jueves, 26 de mayo de 2016

Pic de Cézy desde el Pont du Goua (21/05/2016)

Participantes: Javier, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo: 21/05/2016; día soleado, viento algo fuerte y fresco sobre todo arriba.
Duración: 2h. 40’ de ida; la ruta total de 5h. 55’.
Desnivel y longitud: 1.295 mts. de desnivel acumulado en 13,9 kms..

En su búsqueda de cimas no visitadas y casi nada conocidas por el resto de los mortales, Jesús debió descubrir una tarde aburrida de domingo el Pic de Cézy, (entre otros, tiene muchos más así). Cumbre secundaria del macizo del Pic Ger. De vez en cuando hay que contentarle, así que nos convenció para descender el Portalet y tras pasar Gabas y tomar una pista, estacionar el coche junto al Pont du Goua y encaminarnos a dicha cima. Altitud de inicio: 942 mts.

El inicio del camino es entre bosque de pinos y hayas, pero la senda no es la esperada, mullida sobre agujas de pino,…más bien discurre por un ancho barranco pedregoso. Pero senda al fin y al cabo. Desaparece el bosque y pasamos bajo unas paredes rocosas, y alcanzamos unos herbosos llanos, con varias cabañas, el Plateau de Cézy. En este punto cambiamos la dirección y nos dirigimos al Col de Lurdé. Estamos haciendo una “C” al revés, siguiendo marcas de una variante del GR10 francés. En los llanos Javier se despidió, pues va a hacer “una serie” de 30’, dice, y para adelante que se va. Tras el llano hay que remontar sin descanso unas colinas escalonadas. Abandonamos el GR10 antes del collado para atravesar una corta pedrera y nos situamos bajo los escarpes que bajan de la cima que queda a la izquierda. Allí nos esperaba Javier. 

El resto habíamos ido algo  más lentos, pero separados, por lo que Jesús protestó porque no ha podido hacerse las fotos que quería. Soslayamos los escarpes por la derecha, siguiendo el senderillo, con un par de pasos algo expuestos debido a que hay nieve cubriendo la cara norte y la había convertido en un gran tobogán. Una vez bajo la cima, tomamos una ancha vira herbosa que nos dejó unos 20 mts. bajo la cima, de la que nos separaba una fácil trepadilla. 

Esa vira con nieve “es una escupidera, para ir con crampones, piolet e incluso clavos si hay hielo”, opinó alguien…luego rectificó,…”para no ir”. Evidentemente no había ni gota, y se convierte en un senderillo sencillo. A las 2h. 40’ pisábamos la cima. Altitud 2.209 mts. Tres paisanos estaban cómodamente instalados en ella.




El airecillo era fresco. Hicimos las fotos que pudimos, pese a que una francesa se había apoderado del mojón cimero y se pasó tumbada allí todo el rato. Almorzamos y descendimos. Con cuidadín, pasamos el tramillo más expuesto y esta vez llegamos hasta el Collado. Las ráfagas de viento se llevaban gorros y hasta unas gafas de sol, pero se pudieron recuperar todos. 

Luego seguimos hasta dar con el camino de subida y así hasta el coche. En total, 5h. 55’ de marcha.

jueves, 19 de mayo de 2016

LA TUCA Y PEÑA MONTAÑESA (15/05/2016)

Participantes: Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo: 15/05/2016; sol con alguna nubecilla; día ideal sin mucho calor.
Duración: 2h. 20’ a la Tuca;  4h. 05’ a Peña Montañesa; 6h. 25’ en total.
Desnivel y longitud: 1.531 mts.  de desnivel positivo acumulado total  en 12,14 kms.
Dificultad: pendiente final muy empinada y sin sendero a la Tuca.


Aparcamos centenares de metros antes  de San Beturián; han levantado un amplio aparcamiento a la derecha de la pista asfaltada. Altitud de inicio: 1.077 mts.
A la izquierda del aparcamiento nace el sendero, indicado con un cartel. Al inicio vamos a cubierto, pero pronto avanzamos por terreno descubierto, entre arbustos.  Se va ganando altura sin descanso. Al mismo tiempo que remontamos la vertiente sur de la Peña, vamos avanzando hacia el noroeste. Unos grupos van delante  de nosotros y Jesús tiene prisilla, quiere adelantarlos. Luego ya vamos un poco más tranquilos. Nos plantamos bajo una muralla rocosa, que atravesamos por un punto débil siguiendo los mojones. Y nos plantamos en una terraza. A nuestra derecha ya tenemos la Tuca. La Peña Montañesa queda algo más adelante. Vimos un pluviómetro en una terraza superior y decidimos abandonar la senda amojonada a la Peña, para realizar una pequeña parada junto al pluviómetro. Desde él, abordamos fuera de sendero la subida a la Tuca. Jesús diseñó la ruta, media ladera a la derecha y luego lo mismo a la izquierda. Así lo hicimos, pero el terreno fue más empinado de lo que pareció desde abajo. Al inicio, bastante vestido de erizón. Tras una incómoda y dura subida final, nos plantamos en la cima de La Tuca  Altitud: 2.267 mts. Llevábamos 2h. 20’.  Almorzamos.





            El ascenso no iba a acabar aquí. Una vez arriba, Jesús me sorprendió con la propuesta de subir también a la Peña. Esta montaña engaña, todo parece estar más cercano, menos empinado…y no es así. Y sabíamos que aunque parecía ahí mismo, nos quedaba esfuerzo para rato. Pero acepté.  Descendimos el terreno agreste sin llegar al pluviómetro para no perder demasiada altura y enlazar con la ruta a la Peña que va más directa y más cercana a la cresta. Tras una empinada subida por senderillo, hollábamos la concurrida cima en 4h. 05’ Altitud: 2.291 mts. 





Tras un rato en ella, realizamos el descenso por otra variante que baja de la cima dirección sur hasta llegar a una zona más llana y herbosa para luego descender ya  de manera paralela a la cresta principal y al camino que tomamos de subida. 




No me gustó, más larga y no muy marcada, aunque es verdad que es más suave. Las dos rutas se unen en las terrazas llanas bajo la Tuca. En total, invertimos 6h. 25’.