lunes, 7 de noviembre de 2016

IBONCIECHO desde La Sarra (02/07/2016)

Participantes: Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y tiempo: 02/07/2016; sol y nubes, temperatura agradable.
Duración: 2h. al Ibón; 5h. 14’ en total.
Desnivel y longitud: 925 mts. de desnivel. Ruta de 11,6 kms.

El Ibonciecho es un pequeño ibón, como su nombre indica, que se ubica en las faldas del Musales. Una de las primeras  excursiones que hicimos Ana y yo, un día del Pilar allá por el 2001. Ahora íbamos a repetir con los chavales. Dejamos el coche junto al Embalse de La Sarra y comenzamos a caminar por la pista que nace junto a la presa. Altitud de inicio: 1.438 mts.
En la primera visita recorrimos toda la larga pista. Ahora fuimos atajando por un bonita y bien marcada senda. Unos mojones van marcando el inicio de los atajos. Jorge como siempre quejándose al principio. Luego se olvida. Hay que tener atención al llegar a la pista frente a un pequeño circo, ya que en esta ocasión hay que recorrer unas centenas de metros por ella, hacia la izquierda, para circunvalar una loma. Algunas trazas quieren seguir por senda hacia arriba, pero no es esa la dirección. No obstante no están amojonadas. Tras este tramo, algo por encima teníamos una casa y un gran panel metálico. Allí llegamos, para seguir por la pista unas decenas de metros más hasta que cambia la vertiente. La pista sigue un poquito en bajada hasta una pequeña construcción, pero nosotros, siguiendo unos claros mojones, comenzamos a remontar unas lomas herbosas, zigzagueando, para dirigirnos hacia el ibón. Íba Jorge en cabeza, a buen ritmo ahora y muy entretenido mientras me contaba todos los animales que cazaba y pescaba en el video juego “animal crossing”…Tras remontar las lomas y un terreno más pedregoso, salvamos por la izquierda unas pequeñas murallas rocosas por las que desagua el ibón con un par de pequeños saltos de agua. En 20’ desde  que abandonamos la pista, estábamos a orillas del Ibonciecho. En total, 2 horas.  Altitud: 2.230 mts.


            Almorzamos tranquilamente en sus orillas, dejamos que los críos se divirtieran rompiendo la tranquilidad del rincón. Vimos renacuajos y tritones o salamandras.  Y regresamos poco a poco por el camino de subida, al ritmo de Miguel y Pablo, que iban como motos. Llegamos al coche unas 5h. 14’ desde la salida.

2 comentarios:

  1. Aunque ambos son anfibios urodelos pertenecientes a la familia Salamandridae, a esa altitud y en un ibón es más probable ver tritones que salamandras. Creo...

    ResponderEliminar
  2. Buena puntualización. Como no sabía cual, puse las dos. Ahora queda claro.

    ResponderEliminar