martes, 13 de diciembre de 2016

PUEBLO DE CENARBE (17/09/2016)

Participantes: Familias Conesa Vallés y Vázquez Duplá.
Fecha y meteo.: 17/09/2016; nublado, chispeó un poco al inicio.
Duración: 1h. 34’ al Pueblo; 4h. 26’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 546 mts. de desnivel acumulado en  13,35 kms.

Ya habíamos visitado el pueblo deshabitado de Cenarbe en 2004, yendo por la pista que pasa al lado del viaducto de Villanúa. Esta vez utilizaríamos la senda del antiguo camino que nace de las afueras de Villanúa. Aparcamos en el pueblo, y comenzamos a caminar siguiendo los carteles que indican a Cenarbe y al Dolmen de las 10 campanas. Altitud: 924 mts.
Las previsiones no daban lluvia, pero unas gotitas finísimas y poco densas amenazaban con que nos íbamos a mojar. Afortunadamente no nos echaron para atrás. La cosa paró enseguida para realizar la excursión con sol y nubes, más bien sol, y una temperatura fresquita cuando azotaba el viento, pero a ratos agradable, sobre todo al sol. Una bonita y bien dibujada senda va ascendiendo, de manera importante, para cruzar las vías del Canfranero y continuar hasta una bifurcación. Dolmen y Punta d e la Selva por un lado, Cenarbe por otro. Visitamos el Dolmen pero reculamos y continuamos hacia Cenarbe. Está marcado PR.
Tras termianr el ascenso, hay un tramo de algo de descenso y de nuevo hacia arriba. Ya se ve la torre de Cenarbe, único edificio en pie, allá enfrente. En 1h. 34’ alcanzamos el cartel que indica que ya hemos llegado. Los tiempos que marcan en los carteles están algo hinchado, pues no fuimos deprisa y tardamos algo menos. Altitud: 1.226 mts.


            Almorzamos junto a la iglesia. No nos azotaba demasiado el viento. Carlos se entretuvo cogiendo moras, que estaban algo retrasadas de maduración.

Para regresar, bajamos a la pista que casi llega al pueblo y descendimos por ella. Tras alguna revuelta llegamos a la Ermita de San Juan, restaurada. Luego atravesamos unas barreras y pasamos junto al Viaducto, donde dejamos los coches en 2004. El último tramo de regreso al pueblo, llaneando y al final por asfalto, se hizo largo. De hecho la vuelta era más larga que la ida. Pasamos junto al cementerio y llegamos a los coches tras 4h. 26’ de marcha. Al llegar a Villanúa, nos volvieron a caer unas gotillas finísimas.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario