viernes, 30 de diciembre de 2016

SANTA MARÍA DE IGUACEL (31/10/2016)

Participantes: Familia Conesa Vallés y Vázquez.
Fecha y meteo.: 31/10/2016; sol y calorcillo, manga corta.
Duración: 45’ a la Ermita de Iguacel; 1h. 40’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 169 mts. de desnivel acumulado en la ruta de  5,68 kms.


Siempre es un placer regresar a Iguacel. Dejando el coche en Acín de Garcipollera, tras transitar por una pista a tramos irregular, apenas caminas  hora y media entre ida y vuelta. Los días fríos el valle te protege del viento, y el sol de invierno es generoso por allí.  Nosotros habíamos estado multitud de veces, pero íbamos a ir con amigos que desconocían el mágico enclave de Santa María de Iguacel.


Aparcamos pues en Acín. Altitud: 1.026 mts. Y comenzamos a caminar por la pista que lleva a la ermita. Atravesamos el barranco advirtiendo a la chiquillería de no arrimarse al borde, que parece que allí donde hay peligro, allí que van, y luego ya les dejamos libertad para que hicieran un poco el “cabra” mientras nos acercábamos al fondo del valle caminando tranquilamente. Menos cuando algunos coches pasaban a nuestro lado. Hay que caminar más…algunos quieren llegar a todos los sitios  sin mover una pierna. En unos 45’ nos plantamos junto a la ermita.  Altitud: 1.195 mts. El día fue excepcional, tanto fue así, que pese casi noviembre, todos caminamos en manga corta.


            Estaba cerrada (como suponíamos en esa fecha), por lo que no pudimos recibir información acerca de su construcción, y de lo que más atraía a los chavales, esas propiedades mágicas del enclave y esas fuerzas misteriosas que sientes si te colocas en el sitio y orientación oportunas dentro de la iglesia. Bebimos de la fuente, tal y como manda la tradición, de los tres caños, para que surtieran efecto sus propiedades curativas.




Un par de grupos estaban almorzando en las mesas dispuestas para ello. Antiguamente se podía hasta hacer barbacoa. Ello motivó el comentario y la risa de Sebastien, que opina que en España, allí donde va, se puede comer. Ante todo eso, efectivamente…

            Como se trataba de ir a comer a casa, pronto emprendimos el regreso, y en 1h. 40’ de ruta ya estábamos de nuevo en los vehículos, tras pasar una agradable mañana.

1 comentario:

  1. Me gustó mucho la ruta que has compartido y además para toda la familia, fácil y didáctica, me la apunto para ir con los peques dentro de poco, un abrazo Oscar

    ResponderEliminar