domingo, 7 de enero de 2018

TOZAL DE GUARA desde Santa Cilia de Panzano (31/12/2017)

Participantes: Ramón, Nico, Monrasin, Teo, Quique, Marcos, Javisa, Jesús y Oscar.
Fecha y tiempo: 31/12/2017; nublado, fresquete; buena temperatura para caminar.
Duración: 3h. al Tozal; 6h. la ruta total.
Desnivel y longitud: 1.446 mts. de desnivel acumulado. Ruta de 21,13 kms.

 De nuevo a celebrar el Fin de Año ascendiendo al Tozal. Esta vez dejamos los coches en el aparcamiento un par de kilómetros pasado Santa Cilia. La pista está pasable si el coche no es bajo y yendo con cuidadín. Altitud: 820 mts.

Como siempre escribo, la subida por Santa Cilia al Tozal es la más larga y tendida. Algo monótona y no tan bonita como otras, pero más soleada, más cómoda y para cuando hay nieve o hielo en invierno, una buena opción. A buena marcha pero charlando, fuimos avanzando sobre tierra hasta encontrarnos la nieve antes del collado de Ballemona. 




Había huellas pero estaban algo heladas, era mejor avanzar por nieve no pisada. Paramos un poco en el Pozo de Hielo y continuamos remontando las puntas de Guara. Pisando nieve por la que se progresaba bien, sobre todo los de bota. Los que iban con zapatillas y sin bastones en algún tramo tenían alguna dificultad más. Vimos a los corredores de Peña Guara en la cima, habían subido desde La Tejería. Estuvieron un rato, pero al llegar nosotros ya habían comenzado el descenso. Estaba nublado, la temperatura no era muy fría, pero  tampoco era un día para estar mucho por arriba. En 3h. estábamos arriba. Altitud: 2.077 mts.



            Permanecimos un ratillo, fotos, minibocata y demás, y antes que otras veces tiramos para abajo ante las protestas de Jesús de que no le habíamos dejado hacer suficientes fotos…En el descenso de las palas heladas se bajó muy bien por la nieve, mejor que intentando evitarlas por las zonas de hierba que escondía hielo resbaladizo. 




Tras una nueva paradeta en el Pozo, y llegar al collado, algunos corredores tiraron para bajo trotando mientras los andarines continuamos descendiendo caminando, deprisa, pero caminando. En 6h. acabamos la ruta y volvimos a nuestros hogares a atiborrarnos de viandas, con la conciencia tranquila de que habíamos quemado calorías previamente.