del Gías al caos de bloques junto al Ibón, y luego ya por el mismo camino de ascenso, hasta el Refugio, donde nos echamos una cerveza fresca a precio de oro. Luego ya por buena senda y pista hasta el coche, aunque algunos se empeñaron en realizar el pequeño desvío hacia Las Gorgas Galantes. En total: 10h. 32’ de ruta.



lunes, 13 de julio de 2015

VUELTA AL MUSALES (04/0772015) desde la Sarra



Participantes: Álvaro, Saioa, Teo, Marcos, Toni y Oscar.
Fecha y tiempo: 04/07/2015; sol, calor nada excesivo; viento en el Musales.
Duración: 2h. 05’ a la cima del Musales;  6h. la ruta total.
Desnivel y longitud: 1.483 mts.  la ruta total de 21,58 kms.
Dificultad: primeros metros de descenso del Collado Musales por terreno descompuesto.

Aparcamos en La Sarra, lo más cerca que pudimos del inicio a la pista de Ibonciecho. Cuando nos estábamos preparando, vi salir de un coche a Álvaro…Resultó que él, Saioa y Teo iban a hacer la misma ruta. Qué casualidad y qué grata sorpresa. Altitud: 1.440 mts.
Salimos por delante y enseguida encaramos la senda que acorta el recorrido de la pista. Trotábamos cuando se podía. En un receso vimos a nuestros amigos venir algo por detrás nuestro, y nos juntamos. Terminamos de ascender por la pista y tomamos la senda que nos llevó a orillas de Ibonciecho. 

Nueva pequeña parada, Teo se adelantó, pero ya juntos llegamos al Collado Musales. Allí encaramos el corto y fácil tramo que nos quedaba para el pico. Algo por debajo de la cresta que cae a cuchillo. Hay un senderillo. Marcos se quedó en el collado, algo tenso por los primeros metros de descenso del collado a Respomuso. Llegamos a la cima en 2h. 05’ . Altitud: 2.654 mts.





Ya de vuelta en el collado, Teo tomó las riendas y abrió camino para que Marcos pasara esos metros lo mejor posible. Es un destrepe de un par de metros y luego simplemente terreno algo descompuesto y pendiente, pero relativamente fácil si no tiene excesivo vértigo. Una vez ya en mejor terreno, todo fue coser y cantar. Trotando y andando nos plantamos  casi a orillas del Ibón de Respomuso. Allí nosotros queríamos bordear el ibón por la derecha, y ellos tirar a la presa y atravesarlos para volver ya. Así que nos separamos. Bordeamos el ibón siguiendo una buena senda, que al traspasar un torrente se desdibuja algo, para luego reaparecer con fuerza. Esperábamos cruzarnos con el GR11, pero cruzamos un torrente por un puentecillo de hormigón e hicimos sin quererlo un pequeño atajo. Desembocamos en el GR  justo al inicio de las presas de Camporoplano, y desde allí tiramos al Refugio donde estuvimos un buen rato, cocacola incluida, además de almorzar.
 
Desde allí, siguiendo el GR, trotamos y caminamos hacia La Sarra por el camino tantas veces recorrido. El piso al principio es más agreste, luego se va suavizando.  Dejamos para otro día el alargue hacia los ibones de Arriel. El tramo entre bosque y el Paso del Onso permite correr perfectamente. Cuando nos quedaban 100 metros para el aparcamiento, vimos salir los coches de nuestros amigos. En total: 6h. de ruta. Ya en La Sarra, bañito de los pies y refresco en el bar.

miércoles, 8 de julio de 2015

PETIT VIGNEMALE (3.032 MTS.) desde Pont d'Espagne


Participantes: Jesús y Oscar.

Fecha y tiempo: 

04/07/2015; sol, calor sin ser excesivo; viento fresco en la Hourquette.

Duración:    4h. 30’ a la cima del Petit Vignemale;  9h. 35’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 1.600 mts.  la ruta total. 26,85 kms.




Tras muchas dudas, el viernes nos liamos la manta a la cabeza, buscamos alojamiento en Cauterets y recorrimos el largo trayecto desde Zaragoza y Huesca. El sábado se disputaba una carrera hasta el Pique Longue, y nosotros aprovecharíamos para subir al Petit Vignemale y realizar fotos y acompañar a Javisa y otros compañeros de fatigas.
Muy prontito nos levantamos y condujimos hasta el aparcamiento de pago de Pont d’Espagne, desde el que comenzamos a caminar. Altitud: 1.495 mts.
Una senda muy bien trazada e incluso a tramos pavimentada con losas asciende  y al poco nos dejó en el Lac de Gaube, donde llega una pista y hay hasta bar. Muy bonito. Se bordea por la derecha el Lac y avanzando por un largo y escalonado valle, progresamos para alcanzar el Refugio de Oulettes de Gaube. Ya a 2.151 mts. La cara norte del Vignemale es espectacular. Los paredones que caen  verticales, los dos mini glaciares, el Couloir de Gaube,…Impresionante.



 En el refugio nos pasaron ya los primeros corredores (extraterrestres). Durante el Ascenso a la Hourquette de Ossue nos fueron adelantando de manera continua. Aceleré los últimos metros para llegar cuanto antes al collado y hacer las fotos desde allí, aunque Jesús, hipnotizado por el paisaje, no paraba de sacar fotos antes. En el collado se levantó un fuerte viento. Llegó Javier y nos pidió membrillo y sales. Cuando reanudó la carrera para bajar a Bayssellance, nosotros ya emprendimos el ascenso por la pala final a la cima del Petit Vignemale. Se trata de una pedregosa ladera que se remonta por un senderillo bien marcado. Sin dificultades se llega a una antecima. A la cima quedan unos pocos metros para los que se debe traspasar una pequeña  brecha con caída a ambos lados, pero fácil y suficientemente ancha para pasar sin problemas. A las 4h. 40’ de marcha, hollábamos la cima. Altitud: 3.032 mts.



 
               Una pareja intentó seguir por la cresta hacia el Chausenque, pero al poco desistió y dio media vuelta. Nosotros, tras almorzar, charlar con unos montañeros de Igualada, y observar desde nuestra atalaya a los corredores subir y bajar por el glaciar, descendimos para afrontar el largo descenso, que realizamos sin complicaciones. 



En total, unas 9h. 50’ de ruta.