lunes, 26 de diciembre de 2016

CALZADA ROMANA Y SENDA DE LOS GANCHOS (16/10/16)

Participantes: Natalia, Paco, Miguel, Pablo, Jorge, Ana y Oscar.
Fecha y meteo.: 16/10/2016; nublado, buena temperatura.
Duración: 1h. 14’ al Campamento San Juan de Dios; 4h. 40’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 469 mts. de desnivel acumulado en 8 kms.


El tardano otoño había llegado por fin. Así que decidimos darnos una vuelta por el Valle de Hecho y la Selva de Oza, auténtica joya arbórea, para sumergirnos en él. Escogimos la ruta que transita por la antigua Calzada Romana desde el puente de Santa Ana al Campamento de San Juan de Dios, atravesando la Boca del Infierno. Ya la habíamos recorrido con Miguel en la mochila, dos meses tenía. Para la vuelta, en lugar de repetir, utilizaríamos la llamada Senda de los Ganchos, inédita.
Aparcamos pasado el Puente de Santa Ana, junto a la pista que sube a Gabardito. Altitud de inicio: 973 mts.

Volvemos a la carretera a Oza y tomamos a su izquierda un sendero marcado GR e indicado con carteles como Calzada Romana. El primer tramo por terreno pedregoso y despejado. Si le echas imaginación puedes suponer que antiguamente fuera un camino importante, pero a tramos hay que echarlo mucha. 


Luego poco a poco nos internamos bajo un bonito bosque y el piso se suaviza. Ascendimos hasta pasar junto al Torreón de Felipe II, un enclave precioso, y nos tocó descender por una senda sobre miles de hojas caídas de los árboles, hasta llegar en 1h. 14’ de nuevo a la carretera. 


Habíamos atravesado la Boca del Infierno. A los árboles les quedaba quizás una semanita o dos para la explosión de colores, pero ya había comenzado. No hacía calor, tampoco frío. Estaba nublado.







            Tras una breve parada, atravesamos la carretera y las instalaciones del campamento y tomamos un sendero PR a la derecha, indicado como Senda de los Ganchos. Entre un bonito bosque pero con rampas muy empinadas comenzamos el regreso. Terminamos de subir (más que a la ida) hasta unos 1.262 mts. 




 Y comenzamos a descender; tras una bajada pronunciada y tramos en sube y baja dejamos atrás el bosque y perdimos altura rápidamente, hasta atravesar el Barranco de Agüerri por un puente metálico. Allí paramos a almorzar. Los críos se lo pasaron estupendamente jugando en el agua. Tras reanudar la marcha, sólo nos quedaban unos centenares de metros por un ancho camino y pista que pasa junto a las instalaciones de otro campamento. No vimos ni una seta, ni buena ni mala en todo el recorrido, hasta poco antes del coche, cuatro suilus y dos robellones, uno de ellos agusanado total. Mal año para los seteros. En total, invertimos 4h. 40’ para esta bonita ruta circular.


No hay comentarios:

Publicar un comentario