martes, 26 de marzo de 2019

X MEDIO MARATÓN TUDELA (24/03/2019)


  

FECHA:
24/03/2019.
DISTANCIA:
21,097 kms.
DESNIVEL:
-
DORSAL:
232
TIEMPO LISTADO:
1h. 28’ 25’’
TIEMPO CHIP:
1h. 28’ 19’’  
RITMO:
4’ 11’’/km.
PUESTO:
49/246
PUESTO CATEGORÍA:
7 VET B
DISTANCIA GPS:
20,9 kms.
DESNIVEL GPS:
-
TIEMPO GPS:
1h. 28’ 24’’
RITMO GPS:
4’ 14’’/km.



Nunca había corrido el Medio Maratón de Tudela, un clásico entre mis compañeros de andanzas. Me venía como anillo al dedo para sustituir la última tirada larga del plan de preparación para el Maratón de Zaragoza, así que me apunté. También influyeron esos 15’’ que hicieron que dos semanas atrás no bajara de hora y media en el Medio de Zaragoza, para qué nos vamos a engañar. Pensé que en la vida me vería tan rápido otra vez, y que había que aprovechar mi actual estado de forma y si tenía buenas sensaciones intentar el asalto al sub 1h. 30’. Fuimos un trío: Jorge Tricas, que iba a 1h. 18’ (sí, una pasada), Quique Toledo, a hacer la tirada del plan, y un servidor, con la idea ya comentada. Allí nos encontramos varios andarines: José Luis, Dioni, Agustín,…

            La táctica iba a ser completamente diferente a la de Zaragoza. Si en casa salí a intentar bajar mi mejor marca yendo a un ritmo sostenible, rondando los 4’ 22’’/km., que luego aumenté porque me vi con fuerzas, en Tudela me propuse engancharme al globo de 1h. 30’.
            En cuanto dieron la salida quise pegarme al globo, que en realidad era un banderín. Me costó un kilómetro, primero porque había gente por medio, y segundo, porque salió “escopeteado”. De hecho el reloj en los primeros mil metros me marcó 3:44. ¡Qué locura! Pero bueno, una vez instalado tras la liebre, la cosa se tranquilizó algo, aunque notaba que iba deprisilla. Miré alguna vez el reloj y veía parciales más rápidos de los que hacen bajar de hora y media (por debajo o sobre los 4:10).


            Tras una ida y vuelta por la Avenida Zaragoza, avanzamos por un parque lineal y luego por la mejana, pista asfaltada con el río a la derecha. Nos alejamos del pueblo unos kilómetros, para girar y volver hacia él por una carretera. Pronto nos quedamos tres o cuatro. Pasábamos a algún corredor, pocos nos echaban mano. Algunos corredores murmuraban que íbamos más rápidos, incluso se lo decían a la liebre. Y a mí. Un compañero me chilló: “¿Este qué quiere hacer, hora y cuarto?” Yo había dejado de mirar el reloj, total, se trataba de no despegarme del banderín. Iba bien, de momento.

Nada más atravesar unas vías por debajo, comienza una subida adoquinada al centro histórico. Pensé que la liebre allí reduciría el ritmo, pero nada, al revés, nos quedamos dos con él. Alguna revuelta y pasamos por la meta, en la que los de la 10K, que compartían recorrido, terminaban. 
            Segunda vuelta. La Avenida Zaragoza se hizo más larga. Por dos causas: primero porque el kilómetro de más de la segunda vuelta fue allí, avanzamos 500 metros más antes de dar la vuelta, y segundo, porque empecé a pagar el ritmo demasiado alto que estábamos llevando. Un dato, los 10k en  el Medio de Zaragoza los pasé según mi reloj a 42’ 18’ y en Tudela en 41’ 09’’. (Nota: mi mejor marca en una 10k era en una carrera 10K del Roscón, 42’ 59’’).

En el kilómetro 13, hacia la mejana, me sobrevino una primera crisis, fui consciente de que no iba a sostener el ritmo del globo y estuve tentado de dejarme llevar. Conseguí sobreponerme, y aguanté como pude hasta pasado el kilómetro 16. Allí vi que la liebre se me marchaba poquito a poquito, y no iba a ser capaz de seguir a su vera. No podía. Primero fueron 5, o 10 metros, luego poco a poco más.  Miré el reloj, y veía en el ritmo “4 y veintitantos”, “4 y treintas”. Dejé de mirar. Me propuse resistir lo que pudiera y no reblar, no abandonarme del todo. Un poco antes de abandonar la mejana y girar ya por segunda y última vez hacia el pueblo, me pasaron dos corredores e intenté seguir su estela, lo conseguí unas centenas de metros, luego se fueron separando lentamente. Ahora hacía calor y lo notaba. En la recta hacia el pueblo, antes de cruzar las vías, tomé referencia y aunque veía al banderín lejos e inalcanzable, pasado a cifras me sacaba entre 20’’- 30’’ más o menos.
En la cuesta adoquinada iba sólo, y apreté, lo poco que podía, porque la verdad es que no me quedaba mucho y además era cuesta arriba y sobre adoquín. Me dio por mirar el reloj y vi que iba sobrado para bajar de 1h. 30’...Los últimos giros, ya sin subida, y la entrada a la Plaza de los Fueros, llena de gente y donde estaba la meta, fueron un alivio. Tras cruzar, paré el crono, pero ya había visto en el reloj de meta que iba a entrar en 1h. 28 y pico. Paré el mío en 1h. 28’ 24’’.
¿Qué había pasado? Que la liebre entró en 1h. 27’ 45’’. ¡Qué cosas! Terminé con muchas peores sensaciones que en Zaragoza, pero allí tras mirar el reloj me dio un bajón, y aquí, un subidón. Es verdad que el reloj me marcaba 20,9 kms. pero si hilamos fino, a 4’ 30’’/km. a los que acabé, unos 200 metros son 54’’, aún me sobra más de medio minuto...


Reflexiones y preguntas:
-Quince días después de “darlo casi todo” en Zaragoza, volver a hacerlo en la misma distancia a un ritmo igual o ligeramente inferior no es lo más apropiado, porque además no dejo de estar a mitad de un plan para Maratón, exigente y cargado de kilómetros, que ni incluye en estas semanas el descanso pre carrera, ni incluía ir tan deprisa ambos días. Espero que al menos ese “sobreentreno” no lo pague el día 7 de abril.
-Al globo de Zaragoza, que llegó casi clavado, lo mantuve a raya sin pretenderlo, pero el de Tudela llevaba un ritmo excesivo (no lo digo yo, lo decían corredores y relojes) y me sacó de punto a partir del km. 16. ¿Tenía que haber ido mirando el ritmo y haber dejado escapar el globo desde el inicio?  
-¿Qué hubiera pasado si hubiera utilizado la táctica de Zaragoza en Tudela y viceversa? Nunca lo sabré.

1
3'44 (18'31-3'08)
2
4'02 (4'16-3'47)
3
4'15 (5'03-3'47)
4
4'03 (4'23-3'52)
5
4'11 (4'16-3'37)
6
4'10 (4'30-4'03)
7
4'12 (4'30-4'10)
8
4'10 (4'23-3'58)
9
4'10 (4'23-4'03)
10
4'07 (5'12-3'47)
11
4'07 (4'23-3'47)
12
4'13 (4'23-4'03)
13
4'18 (5'22-4'10)
14
4'08 (4'23-3'37)
15
4'11 (4'30-3'42)
16
4'20 (4'30-4'03)
17
4'24 (4'30-4'10)
18
4'37 (4'45-4'23)
19
4'31 (4'45-4'16)
20
4'25 (4'45-3'58)
21
4'29 (5'33-3'42)

miércoles, 20 de marzo de 2019

ESPELUNCIECHA ORIENTAL, GRALLERAS SUR Y CORONA DEROS FABALLONS (05/03/2019)


Fecha y meteo.: 05/03/2019; sol y alguna nube; viento en las alturas.
Duración: 1h. 04’ al Espelunciecha Or.; 1h. 45’ Galleras Sur; 2h. 35’ Corona; 3h. 25’ la ruta total.
Desnivel y longitud: 702 mts. de desnivel acumulado en 10,26 kms.


Íbamos a aprovechar la festividad local para esquiar por Formigal. Dejé a la familia en el aparcamiento de Anayet-Formigal, y me calcé las raquetas junto al telesilla de Anayet. Iba a tomar la pista azul Gralleras que asciende hacia el Collado Garmet. Altitud de inicio: 1.724 mts. 
Comencé por un lateral, avanzando fuera de la pista siempre que podía, aunque a esas tempranas horas no bajaba mucha gente. Tras alguna revuelta, me interné en el valle llamado Glera de Anayet, siguiendo la pista roja Pipós. Soledad absoluta. Pasé junto a la idílica Cabaña de la Glera, sin público, y continué hasta que la ruta del GPS me llevó a salirme de ella a la derecha para remontar un par de palas algo empinadas que me dejaron en un collado.  Desde él, sin ningún problema y siguiendo el cordal ligeramente por su vertiente derecha, me planté en la cima del Espelunciecha Oriental. Altitud: 2.246 mts. Llevaba 1h. 04’. Poco, así que decidí alargar el asunto.


Descendí al collado y vi que era posible, y más fácilmente que por la ruta de subida, volver a la pista Pipós algo más adelante que donde la dejé. Así lo hice. Continué, pero acortando por fuera de pistas, para llegar al final del recorrido del “tractor”. Justo venía de abajo y pasó a mi lado. Seguí su recorrido por terreno ondulado hasta su inicio. Luego ascendí por el lateral de la pista azul Rinconada que baja del final del Telesilla Espelunciecha. Sobre él, a unas decenas de metros, se alza la redondeada cima del Gralleras Sur, que hollé sin problemas en 1h. 45’. Altitud: 2.204 mts.

            Descendí un tramo por la pista Rinconada para bajar al aparcamiento del Portalet y subir al Collado Garmet, pero vi que era factible recortar el trayecto sin perder tanta altura, así que fuera de pistas fui bajando y subiendo hasta alcanzar la pista Batallero casi al final del Telesilla del mismo nombre. Antes me había desviado un poco para situarme encima del nevado y casi imperceptible Ibón de Espelunciecha. Una vez en el Collado Garmet, avancé con las raquetas al este, hacia la cima de la Corona deros Faballons. Los últimos metros estaban desprovistos de nieve y me quité las raquetas. Mejor, el cordal se empina un poco y presenta algunas rocas y así pude salvarlas avanzando ligeramente por la vertiente norte sin resbalarme. Llegué a las 2h. 35’. Altitud: 2.052 mts. 

Regresé al final del Telesilla y ya volví al coche, perdiendo altura por la derecha la Pista de La Glera. Pude incluso avanzar fuera de ella casi todo el recorrido. Menos cómodo, más tranquilo. Total: 3h. 25’.

miércoles, 13 de marzo de 2019

XXII MEDIO MARATÓN ZARAGOZA (10/03/2019)

FECHA:
11/03/2019.
DISTANCIA:
21,097 kms.
DESNIVEL:
-
DORSAL:
1009
TIEMPO LISTADO:
1h. 30’ 42’’
TIEMPO CHIP:
1h. 30’ 14’’  
RITMO:
4’ 16’’/km.
PUESTO:
368/2.960 (3.300)
PUESTO CATEGORÍA:
41 VET C
DISTANCIA GPS:
21,56 kms.
DESNIVEL GPS:
-
TIEMPO GPS:
1h. 30’ 16’’
RITMO GPS:
4’ 11’’/km.



De nuevo llegaba el Medio Maratón de Zaragoza. Me apunté por varias razones. La principal, que podía ser parte del plan para el maratón de abril; también quería correrla tras el buen sabor de boca de 2018, a ver si lograba mmp; y participar en una carrera por las calles de la ciudad donde vives, es cómodo y un buen aliciente.

            Mi objetivo no era correrla a ritmo de maratón (4’ 37’’/km.) como exige el plan. Para qué engañarnos. Dudas aparte, internamente quería intentar ir a 4’ 22’’/km. y así bajar mi mmp de 1h. 32’ 53’’ de Sabiñánigo, que data ¡De 2011! Y es que no me he prodigado mucho en esta distancia, sería mi quinto medio, el de Sabi fue el tercero.
            Las dudas de semanas anteriores no eran una pose. Cuando vuelves a casa tras un rodaje a 5’/km. que te ha costado más de la cuenta, piensas en salir a 1h. 35’ o a ritmo de maratón. Cuando llegas de series que has hecho más rápidas de lo marcado, piensas en intentar mmp…La cosa es así. Luego están las ganicas de sufrir que tengas el día de la carrera. La motivación cuenta, claro.
            La mañana salió perfecta: fresquito pero no mucho, sol y sin viento. Me metí en los cajones y no hice más que dar vueltas de atrás hacia adelante y viceversa, resulta que confundí los globos de carrera amarillos con los rojos que marcaban los cajones y que tenían dos tiempos, así que me volví loco. Al final me coloqué bien, entre 1h. 45’ y 1h. 30’ con Corle y Quique, con su promesa de que los sacan en el Heraldo, pero esta vez, nada. Debo ser yo el gafe tras dos años seguidos apareciendo retratados.
            Salimos e intenté pillar un ritmo bueno pero sin pasarme. Al principio es más difícil pero enseguida se pudo, no hubo mucho tapón. Vi algo delante el globo de 1h. 30’ y miré los ritmos en mi reloj, viendo con alegría que sobre 4’ 20’’/km. iba, digamos, más o menos cómodo. ¡Qué cosas tiene prenderte un dorsal!

            Se puede decir que es una prueba a dos vueltas, pero no son iguales. La primera es más corta. Tras unos kilómetros por el Arrabal, volvimos a la ribera. Allí había más animación. Seguía viendo el globo de 1h. 30’ no demasiado lejos. Claro que, en una ida y vuelta por Echegaray, vi que el de 1h. 35’ tampoco lo llevaba muy atrás. Todo es relativo. Mantuve más o menos el ritmo, descubriendo en el reloj parciales de 4’ 10’’ a 4’ 20’’ y pensaba que eso que llevaba de colchón sobre los 4’ 22’’/km. Luego dejé de mirar el ritmo, salvo de vez en cuando, pues me bastaba con la referencia del globo allá delante, y de que mantenía el ritmo de los de mi alrededor.
            Al encarar la subida de San Vicente de Paúl, la animación era importante, y D. Jaime y Alfonso y Plaza del Pilar la gente restaba segundos al crono. Pero no hay que emocionarse que queda más de la mitad. Aquí ya pensé que quizás me quedaría algo para meter un piñón más cuando quedaran algunos kilómetros pero al dar la vuelta al Parque Tío Jorge, ya no lo tenía tan claro.
            Volvimos a la Ribera y oí conversaciones de corredores que querían bajar de 1h. 35’ o 1h. 33’ y se iban animando y pidiendo ya control y tranquilidad. Pero ahí estaba a unos 200 metros el globo de 1h. 30’.  Así que dejé atrás algunos compañeros cuyas espaldas había tenido delante ya bastantes kilómetros y que regularon el esfuerzo. Antes de encarar el puente del Tercer Cinturón y su subida, quizás el globito se había alejado un poco. Si es que no era mi guerra. Intenté mantener el ritmo y no cebarme, que tampoco me sentía sobrado ni mucho menos. Sentía que batir mi marca lo tenía a mano, hecho, si no desfallecía. 

Y tontín tonteando, nos plantamos en el km. 19 tras el kilómetro más largo, el 18. De nuevo encaramos la subida de San Vicente de Paúl, y eso me retuvo, pero al llegar al Coso y casi al kilómetro 20, apreté, para acercarme todo lo que pudiera al globo de 1h. 30’. Con su referencia, estaba claro que iba a bajar por mucho mi mejor registro. Bajando D. Jaime sentí que iba deprisa, y Alfonso I ya dándolo casi todo. Al llegar a la Plaza del Pilar un par de giros y “sanseacabó”, entrando no más de diez segundos después de la liebre de 1h. 30’. Crucé la meta, esperé a dejar atrás las cámaras  y bajé la vista apretando el stop del reloj. Click. 1h. 30’ 16’’. ¿Eh?
            ¡Pues vaya! Resulta que había estado en un tris de bajar de hora y media,…Resulta que habiendo bajado 2’ 39’’ mi mejor marca, me quedé con un sabor “agridulce”. Sinceramente al mirar el reloj y viendo lo que me había sacado el globo, creía que iba a ver 1h. 29’. Pero no debí salir con tanta diferencia respecto de él, y luego comprobé que el tiempo real de la liebre fue de 1h. 30’ 20’’, pues eso, que por esos segundos (14’’ según tiempo real) no tenía sub 1h. 30’.

            Pero bueno, antes de salir hubiera firmado. E incluso un par de minutos más. Y las sensaciones fueron muy buenas. La primera mitad de carrera me noté cómodo dentro de la exigencia, y la segunda tampoco me sentí que fuera agonizando. Salvo desde el 20, que apreté para dejarme sólo lo de “para volver a casa”.   


1
4'12 (6'56-3'58)
2
4'14 (4'23-4'03)
3
4'18 (4'30-4'10)
4
4'22 (4'30-4'03)
5
4'12 (4'23-4'03)
6
4'10 (4'23-3'58)
7
4'18 (4'23-4'03)
8
4'14 (4'37-3'58)
9
4'02 (4'16-3'52)
10
4'10 (4'30-3'58)
11
4'12 (4'23-3'58)
12
4'07 (4'23-3'47)
13
4'20 (4'54-4'03)
14
4'12 (4'30-3'58)
15
4'10 (4'16-3'58)
16
4'15 (4'45-4'03)
17
4'10 (4'23-3'58)
18
4'13 (4'30-3'42)
19
4'15 (4'37-3'47)
20
4'15 (4'30-3'58)
21
3'44 (4'16-3'37)
22
3'34 (3'58-3'08)