lunes, 11 de septiembre de 2017

RINCÓN VERDE desde Panticosa (23/04/2017)

 Participantes:   Familias Orós-Arnal, Conesa-Vallés y Vázquez-Duplá.
Fecha y tiempo: 23/04/2017; soleado.
Duración: 2h. 30’ al Rincón Verde; 6h. 35’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 883 mts. de desnivel acumulado en 16,8 kms.


Para esta excursión, multitudinaria y heterogénea, escogimos el Valle de la Ripera. Excursión larga y tendida, pero sin excesivo desnivel. Tras barajar comenzar en el merendero, al final iniciamos la ruta en el aparcamiento de la telecabina de Panticosa. Altitud: 1.133 mts.


            Tomamos el PR. Las primera rampas pican un poco y  el personal se asustó un poco y sé que me maldijo. Llevábamos el Bolatica a la derecha hasta que atravesamos el Puente A Zoche y lo dejamos a la izquierda, avanzando  por terreno ya más suave, salvo alguna rampa. Atravesamos unas praderas con la senda algo más desdibujada. 

Luego se desciende algo para atravesar de nuevo el río, ya al inicio del Valle de la Ripera que se abre a nuestra derecha. Llegamos a la pista que viene del merendero, y ya tomamos rumbo sur para recorrer el valle por ella. El camino es en ascenso pero suave, poco a poco. Por pista. Pasamos junto al Refugio Ripera, atravesamos de nuevo el río, vimos una fuente que anotamos para la vuelta, y avanzamos pasando junto a otra cabaña. Ya teníamos a la izquierda la cascada que baja del Collado Tendeñera, y los paredones de Sierra Tendeñera cerca de nosotros, imponentes. 


Ascendimos unas últimas rampas girando algo a la derecha para ganar visión del Circo de Ripera o Rincón del Berde. Llevábamos 2h. 30’. No estaba demasiado verde, la verdad. Aunque hay que decir que nos aún quedaba un trecho hasta llegar al Refugio y a  la llamada explanada del Verde. Altitud: 1.725 mts.

Volvimos por nuestros pasos, para abandonar la pista y descender al río, a una explanada que habíamos visto a la ida antes de girar. Allí comimos. Y alguno se bañó, involuntariamente. Cuando el sol se escondía  en minúsculas nubes casi hacía fresco, pero  al salir, calorcete. Vimos descender   de la cascada a un montañero con dos perros y esquís a la espalda. Pensé qué “pringao” se había metido tamaña aproximación porteando esquís, pues hasta la cascada no había ni gota, pero al ver quien era, cambié la palabra “pringao” por “monstruo”, pues era un corredor de montaña de élite, pero de la élite, supongo con ganas de meterse en buen entreno…


 Reanudamos la marcha volviendo a la pista. Repusimos agua en la fuente, y continuamos la ruta por el camino de ida. 35’ de marcha. Al final la verdad que hacía calorcito. En total, 6h.


No hay comentarios:

Publicar un comentario